Ciclo C - Tiempo Ordinario2 - Domingo 22º - 01 de septiempre - Año 2019

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Bienvenidos y bienvenidas a este encuentro de fe.

Hermanos y hermanas: el Señor hoy nos dirá: “¡Dichoso tú si no pueden pagarte!”. El lenguaje de la gratuidad nos resulta extraño y, en cierta manera, incomprensible. Estamos olvidando lo que es vivir gratuitamente y no acertamos ya ni a dar ni a darnos. Hemos construido una sociedad donde predomina el intercambio, el provecho y el interés. Casi nada es gratuito. Sin embargo, los momentos más intensos y culminantes de nuestra vida son los que sabemos vivir en la gratuidad.

El camino de la gratuidad es duro y supone ir a contracorriente. Sólo es posible cuando uno mismo y una misma se sabe regalo inmerecido del amor de Dios. Ésta es la lógica del Reino; ésta es la lógica de la nueva comunidad de Jesús. Queremos aprovechar este encuentro de la comunidad con el Señor para pedirle que nos cambie el corazón, que nos enseñe a VIVIR EN GRATUIDAD.

Ahora, con el corazón despierto, damos comienzo a nuestra celebración.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Eclesiástico 3, 17-18. 20. 28-29

El sabio del Antiguo Testamento nos recuerda la importancia de la humildad en la vida y el estar abiertos y abiertas a la sabiduría divina. El saber vivir acordes con nuestro ser más profundo como personas es camino de paz y bienestar; aceptarnos como somos, cada uno/cada una con nuestras luces y sombras, es un don. Somos reflejo del amor de Dios. Escuchemos estas sencillas y hermosas reflexiones.


2ª Lectura: Hebreos 12, 18-19. 22-24a

Esta lectura recuerda que en el Antiguo Testamento existía la actitud religiosa del temor; en cambio, en el Nuevo Testamento prevalece la de la confianza. Dios conduce a los “pobres de Israel” a Jerusalén y conduce también a los humildes y pobres de corazón a la asamblea de los justos. Escuchemos esta reflexión.


Evangelio: Lucas 14, 1. 7-14

Según este mensaje evangélico, Jesús vino a enderezar el camino soberbio del hombre y de la mujer y a crear una nueva humanidad fundamentada en el espíritu de la humildad. La humildad y la generosidad son dos características del discípulo y de la discípula de Jesús. Sugerentes las reflexiones del Maestro y dignas de tenerlas en cuenta. Las escuchamos.

Oración de los fieles

Siguiendo el ejemplo de Jesús, acudamos con confianza a Dios, nuestro Padre, presentándoles nuestras oraciones y necesidades.

1.- Por todos los miembros de la Iglesia y especialmente por la jerarquía, para que vivan y actúen con espíritu de humildad, favoreciendo el bien de los y las más pobres. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Por todos y por todas los/las que detentan el poder político, económico y social, para que actúen siempre movidos por la justicia, buscando suprimir las desigualdades que existen entre las personass. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Por todos los hombres y mujeres que trabajan en favor de los más desamparados y las más desamparadas, para que el espíritu y la gracia del Señor les sostenga y les cuide en sus tareas. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Por todos los creyentes y por todas las creyentes que se preparan de cara al Nuevo Curso Pastoral, para que asumamos, con gozo e ilusión, las tareas que se presentan y que requieren una respuesta pronta y adecuada. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por todos nosotros y por todas nosotras, para que sepamos acoger a los y las pobres, trabajar en favor de su dignidad, siempre desde la gratuidad y conscientes de que todo lo hemos recibido de Dios. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE UNA COPA

(Un miembro cualquiera de la comunidad hace esta ofrenda, consistente en una copa de cristal bien limpia. Tras dársela al Presidente, dice:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te ofrezco hoy, en nombre de toda la comunidad y de cada uno de nosotros y de nosotras, esta copa bien limpia, que transparenta su fondo. Con ella va nuestro deseo de ser coherentes y rechazar cuanto signifique fariseísmo o apariencias, porque así reflejaremos mejor la VIDA NUEVA del Señor resucitado. Danos la fuerza de tu Espíritu para vivir de acuerdo con estos deseos.


PRESENTACIÓN DE UN CUENCO

(Puede hacer la ofrenda uno o una de los jóvenes de la comunidad. Con él queremos expresar la disponibilidad del creyente)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo hoy este cuenco, símbolo de mi receptividad, como la de cualquier creyente. A imagen de María y de tantos testigos y creyentes, queremos ser como este cuenco, dispuestos y dispuestas a recibir tu Palabra y tu gracia. Sin ellas nosotros y nosotras no somos nada o, si lo somos, es pura autosuficiencia y alejamiento de ti. No dejes de llenar nuestros corazones con tu gracia, Señor.


PRESENTACIÓN DE UNA BIBLIA

(No es la primera vez que la ofrecemos, aunque, en esta ocasión, aconsejamos que lo haga una de las personas que preparan y animan los encuentros de oración de la Comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Yo te traigo, Señor, una Biblia, tu Palabra escrita para nosotros y nosotras. Con ella te entrego nuestra disponibilidad a escucharte siempre. Tú, Señor, no enmudezcas nunca. No nos dejes de dirigir tu Palabra, que es la luz que ilumina nuestras vidas. Pero no te olvides de tocar nuestros corazones, para que nunca se cierren a la Palabra que Tú nos diriges.


PRESENTACIÓN DE UNA BUENA NOTICIA

(Debe haberse recogido en los últimos días de la prensa o los medios de comunicación social. La lee uno de los miembros adultos de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Por mi parte, Señor, te traigo esta buena noticia reciente. Mira, Señor, los hombres y las mujeres no sólo somos capaces de hacer el mal. También, y por tu gracia, hacemos cosas positivas, como ésa. Señor, que no sea una excepción. Que nos empeñemos en realizarlas continuamente, porque sólo así es como transformaremos este mundo y esta sociedad.


PRESENTACIÓN DE UN MATRIMONIO

(Puede hacer la ofrenda o bien el matrimonio más veterano de la comunidad o bien el último. Uno de ellos dice:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Aquí nos tienes a nosotros, Señor, dispuestos a ofrecerte nuestro amor y compromiso como pareja y como matrimonio cristiano. Queremos ser en medio de este mundo, en el que se rompen tan pronto todas las cosas y, entre ellas, el amor, signo de la unión indisoluble de Cristo con la Iglesia. Precisamente de esa unión, nosotros confesamos públicamente que recibimos de Ti la fortaleza para vivir día a día nuestro amor. Haz que todos los matrimonios de la comunidad vivamos la gracia sacramental y seamos auténticos educadores de nuestros hijos e hijas.


PRESENTACIÓN DE UN INSTRUMENTO DE BRICOLAJE

(Puede hacer la ofrenda cualquier persona de la comunidad, aunque preferiblemente debiera ser un varón)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Mira Señor, yo te traigo un instrumento de bricolaje, signo del mundo de los «hobbies», que debieran ser una forma de reestructurar la persona o expresarnos y ser nosotros mismos y nosotras mismas, lo cual -tantas veces- nos impide el mundo laboral; y son más bien una manera de matar el rato, llenar los muchos tiempos libres de los que disponemos hoy y una forma de estar entretenidos y entretenidas para no encontrarnos con nosotros mismos, con nostras mismas y llenar esos tiempos de soledad y silencio, que son los que más nos aterran a los hombres y las mujeres de hoy. A mí me gustaría hoy, al ofrecerte este instrumento de bricolaje, proclamar la grandeza de los «hobbies», como esa oportunidad que tenemos de ser nosotros mismos, nosotras mismas y que no nos lo permite nuestro trabajo habitual.

Prefacio

(Todos, de pie, participan en la oración de Acción de Gracias, diciendo: «GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS ENSEÑAS A SER HUMILDES CON DIOS Y CON LOS HERMANOS Y HERMANAS»).

Te damos gracias, Señor, y te bendecimos,
porque, si los hombres y las mujeres en el principio
preferimos nuestro orgullo
y rompimos nuestra amistad contigo,
Tú nos has dado muestras a lo largo de la historia,
de que te interesas sólo
por los que tienen un corazón sencillo.
Quisiste a Abel y a Noé, a los patriarcas,
a Moisés y Josué, al joven David y al sabio Salomón.
Te uniste a los viejos profetas,
para abrir los corazones a la esperanza
de tu enviado, el Mesías pobre y para los y las pobres.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS ENSEÑAS A SER HUMILDES CON DIOS Y CON LOS HERMANOS Y HERMANAS".

Que se alegre en Ti nuestro espíritu, Dios Salvador,
porque pusiste tus ojos de verdad en los y las pobres,
a través de tu Hijo Jesucristo,
nacido de mujer, como uno cualquiera de nosotros,
y que nos eligió para enriquecernos.
Curó en la tierra a todos los necesitados y necesitadas,
devolvió la vida a los muertos
y, para identificarse de verdad con nosotros y nosotras,
murió, incluso como un malhechor, en una cruz.
Sin embargo, nos envió su Espíritu, tu misma fortaleza,
para que, como Él lo hizo en su vida,
anunciemos el Evangelio a los y a las pobres,
la libertad a los cautivos y cautivas
y la esperanza a los desilusionados/as y abatidos/as.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS ENSEÑAS A SER HUMILDES CON DIOS Y CON LOS HERMANOS Y HERMANAS".

Como canta María, la Madre de tu Hijo,
has dispersado a los engreídos y engreídas,
derribado de las alturas a los jefes
y has acogido a los oprimidos y oprimidas.
A los explotados y explotadas les prometes bienes
y a los y las explotadores los devuelves con los bolsos vacíos.
Prometes oír la voz de cuantos y cuantas te suplican,
aunque exiges que proceda de un corazón sencillo;
y quieres dar tu fuerza
a cuantos y cuantas, con las manos vacías, te solicitan.
Desde estas convicciones te hablamos
y confiamos nos escuches,
nos infundas optimismo en nuestra desilusión
y nos des aliento cuando desfallecemos.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS ENSEÑAS A SER HUMILDES CON DIOS Y CON LOS HERMANOS Y HERMANAS".

Padre de bondad, infúndenos tu Espíritu,
para que podamos participar en esta mesa de comunión.
Mesa que volvemos a poner,
siguiendo el mismo gesto de Jesús,
la noche antes de morir en la cruz,
cuando se despedía de sus discípulos.
Padre, sobre esta mesa fraternal
nos sentimos solidarios y solidarias
de la muerte y la vida de Jesús.
Estamos en su camino,
nos esforzamos por vivir su evangelio,
queremos el mundo que Él mismo soñó.
Este empeño es la solidaridad
de tender nuestras manos
y servir con corazón de hermano/a
a todos y a todas los/as demás.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS ENSEÑAS A SER HUMILDES CON DIOS Y CON LOS HERMANOS Y HERMANAS".

Monición de Despedida

Hermanos y hermanas: sería una equivocación creer que uno pertenece a la nueva comunidad de Jesús por el simple hecho de vivir en armonía, saber desenvolverse bien en el círculo de sus amistades y en las relaciones familiares, compartir con quienes pueden invitarte, o ser generoso o generosa con quienes pueden serlo con uno mismo, con una misma más adelante.

El Señor hoy nos ha llamado urgentemente a vivir en la GRATUIDAD, a ir contracorriente y ser testigos del dar sin recibir nada a cambio. NUESTRA ESCUELA es el amor de Dios que se derrama sobre nosotros y nosotras sin que lo merezcamos. Se trata de dar gratis lo que hemos recibido gratis. Vivir buscando el bien del otro, de la otra y su felicidad, es seguro camino para nuestra felicidad. ¡Comprometida y feliz semana de testimonio cristiano!

Reflexión para este día

“Cargad con mi yugo y aprended de mí,
que soy manso y humilde de corazón”




Un día más, el Maestro nos propone un camino que desde luego no encaja demasiado con los esquemas de nuestro mundo y, quién sabe, si tampoco con los nuestros. Porque… a quién se le ocurre decir que “escoja el último puesto”, que el que “se humilla será enaltecido…” y cosas similares; o que cuando des una comida, invita a los y las pobres y a los y a las que no pueden devolverte el favor porque ése es es el signo del AMOR GRATUITO...

En todo esto, Él viene a cuestionarnos acerca de dos aspectos fundamentales de nuestro ser de creyentes:

+ ¿Es el nuestro un AMOR GRATUITO? ¿Sí o no? Los y las pobres nunca nos podrán devolver el favor que se les hace. Amar al o a la que nos ama, ser amable con el o la que es con nosotros o nosotras, puede ser el comportamiento de un perfecto egoísta. Mientras, Jesús nos propone estas palabras: “Hay más felicidad en dar que en recibir”.

+ ¿Es mi actitud de vida el SERVICIO, la HUMILDAD? En un mundo donde “subir”, el prestigio es un deseo muy apetecido y por el que se lucha hasta el final, ¿a qué suenan estas palabras de Jesús: “el que se humilla será enaltecido” y otras similares?

El que quiera entender que entienda. Y el que se atreva a seguirle, que escuche atentamente, de modo que sienta su fuerza y su invitación: sólo desde ahí será posible una respuesta por nuestra parte.

¡FELICES los y las que ENTIENDAN y le SIGAN!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue