Ciclo C - Tiempo Ordinario2 - Domingo 24º - 15 de septiempre - Año 2019

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Bienvenidos y bienvenidas a esta celebración de fe y de fraternidad.

Hermanos y hermanas: hay algo que los y las creyentes no deberíamos olvidar nunca: por muy perdidos o perdidas que nos encontremos, por muy fracasados o fracasadas que nos sintamos, por muy culpables que nos veamos, siempre hay salida. Cuando nos encontramos perdidos o perdidas, una cosa es segura: Dios nos está buscando. Ésta es la buena noticia de Jesús. Dios es alguien que busca precisamente a los perdidos y a las perdidas. Las parábolas que hoy nos contará Jesús nos dicen el empeño que Dios tiene por el hombre y por la mujer. Dios se preocupa y busca el bien de cada uno de nosotros, de cada uno de nosotras.

Con la alegría de sabernos “perseguidos y perseguidas” por el amor de Dios, vamos a dar comienzo a esta celebración, llenos de esperanza y de gozo.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Éxodo 32, 7-11. 13-14

Según el relato del viejo libro del Antiguo Testamento, la infidelidad a la Alianza es un distintivo del pueblo de Israel y de toda la humanidad. Dios es fiel y está siempre dispuesto al perdón. Perdona de tal manera que se fía por completo de la persona que se arrepiente. Acojamos este mensaje, con plena validez para nosotros y nosotras. Lo escuchamos.


2ª Lectura: 1 Timoteo 1, 12-17

El apostol Pablo comunica su experiencia personal: no obstante de ser pecador, Dios lo ha escogido para ejercer el ministerio de apóstol. Pasó de furioso perseguidor a ser fiel discípulo de Jesús. Pablo pondera la fuerza de la gracia por encima del pecado. Hermoso testimonio. Lo acogemos.


Evangelio: Lucas 15, 1-32

Nos disponemos a escuchar el Evangelio, que nos propone algo realmente novedoso. Estas parábolas ponen de manifiesto que el amor de Dios va más allá de lo que pensamos. Dios obra como quien ama y está preocupado por la suerte de cada persona. Él toma la iniciativa; para Él somos algo valioso, no somos uno más; cada uno de nosotros y de nosotras es único. Esta revelación debería seducirnos a todos y a todas y cambiar radicalmente nuestra vida. Acojamos con gozo este mensaje.

Oración de los fieles

Abiertos y abiertas a este Dios-Padre, para quien somos importantes, le presentamos las necesidades de nuestro mundo y de nuestros hermanos y hermanas.

1.- Por la Iglesia, por cada uno y cada una de sus miembros, para que seamos testimonio del empeño que Dios tiene en perdonarnos y en cuidar de cada uno de nosotros y de nosotras, sobre todo de los y las más débiles. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Para que las autoridades de los gobiernos busquen caminos de diálogo, paz y reconciliación para todos los pueblos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Por todos los hombres y mujeres que viven con odio y rencor en sus corazones, para que aprendan a perdonar al estilo de Jesús. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Por toda nuestra Comunidad, iniciando ya el nuevo Curso Pastoral con sus diversas actividades, para que nos dispongamos a dar una respuesta adecuada a los desafíos que se nos presentan, de modo que seamos la Familia que Tú esperas de nosotros y de nosotras. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por todos nosotros y nosotras, para que vivamos siendo fieles a la Palabra del Señor y signos de una forma diferente de vida, propia de los y de las seguidores de Jesús. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE LA CONVOCATORIA DEL CONSEJO PASTORAL

(Lo debiera de realizar el que lo preside o el secretario del mismo. Preparada en una cartulina grande y que luego será colocada en un lugar visible del templo parroquial o centro de culto)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, hoy te presento, en nombre de todo el Consejo Pastoral, esta LLAMADA que tiene en Ti mismo su origen. Tú nos sigues invitando a todos y a todas a la tarea del Reino. Nuestra Comunidad quiere ponerse en marcha con vistas a afrontar el desafío de un NUEVO CURSO PASTORAL. Toca, Señor, el corazón de cada uno de nosotros y de nosotras para que escuchemos esa llamada y asumamos nuestra misión dentro de la comunidad. Danos valor y fuerza para ser “piedras vivas” en este edificio en el que Tú mismo estás empeñado.


UN/A CATEQUISTA PRESENTA UN NIÑO O UNA NIÑA

(Agarrados de la mano, llegan hasta el presbiterio, donde el o la catequista dice:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, bien sabes que soy uno/una de los/as catequistas de esta comunidad. Tengo la conciencia de que mi trabajo no es tanto mío, como hecho por y en nombre de la comunidad. Hoy te traigo este niño, esta niña. Es uno/una de los/las que pertenecen a nuestros grupos. Al presentártelo hoy, quiero, en mi nombre y en el de toda la comunidad, significar lo que es el amor entre nosotros y nosotras, en el seno de la misma comunidad y, también, el de asumir nuestro compromiso de cara al nuevo Curso Pastoral, que ya está a la vuelta de la esquina. Acepta, Señor, nuestra tarea y nuestro compromiso.


PRESENTACIÓN DE UNA DE LAS PERSONAS QUE SE OCUPAN DE LA LIMPIEZA

(Esta ofrenda la hace alguna persona dedicada a la limpieza de los locales de la comunidad, aportando algún instrumento de trabajo concreto)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Mira, Señor, vengo a hacerte una ofrenda. Ya sabes que me ocupo de una de las tareas más sencillas e insignificantes en medio de nuestra comunidad, aunque necesaria para el buen orden y el funcionamiento de todo. Sabes que lo hago con toda mi dedicación y entrega. Me siento útil haciendo lo que hago, en favor de la comunidad y de los demás. No me preocupa absolutamente si mi tarea es aplaudida. Lo hago sin más, y no espero nada a cambio. Sin embargo, me gustaría, Señor, que todos y todas fuéramos capaces de hacer frente a la vida desde la perspectiva del servicio y de la entrega a los y las demás. Por eso ésta es mi súplica hoy para toda la comunidad.


PRESENTACIÓN DE UN TEXTO DE CATEQUESIS

(Lo presenta uno o una de los encargados/as de la catequesis de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Yo te traigo, Señor, este manual de la catequesis de la comunidad. Con él te ofrezco nuestro trabajo y entrega, el de este nuevo curso, del que ya hemos iniciado su preparación, porque Tú sigues invitándonos a la tarea. Pero te pido tu ayuda y fortaleza para que nuestra enseñanza sea verdaderamente comprometida, como lo fue la de tu Hijo, que selló sus palabras con la entrega de su propia vida. Ayúdanos, pues, en la tarea que nuevamente estamos iniciando.


PRESENTACIÓN DE UN DESPERTADOR

(Puede hacer la ofrenda cualquier miembro adulto de la comunidad; aunque, a ser posible, la debiera hacer un padre o madre de familia)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo hoy este despertador, que me llama a la vigilia y a incorporarme a la vida y a mis tareas todas las mañanas. También pone en marcha la vida familiar para la convivencia y para la responsabilidad. Te lo ofrezco, en nombre de toda la comunidad, como signo de nuestra necesaria vigilancia, para que no se nos pase desapercibida ninguna de tus manifestaciones y presencias. Sin embargo, sabemos, Señor, por las dificultades que nos rodean y por nuestra debilidad, que, sin tu ayuda, nuestra vigilancia no es posible, nos dominará el sueño y nos entretendrán nuestras ocupaciones y el bienestar. Ayúdanos a estar vigilantes.

Prefacio

(Todos, de pie, participan en la oración de Acción de Gracias, diciendo: «GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS HAS RECONCILIADO EN TU HIJO JESUCRISTO»).

Padre, lleno de misericordia,
te alabamos y te damos las gracias
por el amor que nos tienes.
Tú nos creaste en tu amistad
y nosotros y nosotras te respondimos con el pecado.
Y, en vez de castigarnos,
una y mil veces nos concediste el perdón
y llenaste nuestros corazones de esperanza.
Y, a pesar de que te traicionamos,
Tú seguiste regalándonos el perdón sobreabundantemente,
cuando rescataste a tu pueblo de Egipto,
o le condujiste, como un padre, por el desierto,
o le regalaste la tierra de la promesa,
o te asentaste en la ciudad y el templo santos.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS HAS RECONCILIADO EN TU HIJO JESUCRISTO".

Y llegada la plenitud de los tiempos,
nos manifestaste la plenitud de tu misericordia,
al hacerte hombre en tu Hijo Jesucristo,
nacido de una mujer,
que sufrió la limitación en su carne;
y supo lo que era la necesidad y el hambre
y cuando fue víctima del odio
respondió con el amor y el perdón.
Gracias a su muerte en la Cruz,
Tú nos has regalado el perdón y la reconciliación,
y nos has hecho saber, en su pecho abierto,
lo grande, sensible y misericordioso que es tu corazón.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS HAS RECONCILIADO EN TU HIJO JESUCRISTO".

Tu mismo Hijo fue quien nos llamó a la conversión
y Tú mismo nos regalaste, con tu gracia,
los deseos de levantarnos y pedirte perdón,
de abandonar la situación de pecado
y edificarnos de nuevo
y volver a la casa paterna
y recuperar la dignidad de la filiación.
Tú mismo, porque te alegra nuestra vuelta,
nos aguardas con los brazos abiertos
y nos preparas una fiesta
y nos invitas a sentarnos de nuevo a tu mesa.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS HAS RECONCILIADO EN TU HIJO JESUCRISTO".

Envía, Padre, ahora
sobre nosotros y nosotras tu Espíritu,
para que purifique del todo nuestras manchas,
borre nuestras culpas y pecados,
nos dé fuerza para levantarnos
y comenzar a vivir de otra manera.
Que tu Espíritu, Señor,
abra también nuestros corazones
al perdón compartido con los otros,
con todas las personas.
Que si Tú nos has perdonado tanto,
es para que nosotros y nosotras perdonemos,
con tu misma generosidad y medida.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS HAS RECONCILIADO EN TU HIJO JESUCRISTO".

Monición de Despedida

Hermanos y hermanas: como ya hemos visto, uno de los mensajes de las parábolas que hemos escuchado en el evangelio, es la gratuidad ilógica y gozosamente desconcertante de la misericordia de Dios en favor de los/as marginados/as y despreciados/as de la sociedad. Dios rompe nuestros esquemas, normas y costumbres. Su forma de ser y actuar, revelada en Jesús, pone en entredicho nuestros valores y conductas, la lógica por la que nos movemos y queremos imponer a los y a las demás. LO SUYO es GRATUIDAD y, como todo lo gratuito, se nos presenta como una locura. Ojalá nos volvamos todos y todas un poco “locos-locas” y nuestra vida y testimonio rompan esquemas a nuestro alrededor.

Hermosa tarea la que Dios nos encomienda: ser descanso para los cansados y cansadas, salud para los enfermos y denfermas, fe para los y las que dudan, paz para los atormentados y atormentadas, y todo con espíritu gratuito y humilde. ¡Feliz semana a todos y a todas!

Reflexión para este día

“Dios estaba en Cristo, reconciliando el mundo consigo,
y a nosotros nos ha confiado la palabra de la reconciliación”




Los domingos anteriores, Jesús nos ha ido modelando la imagen de su SEGUIDOR, de su SEGUIDORA: nos ha ido describiendo como servicial, libre de la atadura de los bienes, que carga con la cruz para seguirle… Eran exigencias radicales, comprometían TODA LA VIDA DEL SEGUIDOR, de la SEGUIDORA.

Este domingo, Él quiere presentarnos nuevamente cómo es Dios, ese Dios que BUSCA A LOS PERDIDOS Y PERDIDAS, que nos busca a nosotros y a nosotras, que podemos sentirnos perdidos/perdidas, como “sin salida” en medio del ajetreo y del ruido, en medio del pecado de nuestras vidas. Ésta es la Buena Noticia que nos presenta hoy Jesús: DIOS ESTÁ CERCA de las personas perdidas.

En la parábola que hoy presenta el Evangelio, se escandalizan los “buenos”, los “cumplidores”, porque Jesús diga estas cosas hablando de Dios. Aquellos que confiaron más en el esfuerzo personal, en su “hoja de servicios a punto”, no les resulta fácil acoger al DIOS-GRATUIDAD, al Dios que hace fiesta ante el encuentro con el pecador, ante el DIOS-BONDAD. Y es que… las personas funcionan y se mueven por escalafón; Dios por gratuidad. Dios ha cambiado el “tanto vales cuanto tienes” por el “tanto vales cuanto amas”.

¡DICHOSO, DICHOSA quien no se escandaliza de este Dios!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue