Ciclo C - Tiempo Ordinario2 - Domingo 25º - 22 de septiempre - Año 2019

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Hermanos y hermanas: un domingo más nos reunimos en torno al altar del Señor para compartir su Pan de Vida, que nos ayuda a recuperar las fuerzas que precisamos para peregrinar.

Las vacaciones, el encuentro con la familia y los amigos está llegando a su fin; cada uno, cada una vuelve a su realidad, contentos(as) y seguros(as) de haber compartido lo que somos y tenemos con otras personas, en otros lugares y ambientes.

Hoy, en el texto evangélico, Jesús muestra cómo debe usar el cristiano / la cristiana el dinero y los demás bienes materiales. Y el mensaje fundamental es que nadie puede servir a dos señores: o se acoge el amor y la misericordia de Dios y uno/una se convierte en siervo/sierva de ese amor, que es lo mismo que libre de toda atadura que condiciona y ata; o se deja uno/una atrapar por el egoísmo que esclaviza.

En este marco, iniciamos la celebración de este domingo.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Amós 8, 4-7

El profeta Amós denuncia, con palabras fuertes, las injusticias sociales de una sociedad rica y segura de sí misma. Presenta a los ricos de Israel deseosos de adquirir nuevas ganancias e impacientes por acumular riquezas. Sus palabras resuenan, hoy, también en nuestra sociedad. La vida de fe asume la dimensión de justicia y de ayuda al hermano necesitado, a la hermana necesitada. Acogemos esta reflexión.


2ª Lectura: 1 Timoteo 2, 1-8

El apóstol Pablo recomienda a los cristianos y cristianas a no oponerse contra las estructuras del poder de su tiempo, sino orar, con las manos alzadas, por aquellos y aquellas que gobiernan a fin de que descubran la dimensión de su servicio y procuren a todos y a todas una vida digna y serena. Nos abrimos a su propuesta y acogemos su reflexión.


Evangelio: Lucas 16, 1-13

Según las enseñanzas del texto evangélico, es imposible servir al mismo tiempo a Dios y a las riquezas. Jesús alaba la sagacidad del administrador infiel, pero pide a sus seguidores que sean hábiles para hacer el bien, crear fraternidad y tener un único Señor. Aquí está la clave de este relato evangélico. Lo escuchamos.

Oración de los fieles

Confiados y confiadas en el Señor que nos salva, le presentamos ahora nuestra plegaria y la de la humanidad entera.

1.- Para que la Iglesia no tenga miedo en predicar la verdad auténtica del Evangelio. OREMOS AL SEÑOR.

2.- Para que los y las gobernantes de los países ricos liberen sus corazones de intereses y busquen más el bien de los y las más pobres y desfavorecidos y desfavorecidas. OREMOS AL SEÑOR.

3.- Para que los y las creyentes no permanezcamos tranquilos y tranquilas e indiferentes ante el desprecio de los derechos fundamentales de las personas, sino que demos testimonio en las distintas circunstancias y ambientes que vivimos. OREMOS AL SEÑOR.

4.- Para que luchemos y colaboremos con todos aquellos que lo hacen en favor de la verdadera dignidad de toda persona. OREMOS AL SEÑOR.

5.- Para que esta celebración abra nuestros ojos y despierte nuestro corazón a la llamada que Dios nos hace a cada uno/una de nosotros y de nosotras a su seguimiento, sirviendo a Dios y a nuestros hermanos y hermanas.. OREMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE LA HOJA PARROQUIAL

(Sería bueno que fuera alguien que trabaja en la elaboración de la misma o en otros medios de comunicación existentes en la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Hoy, Señor, tras escuchar el domingo pasado la llamada del Consejo Pastoral, te ofrecemos el PROGRAMA de esta comunidad, de sus actividades, con sus horarios y personas responsables de cada campo de acción. Con ello te presentamos el esfuerzo de cada persona por construir JUNTOS y JUNTAS el edificio de tu comunidad; también, nuestro compromiso por responder a los desafíos que nos vienen del entorno. Ayúdanos, Señor, en esta bonita pero inmensa tarea que tenemos delante. Gracias porque Tú vas a estar con nosotros y nosotras.


PRESENTACIÓN DE UNA CAJA DE HERRAMIENTAS

(Es bueno que lo presente una persona que se empeña en el mantenimiento dentro de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Hoy, Señor, en mi nombre y de las personas que nos encargamos del mantenimiento dentro de la comunidad, te presentamos nuestro callado trabajo en bien de todos y de todas. Te pedimos que lo acojas porque es nuestra manera de colaborar en la causa de tu Reino. Acoge nuestro estar en un segundo plano, pero Tú sabes bien que no nos importa, porque estamos convencidos y convencidas de que también nuestro trabajo tiene su importancia para que todo funcione bien. Gracias, Señor, por contar con nosotros y nosotras para construir tu familia y tu Reino.


PRESENTACIÓN DE UN AMBIENTADOR

(Puede hacer la ofrenda una persona adulta de la comunidad que esté involucrada en alguna tarea reconocida)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo este AMBIENTADOR que tanto utilizan nuestras madres en casa para dar un buen “toque” a cada rincón de ese espacio tan significativo como es nuestra casa. Hoy te presentamos en nombre de todos y de todas los y las Agentes de pastoral de nuestra comunidad y de cuantos y cuantas nos reunimos en las celebraciones. Queremos ofrecerte el compromiso de hacer realidad, con nuestra acogida y con nuestras actitudes, ese buen ambiente, donde las personas se sientan bien y a gusto. Acoge, Señor, nuestro deseo y danos tu Espíritu para que lo hagamos realidad.


PRESENTACIÓN DE UN TRANSISTOR

(Lo puede hacer cualquier miembro de la comunidad. Tras entregárselo al Presidente, dice:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo este transistor, que me sirve para ponerme en contacto con uno de los medios de comunicación más populares y que utiliza el oído, como el sentido fundamental de la persona. Con él quiero expresar que todos nosotros y todas nosotras somos oyentes de tu Palabra, que queremos vivir a tu escucha en todo momento y con nuestra sensibilidad bien dispuesta, y así construir nuestra vida en la Roca firme y segura que es Jesús, tu Hijo amado.


PRESENTACIÓN DE UN BASTÓN

(La ofrenda la puede hacer cualquier persona adulta de la comunidad. El bastón, de ser posible, debiera ser el especial de una persona ciega)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Mira, Señor, yo te ofrezco este bastón, porque quiero ser, así como todos/todas y cada uno/una de los miembros de la comunidad, un lazarillo para los otros y para las otras. Ábreme los ojos, Señor, para que no sea un ciego que guía a otros ciegos. Lléname de tu luz, para que pueda ser reflejo de ella en medio de un mundo que se mueve en la oscuridad y anda a tientas.

Prefacio

(Todos, en pie, participan en la oración de Acción de Gracias, diciendo: «TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE COMPARTES CON NOSOTROS Y NOSOTRAS TU RIQUEZA»).

Te alabamos, te bendecimos y te damos gracias,
señor, Creador de todo y Rey del Universo.
Tú fijaste los astros y les señalaste sus órbitas.
Tú llenaste de verde este planeta tierra
y creaste a los animales
y pusiste al ser humano como administrador de todo.
Sin embargo, el ser humano, por su egoísmo,
una vez rota la amistad contigo,
sembró el desorden que reina en el mundo
y acumuló la riqueza
y se hizo violento
y adquirió el poder,
con el fin de explotar a otros hombres, mujeres y pueblos.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE COMPARTES CON NOSOTROS Y NOSOTRAS TU RIQUEZA".

Tú, como Padre de todos los hombres y mujeres,
te preocupaste de los y las más débiles desde el inicio.
Diste a tu pueblo de comer en el desierto,
tras liberarle de la esclavitud y la opresión de Egipto.
Cuando, llegado a la tierra de la promisión,
los más vivos se aprovecharon
de los y las más pequeños/as,
levantaste tu voz por tus profetas
y mostraste tu enfado para con ellos.
Enviaste a tu Hijo Jesucristo a este mundo,
que de rico lo hiciste pobre,
para compartir con los y las pobres tu riqueza.
Fue el defensor de los últimos y últimas,
las viudas y los huérfanos y huérfanas.
Y pusiste en su boca duras palabras contra los ricos
y les cerraste las puertas de la esperanza
hasta la estrechura del ojo de una aguja.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE COMPARTES CON NOSOTROS Y NOSOTRAS TU RIQUEZA".

Tú, como Padre de todos los hombres y mujeres,
te preocupaste de los y las más débiles desde el inicio.
Diste a tu pueblo de comer en el desierto,
tras liberarle de la esclavitud y la opresión de Egipto.
Cuando, llegado a la tierra de la promisión,
los más vivos se aprovecharon
de los y las más pequeños/as,
levantaste tu voz por tus profetas
y mostraste tu enfado para con ellos.
Enviaste a tu Hijo Jesucristo a este mundo,
que de rico lo hiciste pobre,
para compartir con los y las pobres tu riqueza.
Fue el defensor de los últimos y últimas,
las viudas y los huérfanos y huérfanas.
Y pusiste en su boca duras palabras contra los ricos
y les cerraste las puertas de la esperanza
hasta la estrechura del ojo de una aguja.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE COMPARTES CON NOSOTROS Y NOSOTRAS TU RIQUEZA".

Monición de Despedida

Hermanos y hermanas: con gozo hemos celebrado con otros y otras creyentes la Eucaristía y nos hemos dejado empapar de su Palabra. Que el mismo Señor Jesús nos fortalezca y libere nuestros corazones de la esclavitud del dinero que nos impide seguirle a Él y servirle en los hermanos y hermanas. ¡Feliz semana de testimonio cristiano!

Reflexión para este día

“Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre,
para enriqueceros con su pobreza”




La Palabra de Dios sigue trabajándonos con persistencia a los seguidores y a las seguidoras de Jesús con vistas a irnos forjando en esa Escuela del Maestro. Hoy, Jesús nos plantea aquello de “no podéis servir a Dios y al dinero”. Es verdad que en ocasiones lo hemos entendido como un “pío consejo”, o un “buen deseo”, o una “declaración de buenas intenciones”. Y luego, quienes nos decimos seguidores de Jesús, hemos hecho caso omiso del tema. Y esto sabemos que es verdad.

Eso sí: hemos cumplido las “prescripciones mandadas”: la misa dominical y fiestas de guardar, por supuesto; la abstinencia de comer carne en Cuaresma, bautizar a los nuestros…; pero nuestra vida de cada día va a su aire: la codicia, el afán del dinero y el bienestar sin medida y, tantas veces, la despreocupación por el prójimo.

¿Será ésta la INTENCIÓN de Jesús al afirmar, tan categóricamente, que no es posible servir a los “dos señores”? ¿Cómo arreglar nuestras componendas? La verdad es que, según el texto evangélico, Jesús desenmascara nuestras “arreglos” y dice claramente: "NO SE PUEDE”. Mi seguidor/a (esto es, el cristiano y la cristiana) debe optar por el Reino y eso es lo que iluminará su vida, será la “estrella” de su vida.

Jesús invita a ELEGIR: ¿quién es tu SEÑOR?

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue