Ciclo C - Tiempo Ordinario2 - Domingo 26º - 29 de septiempre - Año 2019

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Hermanos y hermanas: nos reunimos nuevamente para sentir la presencia y escuchar el mensaje de Jesús, la Buena Nueva de Dios mismo.

Ante palabras tan exigentes como las que Dios nos dirige hoy, nuestra celebración se ha de caracterizar por la petición al Señor de su perdón y su misericordia. Ella ha de ayudarnos a renovar nuestro corazón y nuestra vida para poder participar de la herencia de Cristo, el Señor.

Jesús, hoy, nos volverá a insistir en que seamos austeros, austeras en nuestra vida y sepamos compartir con los y las que menos tienen. Él se reparte y se multiplica entre nosotros y nosotras para calmar nuestra hambre y todas nuestras ansiedades. Los y las que queremos seguir a Jesús, tendremos que esforzarnos por ser desprendidos y desprendidas, dar una respuesta generosa, colmada, rebosante. Lo que hicimos al último de los hermanos o hermanas a Él se lo hicimos. Si Cristo se nos da plenamente, ¿por qué nosotros y nosotras seguimos aferrados y aferradas a nuestros bienes y no somos capaces de compartir?

¡Dichosos, dichosas los y las que saben compartir! ¡Buen ánimo! Iniciamos la celebración.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Amós 6, 1a. 4-7

Continúa la impresionante descripción de la sociedad en el tiempo del profeta Amós. El profeta llama a la conversión a quienes se dedican a comer, beber y pasarlo bien a costa, muchas veces, de pisotear la dignidad de los y las pobres y engañar al prójimo. Escuchamos esta impresionante reflexión, válida también para nuestros días y nuestro entorno.


2ª Lectura: 1 Timoteo 6, 11-16

Si se quiere hacer frente a las injusticias de este mundo, el único camino válido es vivir intensamente la fe, nos dirá el apóstol. Quien acoge el Reino de Dios puede, desde su ambiente y posibilidades, trabajar por un mundo más justo. Renovarse en Cristo es combatir la buena batalla de la fe mientras llega el momento de presentarse a la presencia de Dios. Es la reflexión que nos propone el apóstol Pablo.


Evangelio: Lucas 16, 19-31

El relato evangélico denuncia, proféticamente, las situaciones de egoísmo e injusticia, violencia y desprecio, y anuncia el juicio de Dios; es, también, una llamada a la conversión, como tarea necesaria a vivir como actitud de vida. Escuchemos esta parábola, este “cuentecito” de Jesús, que nos propone otro estilo de vida..

Oración de los fieles

A Dios nuestro Padre, le presentamos ahora todas aquellas necesidades que hacen más dura la vida, y así confiamos en su amor y misericordia.

1.- Para que los pastores de la Iglesia estén siempre comprometidos en favor de los y las pobres y de los y las humildes, defendiendo la justicia y practicando la misericordia. OREMOS AL SEÑOR.

2.- Para que los opulentos/as y poderosos/as de esta tierra se acuerden de tantos miles de seres humanos que mueren de hambre y de enfermedad, y sean capaces de descubrir las necesidades desde un corazón desprendido. OREMOS AL SEÑOR.

3.- Para que los y las creyentes nos esforcemos en buscar lo que favorece el bien, la justicia, la paz y la relación fraterna entre todas las personas, sobre todo acogiendo a los y las más pobres y necesitados y necesitadas. OREMOS AL SEÑOR.

4.- Para que todos y todas los y las pobres, humildes, enfermos y enfermas en cualquier situación, sean admitidos-admitidas en la sociedad como corresponde a su dignidad como personas. OREMOS AL SEÑOR.

5.- Para que nuestras comunidades y los y las que estamos en esta celebración vivamos en plenitud el Evangelio y compartamos efectivamente nuestra mesa y nuestros bienes. OREMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE UNA PLANTA

(Conviene que sea una planta que pudiera servir en las ocasiones más especiales de la vida de la Comunidad, por lo que pudiera significar a lo largo del curso. Por tanto, tiene que ser una planta bonita y de interior)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor y Padre nuestro: Tú quisiste sembrar en cada uno de nosotros y de nosotras la SEMILLA de tu vida y del amor; y lo hiciste, especialmente, por medio de Jesús, tu Hijo amado; luego, has cuidado de esa semilla por medio de tantas personas que han influido en nuestra vida. Hoy, nosotros y nosotras, tu Familia y Comunidad, te presentamos esta PLANTA, hermosa y bonita, como un recuerdo constante de cuanto has hecho en nuestro favor; y de nuestro compromiso -durante este curso que ya hemos iniciado- de cuidar de esta SEMILLA que Tú mismo plantaste en nosotros y en nosotras, que Jesús la ha hecho crecer y que todos nosotros y todas nosotras la queremos seguir ofreciendo a los y a las demás. Que así sea.


PRESENTACIÓN DE UNA JARRA DE AGUA

(Conviene que sea una jarra de cristal, para que se pueda ver el agua que contiene. La presenta una persona adulta de la Comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor y Padre nuestro: Jesús nos recuerda en el evangelio que un vaso de agua dado con amor no quedará sin recompensa. Te presento, en nombre de toda la Comunidad, esta jarra de agua, como expresión de tantos gestos de amor y de fraternidad como se viven en nuestro mundo; muchos de estos gestos, son callados y ocultos. Pero también te ofrecemos con esta jarra nuestro compromiso, concreto y generoso, de ser cercanos-cercanas y solidarios-solidarias, mujeres y hombres que comparten en la sencillez de la vida. Te pedimos que nos ayudes en esta tarea.


PRESENTACIÓN DEL CORO PARROQUIAL

(Hace la ofrenda un adulto de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: En los evangelios escuchamos, Señor, que al sordomudo le abriste sus oídos para escuchar tu Palabra y le liberaste la lengua para la confesión de fe y el canto de tu alabanza. Nosotros y nosotras creemos, Señor, que Tú nos has curado, y por eso, con nuestra fe, queremos alabarte en medio de esta comunidad y con ella. Ayúdanos a ser un testimonio vivo de fe y de esperanza con nuestros cantos.

(Inmediatamente después todos cantan: «Gloria, gloria, aleluya»)


PRESENTACIÓN DEL RECIPIENTE DEL CRISMA BAUTISMAL

(Presenta la ofrenda una persona adulta)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Con el recipiente del crisma bautismal, que hoy te presento, en mi nombre y en nombre de toda la comunidad, Señor, queremos actualizar nuestros compromisos bautismales y de confirmación, de ser tus discípulos y discípulas y testigos en medio del mundo. No nos dejes ceder a las presiones, a la vergüenza o al miedo. Danos tu fortaleza, que siempre la necesitamos, para vivir intrépidamente, tal como lo han hecho siempre tus mejores testigos.


PRESENTACIÓN DE UN LIBRO DE TEOLOGÍA

(Hace la ofrenda uno/a de los/las catequistas de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Yo te traigo, Señor, este libro de teología, de la última reflexión teológica que se ha publicado. Y lo hago convencido/a de que Tú nos exiges una buena formación de nuestra fe para poder vivirla y testimoniarla en medio del mundo. Sé que la formación continua requiere un esfuerzo y un tiempo, que, en estos momentos, nos son difíciles de encontrar. Sin embargo, ahí tienes mi disponibilidad a formarme, para que mi seguimiento de Jesús, en medio del mundo, sea conforme a lo que Tú hoy me exiges.

Prefacio

(Todos, en pie, participan en la oración de Acción de Gracias, diciendo: «GRACIAS, SEÑOR, QUE POR NOSOTROS Y NOSOTRAS TE HICISTE POBRE, PARA QUE NOSOTROS Y NOSOTRAS COMPARTIÉRAMOS TU RIQUEZA»).

Te alabamos y te bendecimos, Padre misericordioso,
porque hiciste bellas todas las cosas
y las pusiste en manos de los hombres y mujeres,
para que las administraran en tu nombre.
Querías que todos y todas las gozaran por un igual,
pero aquellas criaturas se dejaron llevar por el egoísmo
y los y las más fuertes impusieron su dominio
para despojar de ellas a los y a las más débiles.
A ti se te rompió el corazón
y, desde entonces, optaste por los más sencillos, por las más sencillas.
Ellos y ellas están situados y situadas en el centro de tu corazón
y cuentan con tu predilección y bienaventuranza.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, QUE POR NOSOTROS Y NOSOTRAS TE HICISTE POBRE, PARA QUE NOSOTROS Y NOSOTRAS COMPARTIÉRAMOS TU RIQUEZA".

Te alabamos y te bendecimos, Padre misericordioso,
porque hiciste bellas todas las cosas
y las pusiste en manos de los hombres y mujeres,
para que las administraran en tu nombre.
Querías que todos y todas las gozaran por un igual,
pero aquellas criaturas se dejaron llevar por el egoísmo
y los y las más fuertes impusieron su dominio
para despojar de ellas a los y a las más débiles.
A ti se te rompió el corazón
y, desde entonces, optaste por los más sencillos, por las más sencillas.
Ellos y ellas están situados y situadas en el centro de tu corazón
y cuentan con tu predilección y bienaventuranza.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, QUE POR NOSOTROS Y NOSOTRAS TE HICISTE POBRE, PARA QUE NOSOTROS Y NOSOTRAS COMPARTIÉRAMOS TU RIQUEZA".

De esos y esas pobres,
que llegaron con las manos vacías del destierro,
y de una mujer, por nombre María,
nació tu Hijo querido, Jesucristo.
En Él te hiciste pobre
para, desde lo más abajo, salvarnos a todos y a todas
y hacernos partícipes de tu misma riqueza.
Él no tuvo donde reclinar la cabeza,
pero compartió con todos nosotros y nosotras
tu Palabra, la esperanza y la alegría,
y curó a los enfermos y enfermas,
devolvió la vista a los ciegos y a las ciegas
y a los sordos y a las sordas el oído,
perdonó a los pecadores y a las pecadoras
y devolvió a la vida a los muertos y a las muertas.
A los y a las pobres les predicó el Evangelio
y les hizo partícipes de tu cariño y bienaventuranza.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, QUE POR NOSOTROS Y NOSOTRAS TE HICISTE POBRE, PARA QUE NOSOTROS Y NOSOTRAS COMPARTIÉRAMOS TU RIQUEZA".

Haz, Señor, te pedimos ahora
que esta celebración nos una más a todos y a todas
y descubramos la necesidad de unir también las manos,
con el fin de construir un mundo más humano,
donde no sea posible la pobreza,
ni ninguno de tus hijos e hijas sea marginado.
Danos la voz y la palabra
para denunciar toda injusticia.
Haznos luchadores de la igualdad,
porque estamos dispuestos y dispuestas
a compartirlo todo,
como lo hiciste Tú en tu Hijo Jesucristo,
a quien nos das ahora como alimento,
para seguir, aquí y ahora, tu mismo sendero.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, QUE POR NOSOTROS Y NOSOTRAS TE HICISTE POBRE, PARA QUE NOSOTROS Y NOSOTRAS COMPARTIÉRAMOS TU RIQUEZA".

Monición de Despedida

Hermanos y hermanas: hemos concluido nuestra celebración, pero se inicia ahora nuestra acción en la vida cotidiana: en el trabajo, en la familia, con los amigos y amigas; asimismo la posibilidad de compartir con los y las que menos tienen. Vivamos el mensaje que hemos recibido y llevemos la felicidad a cuantos y cuantas nos rodean. ¡Feliz semana de testimonio cristiano!

Reflexión para este día

“Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre,
para enriqueceros con su pobreza”




También hoy la Palabra de Dios nos lanza un mensaje lleno de vida y compromiso y es que da la impresión de que Jesús está convencido de que nos cuesta mucho entenderle y, por eso, machaca y machaca y vuelve a insistir.

Así es también en este domingo: desea que tomemos conciencia de que hay cosas que nos ciegan, nos vuelven insensibles, que “abren un abismo inmenso”, como nos habla el evangelio de hoy, refiriéndose al pobre Lázaro y al rico Epulón de la parábola. La falta de sensibilidad, el no saber ver, el no estar cerca: éste es el reproche que se le hará al rico del evangelio. No se habla de grandes injusticias, de explotación, de masacres… No. Sólo de no ver, no sentir y, como consecuencia, de NO SER SOLIDARIO. He aquí su pecado.

Está claro que hay cosas que nos hacen insensibles a realidades concretas; así, por ejemplo, las riquezas. La persona hace de ellas fácilmente su Dios y, entonces, se nubla Dios, y el corazón se llena de egoísmo. El siguiente paso es la insolidaridad que es lo que de forma tajante y explícita rechaza el mensaje de este domingo.

La invitación no será sólo a no caer en las redes de la indiferencia y de la insolidaridad, sino caminar a la creación de una CIVILIZACIÓN del AMOR y de la SOLIDARIDAD. El apego a los bienes de este mundo corrompe el corazón de las personas y destruye toda posibilidad del sentido fraternal.

¡DICHOSOS y DICHOSAS los y las que eligen SER SOLIDARIOS, SOLIDARIAS!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue