Ciclo C - Tiempo Ordinario2 - Domingo 30º - 27 de octubre - Año 2019

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Hermanos y hermanas: bienvenidos y bienvenidas a esta celebración en torno al Señor Jesús.

Hoy, Jesús, con su parábola del fariseo y el recaudador, contrapone dos actitudes espirituales, dos maneras de orar, dos formas de creer y de relacionarse con Dios. Jesús nos recuerda la GRATUIDAD de la salvación, la necesidad de comenzar desde abajo, desde lo más profundo y real de nosotros mismos, de nosotras mismas. Sólo desde nuestra pobreza, desde nuestra verdad más profunda, podremos descubrir el amor, la misericordia y la salvación de Dios.

Hermanos y hermanas: le pedimos al Señor que abra nuestro corazón, nuestra mente y todo nuestro ser para vivir con intensidad esta Eucaristía y así dejarnos modelar por su amor transformante. Iniciamos la celebración.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Eclesiástico 35, 15b-17. 20-22

En el texto bíblico, seguimos profundizando en torno a la oración, en este caso la que brota de los labios del pobre; a saber: de los oprimidos/as, huérfanos/as y viudas. Su plegaria siempre es acogida por Dios, según el autor sagrado. Dios nunca desoye a los y a las que le suplican. Sus gritos llegan siempre al corazón bondadoso del Señor. Escuchamos.


2ª Lectura: 2 Timoteo 4, 6-8. 16-18

Según la reflexión del apóstol, hay dos maneras de ser discípulos y discípulas de Cristo: una es gastar la vida día a día tratando de dar a conocer el nombre de Jesús; otra, derramar la sangre por su causa. Pablo supo entregarse de las dos maneras; sólo su confianza firme en el Señor fue su apoyo. Acogemos su testimonio.


Evangelio: Lucas 18, 9-14

El relato evangélico describe dos modos de estar delante de Dios. La oración del fariseo y del publicano. Dios mira el corazón más que las palabras. En la oración se manifiesta el ser del orante. ¿Cómo oramos ante el Señor?, es la pregunta clave que Jesús nos plantea en este día. Es necesario examinarnos.

Oración de los fieles

Por mediación de Jesucristo, el Siervo amado de Dios, pidamos al Padre que nos auxilie a nosotros y a nosotras, sus siervos y siervas y a todas las personas del mundo.

1.- Por nuestra Iglesia, para que fiel al deseo y mandato de Jesús, no busque ni prestigio, ni honores, ni poder, sino que ponga todo su empeño en servir a todas las personas y, en especial, a los más desfavorecidos y desfavorecidas. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Para que, animados por la fuerza del Espíritu de Jesús, cada día superemos las ansias de dominar y poseer y reine entre nosotros y nosotras el amor fraterno que Dios desea y quiere. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Por todos los enfermos, los marginados y excluidos de nuestra sociedad, para que el Señor termine con sus sufrimientos y les conceda la paz, y nosotros y nosotras les brindemos nuestra solidaridad fraterna. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Para que en la sociedad actual valoremos realmente la caridad, la hospitalidad y la amistad. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por todos los poderosos de la tierra, para que, por la fuerza del Espíritu de Jesús, depongan su actitud y así sea posible la igualdad entre todos los pueblos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

6.- Por todas las personas que nos hemos reunido en esta celebración, para que seamos capaces de construir una comunidad parroquial que viva desde el servicio y la fraternidad y abierta al mundo y a sus necesidades. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE UNA BELLA FOTO DE UN PAISAJE

(Hace la ofrenda un/a joven de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo hoy esta foto de un bellísimo paisaje. Y con ella quiero expresar que tanta belleza es gratuita, como gratuita es la salvación que nos regalas; pero también que tanta belleza es la pura verdad, que tiene su fuente en Ti. Con la foto te ofrezco mi capacidad de vivir de tu gracia y mi capacidad de transparencia y sinceridad. Que no se me apaguen ninguno de los dos sentimientos.


PRESENTACIÓN DE UN PERIÓDICO

(Puede hacer la ofrenda una persona adulta)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Por mi parte, Señor, yo te traigo este diario, que nos cuenta las noticias que se han generado hoy, aunque están llenas de problemas y dificultades de nuestra humanidad. Señor que no se nos endurezca el corazón. Que los problemas de las personas nos lleven a la solidaridad, pero también a interceder ante Ti. Que no se nos escape ninguna persona con problemas ni ningún problema de las personas. Y Tú, Señor, escúchanos siempre, porque a Ti te traemos las necesidades de todos tus hijos e hijas.


PRESENTACIÓN DE UNAS MANOS VACÍAS

(La puede hacer una mujer. Con las manos en forma de cuenco, dice:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Aquí me tienes, Señor, con las manos vacías, expresando mi debilidad y mi absoluta confianza de que, si Tú no las llenas, no tienen nada. Te ofrezco, en nombre de toda la comunidad, nuestro corazón humilde, porque somos conscientes de que sólo así Tú lo llenarás con tu gracia. Señor, danos tu fuerza para creer y seguir en fidelidad a tu Hijo y danos su Cuerpo como alimento para nuestras vidas.


PRESENTACIÓN DE UN RECIPIENTE LLENO DE SAL

(Esta ofrenda la puede hacer un/a militante de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo, y lo hago en nombre personal, de todos los militantes y de la propia comunidad, este recipiente lleno de sal, como símbolo de nuestra presencia evangelizadora y transformadora del mundo. Al igual que tantos testigos, a lo largo de los tiempos, han evangelizado a los distintos pueblos, nosotros y nosotras queremos ser presencia misionera en este mundo, a pesar de las muchas dificultades con las que nos encontramos. Danos, sin embargo, tu gracia, porque sin ella nuestra sal se vuelve insípida.


PRESENTACIÓN DEL GRUPO DE LA CATEQUESIS

(Conviene que haya una representación amplia de la actividad catequética, sea de niños, de adolescentes o de jóvenes. Sería bueno “algo” (hoja impresa, cartel grande para colocar en el templo…) que recoja el proyecto catequético de este curso. Una persona, en nombre de todos, presenta:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Dios y Padre nuestro: nos presentamos ante Ti y ante tu Comunidad el grupo de CATEQUISTAS. Nosotros/as sabemos, Padre, que compartimos con Jesús mismo la MISIÓN de anunciar la Buena Noticia de tu Reino. Nos sentimos orgullosos y orgullosas de esta tarea. Pero Tú, Padre, sabes cuán difícil es hoy en día transmitir esos valores a nuestros niños y niñas, adolescentes y jóvenes. De ahí que, además de ofrecerte nuestro esfuerzo y entrega, te pidamos que nos des un pedazo del Espíritu de Jesús para que, cada día más, lo hagamos como Él mismo lo hacía. Te lo pedimos.

Prefacio

(Todos, de pie, participan en la oración de Acción de Gracias, diciendo: «TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE, SIN MERECERLO, NOS REGALASTE LA SALVACIÓN»).

Dios misericordioso,
permítenos alabarte y darte hoy las gracias,
porque Tú nos sigues regalando la salvación
y no esperas de nosotros y de nosotras nada a cambio
ni nos exiges ningún tipo de mérito.
Tú quieres a todos los hombres y mujeres,
cuando nos reconocemos pecadores,
nos descubrimos humildes ante Ti
y ponemos en tus manos nuestra confianza.
En cambio, bien sabemos,
que rechazas a los orgullosos/as y soberbios/as,
cancelas la cuenta de los y las que te piden intereses,
y no soportas a los que se sienten superiores.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE, SIN MERECERLO, NOS REGALASTE LA SALVACIÓN".

Desde el inicio de los tiempos
has vuelto la cara a los orgullosos y orgullosas.
Confundiste a los hombres y mujeres en Babel.
Con tu pueblo elegido te comportaste igual,
pues sometiste su cerviz en Egipto,
lo hiciste víctima de pueblos vecinos
y lo volviste a desterrar en Babilonia,
donde, pobre y marginado,
sólo sirvió para entretener a sus dueños.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE, SIN MERECERLO, NOS REGALASTE LA SALVACIÓN".

Llegada la plenitud del tiempo,
no nos abandonaste a nuestro destino
y, sin merecerlo, nos diste a tu Hijo.
Su misma Madre nos enseñó a engrandecerte
por la alegría que nos produce tu salvación;
porque sabemos que has mirado con amor
a los pequeños y pequeñas
y a nosotros y a nosotras nos has hecho grandes
y nos das la victoria por creer en Ti.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE, SIN MERECERLO, NOS REGALASTE LA SALVACIÓN".

Bendito seas, Padre, por tu Hijo Jesús,
que vivió sólo de la fe en tu voluntad
y de cumplir cuanto Tú le dijiste.
Fue siempre coherente,
dijo lo que creía y vivió su fe.
Su oposición a los fariseos
le costó la muerte en la cruz,
como si fuera un malhechor.
Su vida en la verdad, hasta dar la vida por ella,
nos hace, Padre, alabarte
y pedirte fortaleza
para que nosotros y nosotras
seamos capaces de recorrer el mismo camino,
viviendo la verdad y la sinceridad
por encima de las apariencias
y de guardar las formas externas.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE, SIN MERECERLO, NOS REGALASTE LA SALVACIÓN".

Monición de Despedida

El fariseo de ayer y de hoy es esencialmente el mismo: una persona satisfecha de sí misma y segura de su valer; una persona que se cree siempre con la razón; que piensa poseer en exclusiva la verdad, que se sirve de ella para juzgar y condenar a los y a las demás. Quizás el talante fariseo sea uno de los males más grandes de nuestra sociedad y de nuestra fe cristiana. Queremos cambiar las cosas, lograr una sociedad más humana y habitable, transformar la historia de los hombres y mujeres y hacerla mejor, pero, ilusos e ilusas de nosotros, pensamos cambiar la sociedad sin cambiar nosotros y nosotras.

Que el Señor derrame su gracia sobre nosotros y nosotras, transforme nuestros corazones y nos enseñe a construir esa humanidad que Él soñó para nosotros y para nosotras. ¡Feliz semana a todos!

Reflexión para este día

“Dios estaba en Cristo, reconciliando al mundo consigo,
y a nosotros nos ha confiado la palabra de la reconciliación”




La verdad es que la Palabra de Dios no nos deja descanso alguno. Porque si es verdad que hoy nadie quiere ser tachado de FARISEO (¡suena muy mal!), esto no prueba que hayan desaparecido. El fariseo es la persona satisfecha, segura de su valor; aquella que cree que siempre tiene razón, la verdad en exclusiva. Y… ¡cómo no!, con capacidad de juzgar y condenar a los y a las demás. Él no tiene nada de qué arrepentirse. Son los demás los que deben cambiar.

No creo que esta “raza” haya desaparecido de nuestro mundo, de nuestras Comunidades o de nuestros corazones. Todos y todas queremos cambiar el mundo pero son otros y otras los y las que deben cambiar. Queremos la PAZ: pero son los otros y las otras los violentos y las violentas. ¡Yo no, por supuesto! Eso sí: sigo insensible e, incluso, irresponsable ante la violencia más cercana a mí; pero son los y las demás los culpables.

De ahí que el MENSAJE de hoy sea VIVO y DIRECTO para cuantos y cuantas escuchamos a Dios y queremos seguir su camino. No nos libramos del peligro del farisaísmo. Aún más: ninguno-ninguna estamos libres de esta “enfermedad”.

Ojalá seamos capaces de reproducir la actitud del pecador: no importan sus pecados, ni cuáles son. Es su ACTITUD la que justifica, la que logra de Dios el “cambiazo”.

¡Dichosos y dichosas los-las SENCILLOS DE CORAZÓN,
porque serán salvados, salvadas!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue