Ciclo C - Tiempo Ordinario2 - Domingo 33º - 17 de noviembre - Año 2019

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Hermanos: Bienvenidos a este encuentro de fe.

Estamos en el penúltimo domingo del Año Litúrgico y la celebración de hoy nos introduce en la contemplación del gran día de la Venida definitiva del Señor Jesús. El evangelio de este día, con un lenguaje un tanto difícil para nosotros, nos habla de guerras, de final, de falsos profetas... Pero no es una palabra para alarmar a nadie, ni para infundir temor, ni miedo, sino más bien para que sepamos valorar la importancia del trabajo de cada día, y la necesidad de buscar la justicia y la verdad; la necesidad de buscar lo que nos une más que lo que nos puede separar de los demás.

Jesús, ante las dificultades y las tensiones humanas donde parecen triunfar los injustos, nos invita a todos sus seguidores a que en toda ocasión podamos ser testigos de ese mundo nuevo, el Reino de Dios. Por eso, somos enviados al corazón de este mundo, dominado por el miedo, la injusticia, las guerras, para hacer posible el Reino de Dios.

¡Dichosos los perseverantes y los que cuentan con Jesús para esta tarea! Comenzamos.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Malaquías 3, 19-20a

El profeta anuncia los últimos acontecimientos de la historia. Malaquías describe la intervención última de Dios con imágenes llenas de fuerza y de misterio. Al final de los tiempos se quemará la injusticia como paja, y el sol de justicia iluminará una nueva creación. Éste es su mensaje de vida. Lo acogemos en el silencio del corazón.


2ª Lectura: 2 Tesalonicenses 3, 7-12

Según se constata en esta carta que vamos a escuchar, algunos fieles de Tesalónica están ociosos porque piensan que la venida del Señor es inminente. El apóstol Pablo critica su postura y les invita a trabajar para preparar la venida del Señor, como lo hace él. Sólo en actitud activa es posible esperarle al Señor. Escuchamos la reflexión del apóstol.


Evangelio: Lucas 21, 5-19

En el relato evangélico, Jesús pone en guardia a sus discípulos contra el engaño de los falsos mesías y profetas que ponen en peligro la perseverancia. Quien persevere hasta el final se salvará y participará de la plenitud del proyecto del Reino. Éste es el núcleo del mensaje que se anuncia. Lo acogemos.

Oración de los fieles

Apoyados en el amor de Dios Padre-Madre, y llenos de confianza, oramos por todas las necesidades.

1.- Por la Iglesia extendida por todo el mundo, para que con su trabajo de cada día sepa mostrar con gozo y valentía el rostro de Dios que apuesta por la justicia y la verdad. OREMOS AL SEÑOR.

2.- Por los gobernantes del mundo, para que superando las tentaciones del poder y la ambición, orienten sus decisiones por el camino de la justicia, la libertad y la paz para todos. OREMOS AL SEÑOR.

3.- Por las personas que no tienen salud, trabajo y esperanza, para que encuentren en Dios y en los cristianos, la cercanía y la ayuda que necesitan. OREMOS AL SEÑOR.

4.- Por los cristianos, para que vivamos abiertos al regalo del Espíritu, sabiendo que Dios siempre quiere lo mejor para todos los hombres. OREMOS AL SEÑOR.

5.- Por nuestra Comunidad Parroquial, para que seamos causa de unión y estemos sensibilizados con las necesidades de los demás, facilitando la llegada del Reino de Dios. OREMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE UN PUZZLE

(Puede hacer la presentación uno de los adolescentes)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Aquí tienes, Señor, este puzzle. Como bien sabes, es un juego de niños que, para formar una imagen, necesita mil pequeñas piezas. Yo te lo ofrezco hoy como el símbolo de nuestra disponibilidad a la colaboración y la cooperación con todos los hombres y mujeres. Que allí donde haya un problema o una necesidad de una persona, estemos nosotros siempre dispuestos a colaborar con todos los demás en la búsqueda de su solución y en la construcción de tu Reino.


PRESENTACIÓN DE UN RELOJ

(Lo presenta cualquier joven o adulto de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Por mi parte, Señor, te ofrezco este reloj, símbolo del tiempo e instrumento para su medición. Pero hoy te lo traigo como imagen de tu señorío sobre la historia. Tú la diriges y, sentado a la derecha del Padre, la atraes hasta Ti como a su único sentido. Haznos colaboradores tuyos, para que en Ti todo logre su plenitud.


PRESENTACIÓN DE UNA BALANZA

(Lo presenta una persona adulta de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, aquí tienes una balanza, que es un instrumento para pesar las cosas. Sin embargo, en la iconografía clásica era representación del juicio final, pues en ella Tú pesabas nuestras obras. Hoy te la ofrezco como símbolo de mi confianza. Mi vida y mi persona están en Ti y no descansarán hasta que gocen de Ti en tu Reino. Mi confianza no me hace temer tu juicio, pues bien sé que es mi salvación.


PRESENTACIÓN DE UNA CESTA DE LA COMPRA

(Una cesta de compra, de esas que existen en todas las casas, que puede ser presentada por un ama de casa de la comunidad. Bajo ella se esconde la tentación consumista de todo ser humano. Es una tentación de adormecimiento)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo un instrumento de mi trabajo, aunque a la vez es signo del afán consumista que nos invade a todos los que formamos la sociedad actual. Haz, Señor, que no caigamos en la trampa consumista, porque, de lo contrario, en nada nos distinguiríamos de este mundo y sus valores. Danos luz para discernir, para permanecer despiertos y en vela, porque Tú nos prometiste tu Espíritu para poder vivir según el estilo de Jesús.


PRESENTACIÓN DE UN LIBRO RELIGIOSO DE OTRA RELIGIÓN

(Puede hacer esta ofrenda una de las mujeres de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, por mi parte, yo te ofrezco este libro de otra religión. Con él, te quiero hacer presente, en mi nombre y en el de toda la comunidad, que de la misma manera que Tú eres el Padre de todas las personas, pertenezcan a la religión que sea, nosotros nos comprometemos a ser dialogantes, cercanos y colaboradores de todos los hombres y mujeres con los que nos encontremos en nuestro caminar, aunque su piel tenga otro color, o tengan una religión diferente.


PRESENTACIÓN DEL GRUPO DE PASTORAL JUVENIL

(Sería bueno y deseable que hubiera una representación maja de los animadores de la pastoral juvenil de la Comunidad. Uno de ellos realiza la ofrenda y el símbolo que ellos mismos han preparado)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, nos presentamos un grupo de los animadores de la pastoral con los jóvenes de nuestra Comunidad. Tú sabes bien que no es nada fácil la tarea que tenemos entre manos. Por eso mismo te la ofrecemos y ofrecemos también el PROYECTO que tenemos para este curso pastoral y las acciones que, con tu ayuda, nos proponemos llevar adelante. Ayúdanos en la tarea y haz que seamos TESTIGOS de Ti mismo en medio de nuestros adolescentes y jóvenes.

Prefacio

(Todos, en pie, participan en la oración de Acción de Gracias, diciendo: «TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE SENTIMOS NUESTRA INMINENTE LIBERACIÓN»).

Recibe, Padre, nuestra bendición y acción de gracias,
pues brota de corazones agradecidos
y se contagia en los labios de alegría,
porque Tú, el creador de todas las cosas,
estás en disposición de recrearlas de nuevo.
Tú, el Salvador en tu Hijo Jesucristo,
estás dispuesto a regalarnos definitivamente la liberación
y hacernos partícipes de tu Reino eterno,
donde nos tienes preparado un festín.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE SENTIMOS NUESTRA INMINENTE LIBERACIÓN".

De la misma manera que hiciste las cosas,
has dirigido desde siempre la historia.
Supiste quebrarla en su momento justo
para enviar a tu Hijo a los hombres
y hacerse como uno de nosotros.
Lo que eran entonces promesas
quedaron cumplidas sobradamente,
y lo que era tan sólo esperanza
se vio cumplido definitivamente,
pues tu Hijo Jesucristo, por la muerte en la cruz,
ganó para nosotros tu amistad
y nos hizo partícipes de la salvación,
pues Tú llegaste a adoptarnos como hijos.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE SENTIMOS NUESTRA INMINENTE LIBERACIÓN".

En tu Hijo Jesucristo anticipaste también el futuro
y nos abriste una rendija sobre la muerte
para poder entrever la luz esplendorosa,
que llenó, primero, el sepulcro de Cristo
y, ahora, es la claridad de tu Reino.
En Jesucristo se ha vuelto a alimentar la esperanza,
sin que merme, por otra parte, la responsabilidad.
Sabemos que, mientras esperamos tu Reino,
hemos de hacer germinar las semillas en esta tierra.
Sabemos que, mientras gozamos en parte la liberación,
hemos de luchar por liberar a tantos hombres,
que son víctimas de diversas esclavitudes
y servidumbres en este mundo.
Sabemos que, mientras soñamos con tu Banquete,
nos invitas ahora a la mesa del Cuerpo de tu Hijo.
Danos fortaleza y alegría, que nos son necesarias,
para esperar comprometiéndose en esta lucha.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE SENTIMOS NUESTRA INMINENTE LIBERACIÓN".

Monición de Despedida

Hermanos: en este penúltimo domingo del Año Litúrgico y concluyendo esta celebración, a los seguidores de Jesús nos debe caracterizar la alegría y la esperanza, y no debemos de perder el rumbo ante las adversidades y dificultades que surjan en la vida. ¡Feliz semana de testimonio cristiano!

Reflexión para este día

“La luz de tu palabra nos llama sin cesar;
estad siempre despiertos; amad hasta el final”




Estamos en el penúltimo domingo del Año Litúrgico y, por eso mismo, la liturgia nos hablará e iluminará la realidad última de la historia. Y ante tanto catastrofismo como se anuncia en nuestro mundo, la Palabra de Dios nos seguirá ofreciendo al DIOS de la VIDA que, definitivamente, va a hacer justicia en favor de los más débiles y marginados de este mundo.

JESÚS, la palabra definitiva de Dios, nos libera de los miedos ante el fin. Ese fin ha comenzado en Jesucristo y Él nos enseña a esperar en el futuro viviendo el presente. La segunda venida de Jesús no puede producir miedo ni angustia porque es una PROMESA, no una amenaza. Él nos ha precedido para preparar el lugar. La vida cristiana se alimenta en esta esperanza.

¿Cuál es la RESPUESTA del creyente? Lo propone el mismo Jesús en el Evangelio: “Manteneos firmes y alcanzaréis la vida”. Esto es, ante la realidad y la existencia de cada día, donde tantas veces predomina el miedo o que parece que todo se tambalea, es importante sentir dentro estas palabras llenas de esperanza. Eso sí: también hay una invitación a la PERSEVERANCIA. Dios está a nuestro favor (diría Jesús), porque Él es un Dios AMIGO de la VIDA (domingo pasado). Merece la pena la perseverancia porque es el camino de la vida.

¡Dichosos los que creen en la PROMESA de Jesús!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue