Ciclo A - Tiempo Ordinario 1 - Domingo 2º - 15 de enero - Año 2017

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Hermanos: dejamos ya atrás el tiempo de Navidad y caminamos, de nuevo, en el llamado “Tiempo Ordinario”, siguiendo las huellas de Jesús y aprendiendo en su Escuela.

En este domingo, el evangelio, por medio de Juan, el Bautista, nos va a anunciar quién es Jesús, y nos habla desde su experiencia personal, desde su encuentro con Jesús de Nazaret. Jesús es el Cordero de Dios, el don de Dios a la humanidad, el sueño de Dios para el hombre, el regalo de la vida de Dios.

La declaración acerca de Jesús, por parte del Bautista, es una invitación a los hombres y mujeres de todos los tiempos: nos hace saber que en Jesús se encuentra la vida, que por él podemos liberarnos de la opresión y del pecado.

Comencemos la celebración y que el Señor despierte nuestros corazones y nuestros oídos a su Palabra y a su presencia.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Isaías 49, 3. 5-6

En este reflexión del profeta Isaías se presenta la figura del Siervo, con unas características concretas; así, ve en la raíz de su ser, la fuerza del mismo Dios que le empuja a una misión de liberación para con su pueblo sufriente; incluso será “luz de las gentes”, como signo de salvación universal. Se anuncia algo grande. Escuchamos.


2ª Lectura: 1 Corintios 1, 1-3

Comenzamos hoy la lectura de la primera carta a los Corintios. Pablo se presenta como el llamado a ser apóstol y saluda a la comunidad de Corinto, Iglesia de Dios. Nadie se hace apóstol por su propia fuerza, sino por la de Aquel que llama para ser testigo de su amor y de su gracia. Los miembros de la comunidad son llamados a ser santos y a dar testimonio de la santidad de Dios en cualquier lugar y momento de la vida. Acogemos la reflexión del apóstol.


Evangelio: Juan 1, 29-34

Juan, el Bautista, la voz del desierto, nos presenta a Jesús como “el que quita el pecado del mundo” y está anunciándonos que Dios está de nuestro lado frente al mal. En Jesús, Dios ofrece su amor, su apoyo, para liberarnos del mal y vivir en plenitud. Para gustar y saborear a Dios no basta teorizar sobre Él; es necesario beber del Espíritu, ser bautizado con el Espíritu, ser sumergido en el Espíritu. Escuchamos este testimonio personal.

Oración de los fieles

Unidos en el mismo Espíritu que el Señor ha derramado en nuestros corazones, oramos confiados al Padre.

1.- Por la Iglesia, para que sea un recinto que genere vida y libertad, un espacio donde se ofrezca sin cesar y sin condiciones el perdón a todos los hombres y mujeres. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Por los hombres y mujeres que ostentan el gobierno de los pueblos, los puestos de dirección en asociaciones e instituciones, para que busquen con empeño el bienestar y progreso para todos los hombres, sobretodo para los más desfavorecidos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Por todas las personas que sufren la enfermedad, la soledad, la marginación, la falta de libertad, para que Dios, que es fuente de vida, se derrame en abundancia sobre cada uno de ellos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4. Para que la paz en nuestro pueblo sea una realidad; para que los gobernantes hagan un esfuerzo en escuchar al otro, cediendo ambas partes y respetando las ideas de cada uno. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por todos nosotros, para que mimemos nuestra relación personal e íntima con Dios, y así seamos signos vivos de la libertad y del perdón que Dios nos ofrece. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE LAS PANCARTAS

(Mientras la comunidad canta un canto apropiado, los niños, los adolescentes y jóvenes de la comunidad, ayudados por algunos catequistas, forman, al fondo del lugar de la celebración, en filas de tres, como si fuera una auténtica manifestación. A la cabeza de ella, van los que portan las pancartas preparadas con los mensajes: “De las palabras, a los hechos”; “De las piedad, al compromiso”; “De los templos, a las calles”. Al llegar al presbiterio, cada uno entrega su pancarta al Presidente, a la vez que dice:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN:

“DE LAS PALABRAS, A LOS HECHOS”

Yo te traigo, Señor, esta pancarta que hemos preparado y con la que queremos hacer una denuncia y, a la vez, expresar un compromiso. Denunciamos nuestros abusos verbales. Se nos llena la boca de bonitas palabras, cuando nuestros corazones y nuestras vidas no son coherentes. Y queremos expresar nuestros deseos, como Juan, el Bautista, de unir palabras y vida en nuestro testimonio de tu Hijo ante el mundo y los hombres con los que vivimos.


“DE LA PIEDAD, AL COMPROMISO”

A mí me toca, Señor, presentarte esta segunda pancarta, en la que se lee: “De la piedad, al compromiso”. También es denuncia y compromiso, porque nos resulta más fácil, y hoy estamos verdaderamente tentados por ello, de recluirnos en la piedad y huir de lo peligroso que resulta vivir en la intemperie del mundo, donde nos jugamos la vida y hasta la fe, por la confrontación continua con los que te han dado la espalda, a pesar de que hoy se hayan moderado las formas y hayamos desterrado la persecución religiosa. Que nuestro culto sea auténtico, a la medida de tu Hijo Jesucristo. Y sea Él quien nos lance a la acción y al compromiso en favor de los hombres.


“DE LOS TEMPLOS, A LAS CALLES”

Yo también y por último, te traigo, Señor, esta tercera pancarta, mezcla de denuncia y de buenos deseos: “De los templos, a las calles”. Y es que, Señor, también estamos tentados a refugiarnos en el calor de la afectividad de la comunidad y olvidarnos que, como pequeña Iglesia, somos una referencia de servicio y de entrega. Hoy, Señor, la caridad es política, porque de nada sirve luchar por separado; se precisan cambiar las estructuras, si realmente queremos que nuestro amor sea efectivo. Por eso te pedimos que nos ayudes.


PRESENTACIÓN DE UN FAROL ENCENDIDO

(Hace esta ofrenda uno de los militantes de la comunidad o cualquiera de los adultos que está comprometido en alguna actividad política, sindical o cívica. Entrega el farol al presidente, que lo deposita sobre la mesa del altar. Luego dice)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo hoy este farol encendido, en este domingo en el que recordamos la figura del profeta Juan, el Bautista. Esta luz es el símbolo de Jesucristo resucitado y del compromiso que tantos profetas han vivido a lo largo de los tiempos. Te la ofrezco, hoy, como expresión de la lucha de tu Iglesia y de tantos hombres y mujeres empeñados por la transformación del mundo. Acéptala con tu bondad de Padre, empeñado por la causa de los más débiles.


PRESENTACIÓN DEL ÚLTIMO CARTEL O PUBLICACIÓN DE CÁRITAS

(Esta ofrenda la puede hacer algún miembro del grupo de Cáritas, preparado de manera que luego pueda quedar en un lugar significativo del templo)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Por mi parte, Señor, te traigo esta última publicación de Cáritas, que es la voz de la denuncia crítica en el seno de la Iglesia y de la sociedad de los problemas relacionados con la pobreza. Con ella te ofrezco, en mi nombre y en el de la comunidad, nuestros deseos y compromiso de que no se apague la voz de los sin voz y, a la vez, te pido incrementes nuestra solidaridad para con ellos, para que, de verdad, tu Iglesia y cada uno de nosotros seamos portavoces de sus problemas y denuncias en medio de la sociedad.


PRESENTACIÓN DE UN RECIPIENTE LLENO DE SAL

(Esta ofrenda la puede hacer un adulto de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo, y lo hago en nombre personal y de la propia comunidad, este recipiente lleno de sal, como símbolo de nuestra presencia evangelizadora y transformadora del mundo. Igual que tantos hombres y mujeres evangelizadores a través de los tiempos, nosotros queremos ser presencia misionera en este mundo, a pesar de las muchas dificultades con las que nos encontramos. Danos, sin embargo, tu gracia, porque sin ella nuestra sal se vuelve insípida.


PRESENTACIÓN DE UN PARAGUAS

(Hace la ofrenda un adulto de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo hoy este paraguas. Es y ha sido muchas veces, en mi vida y en la de muchos de nosotros, el símbolo de nuestras actitudes evasivas ante los compromisos y las exigencias que Tú nos has transmitido a través de tu Palabra. Muchas veces, o hemos mirado hacia otro lado o hacia otras personas. Hoy, con esta ofrenda, te queremos pedir que nos cambies el corazón y nos lo hagas receptivo a tu Palabra y a sus exigencias.

Prefacio

(De pie, todos participan en la oración de Acción de Gracias, diciendo: «TÚ ERES EL ELEGIDO DE DIOS»).

Bendito seas, Señor, Hijo de Dios,
Cordero inmaculado que quitas el pecado del mundo,
Siervo humilde y paciente,
hermano de todos los hombres,
pues acampaste entre nosotros,
haciéndote como uno cualquiera.
R/. "TÚ ERES EL ELEGIDO DE DIOS".

En los caminos de Galilea,
nos dejaste tu mensaje de esperanza,
abriéndonos a todos los hombres las puertas del Reino,
y, desde entonces, hemos encontrado el sentido
para nuestras vidas y nuestras personas
y ya no andamos errantes y sin meta fija
por los caminos del desierto del mundo.
R/. "TÚ ERES EL ELEGIDO DE DIOS".

Tu corazón se sintió conmovido
por las debilidades de los hombres
y escandalizado por la prepotencia de los poderosos.
Curaste nuestras heridas,
compartiste nuestra pobreza,
devolviste la vida a los muertos,
perdonaste a los pecadores arrepentidos
y enderezaste las rodillas temblorosas.
R/. "TÚ ERES EL ELEGIDO DE DIOS".

Como Hijo fiel,
sólo fuiste oyente de la Palabra del Padre.
Tus deseos fueron sus deseos;
tu vida, el cumplimiento de su voluntad;
tus caminos te llevaron a la Cruz,
en la que no te ahorraste ni el último suspiro
por responder con amor entregado
al amor infinito de Dios.
R/. "TÚ ERES EL ELEGIDO DE DIOS".

Nosotros ahora te bendecimos y te damos gracias
por tu entrega y la salvación que nos has regalado.
Y te pedimos fortaleza
para que, paguemos con la misma medida de amor
a todos los hombres, nuestros hermanos,
el amor con que nos has llenado el corazón.
R/. "TÚ ERES EL ELEGIDO DE DIOS".

Monición de Despedida

Hermanos: la única razón de ser de una comunidad cristiana es dar testimonio de Jesucristo, actualizar hoy en la sociedad el misterio del amor liberador de Dios manifestado en Cristo. Difícilmente seremos testigos de Dios si no manifestamos su amor salvador y liberador. La figura del Bautista, testigo verdadero de Jesucristo, nos obliga a hacernos la siguiente pregunta: ¿Ayuda mi vida a alguien a creer en Dios? Seguir a Jesús es comprometerse en la lucha y en el esfuerzo por hacer posible su Reino entre nosotros. ¡Feliz semana de testimonio cristiano!

Reflexión para este día

“Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad”




Acabadas ya las fiestas navideñas y celebrado el Bautismo de Jesús con aquellas palabras de fuerza: “Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto”, nos disponemos para hacer camino ESCUCHÁNDOLE, para SER SUS DISCÍPULOS. Al estilo de María y de los apóstoles que verán los “signos” de Jesús e interiorizan su mensaje. Así, irá naciendo la FE en Jesús. Él es el signo definitivo.

En este segundo domingo del Tiempo Ordinario, el mensaje está lleno de esperanza y sigue presentándonos a Jesús. En la primera lectura, se nos dirá: “Tú eres mi siervo, de quien estoy orgulloso”; en el evangelio, será el mismo Juan, el Bautista, quien afirmará: “Éste es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.

Siguiendo la línea del domingo pasado, la liturgia nos sigue aclarando quién es este “predilecto de Dios”, que ha sido bautizado en el Jordán y a quien merece la pena escuchar; Él mismo empezará a hablarnos en cualquier momento y sabremos con fidelidad su modo de entender la vida, su comprensión de Dios, de la oración, de la fraternidad

Todo este mensaje nos pone a los creyentes en actitud de ACOGIDA, de ESCUCHA ante el acontecimiento de Jesús, a fin de interiorizar aquello que nos va proponiendo y ofreciendo. De esta forma, Él nos irá CONFIGURANDO para ser continuadores de su obra; esto es, del proyecto de Dios.

¡Dichosos quienes se proponen ESCUCHAR a Jesús
para SEGUIRLE!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue