Ciclo A - Cuaresma - Domingo 1º - 05 de marzo - Año 2017

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Hermanos: bienvenidos a este encuentro de fe y de fraternidad.

El MIÉRCOLES de CENIZA iniciábamos este tiempo de renovación y de preparación a la Pascua. Hemos iniciado la CUARESMA: entrar en su dinámica es interesante y necesario, también HOY, para los seguidores de Jesús.

Hoy, en este primer domingo, la Palabra de Dios nos pone en alerta del peligro de la tentación, que hoy, como en tiempos de Jesús, también es real. Cada vez más, todo cuanto nos rodea, -los medios de comunicación, las estructuras sociales, la competitividad, el afán de poder y de posesión, etc.-, son obstáculos, tentaciones, que nos alejan de Dios y su Reino. Jesús nos invita a vivir de manera consciente, luchando para no caer en tentación, acogiendo y construyendo su reinado.

Iniciemos esta celebración y que ella nos ayude a asumir con gozo el camino de la Pascua; allí está la meta.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Génesis 2, 7-9; 3, 1-7

Esta lectura nos narra el primer acto de la creación: todos somos obra de Dios. Dios es nuestro origen y nuestra meta. Pero, según el autor sagrado del Antiguo Testamento, ahí surge también la presencia de la tentación y de la ruptura en esa relación con el Dios creador. Cuántas veces el hombre no responde al proyecto divino y se aleja de su presencia. Escuchemos con atención.


2ª Lectura: Romanos 5, 12-19

Para el apóstol Pablo, Adán y Cristo son los dos polos de la historia. Adán, encarna el aspecto negativo, destructivo y pecador; Cristo, es el aspecto positivo, la gracia y la vida. Por el pecado de Adán se rompió la comunión con Dios; por Cristo se restaura la relación del hombre con Dios. El apóstol nos presenta así el paso de la muerte a la vida. Acogemos esta reflexión.


Evangelio: Mateo 4, 1-11

El evangelio nos invita a contemplar a Jesús tentado, probado, débil, carente de ventajas, haciendo camino, preguntándose, pero -a la vez- firme y sin provocar al Padre. En las tres tentaciones, Jesús responde dejando a un lado sus intereses, sus necesidades, y preguntándose sinceramente por el camino a seguir. Sólo le preocupa vivir en fidelidad al Padre. Le contemplamos en esta escucha atenta.

Oración de los fieles

Como comunidad reunida en torno a Jesús, presentamos con fe y confianza nuestras súplicas al Dios de la Vida, intercediendo por toda la humanidad.

1.- Por la Iglesia, para que sea fiel al mensaje de Jesús, signo de acogida, perdón y fraternidad. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Por nuestros gobernantes, para que no caigan en la tentación de buscar sólo el poder, y pongan sus esfuerzos al servicio de la justicia. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Por todos los hombres y mujeres que sufren por cualquier causa, para que con la gracia de Dios sean capaces de volver sus ojos hacia el Padre y así encuentren el descanso, la fuerza y la paz. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Por todas las personas que han entregado y entregan sus vidas, día a día, en el anuncio del Reino del Dios, para que se sientan sostenidos por nuestra oración y cercanía. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por todos nosotros que hemos sido reunidos y convocados por Dios, para que vivamos, desde el ser de creyentes, empeñados en hacer realidad el Reino de Dios. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE UNA BIBLIA

(Puede hacer esta ofrenda el presidente del Consejo Pastoral Parroquial o, en su defecto, un miembro de reconocido prestigio en la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Mira, Señor, yo te traigo hoy la PALABRA que Tú nos has dado y que recoge este libro o reunión de libros. Y lo hago en nombre de toda la Comunidad que quiere comprometerse, y más en este tiempo de Cuaresma, a ser oyente de tu Palabra, pues es consciente de que ella es alimento de salvación y semilla de vida eterna.


PRESENTACIÓN DE UN HORÓSCOPO

(Esta ofrenda la puede hacer una de las mujeres de la comunidad. Y se puede presentar o bien un libro, que existen, o sencillamente un recorte de los que publican los periódicos o revistas)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Yo te traigo hoy un horóscopo. Lo solemos leer como un juego, pero, bien sabes, que su consulta, así como todo lo relacionado con el mundo de lo esotérico, se ha puesto de moda entre nosotros. Hay personas que se dejan arrastrar por ellos y confían plenamente. De esta manera ponen, a sabiendas o no, en entredicho tu señorío. Nosotros, al ofrecértelo hoy, queremos decirte que no tenemos más Señor que Tú y que nuestras vidas están puestas en tus manos.


PRESENTACIÓN DE UN TERMÓMETRO CLÍNICO

(Puede hacer esta ofrenda, una persona adulta de la comunidad y comprometida dentro de la misma)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Por mi parte, Señor, yo te traigo este termómetro clínico, que es símbolo de las atenciones y cuidados a los enfermos. Con él, y en nombre de la comunidad, yo hoy te ofrezco nuestros deseos de tomarnos la “temperatura” de nuestra vida cristiana y de nuestro compromiso de seguimiento de Jesús. Así lo queremos vivir en esta Cuaresma. Ayúdanos en este empeño.


PRESENTACIÓN DE UN PROGRAMA ELECTORAL

(Lo debiera presentar alguien comprometido en la lucha política, sindical o ciudadana y, si no, cualquiera de la comunidad, con tal de que sea una persona adulta)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: A mí me corresponde, Señor, traerte hoy un programa electoral de cualquiera de nuestros partidos políticos. Lo hago con la conciencia de que es una oferta de buena voluntad, pero sabiendo que ahí no se esconde la solución de todos nuestros problemas. Ésa está en tus manos y en la colaboración de todos juntos, cuando hacemos tu voluntad. Y en esta Cuaresma queremos conocer tu voluntad y asumirla como el CAMINO de nuestras vidas.


PRESENTACIÓN DE UNA ROPA UN PAN Y UN VASO DE AGUA

(Pueden hacer la ofrenda dos personas distintas, mientras que una tercera aporta la palabra para esclarecer los símbolos)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Mira, Señor, ahí tienes dos símbolos de dos estilos de vida distintos. La ropa es la señal de la preocupación que vivimos los hombres y las mujeres de hoy por el tener y el consumo. El caso es que no somos felices, a pesar de que nos empeñemos en consumir más y rodearnos de más y más cosas. Pero también te hemos traído ese pan y ese vaso de agua, símbolo del ayuno cuaresmal. El pan y el agua son tan poca cosa, que es la mejor manera de decir que la felicidad está en el ser, y no en el tener.

Al confrontar, Señor, esos dos estilos de vida, queremos, justo en el inicio de esta nueva Cuaresma, ofrecerte nuestros deseos de conversión. Ayúdanos, sin embargo, Tú, Señor, con tu felicidad, a saborear lo que es la alegría de la salvación.

Prefacio

(Al finalizar el ofertorio, todos se ponen de pie para dar inicio a la gran oración de Acción de Gracias, en la que participan, diciendo juntos: «TÚ ERES LA PRENDA DE NUESTRA ESPERANZA»).

Te damos gracias, Señor,
porque, en tu Hijo Jesucristo,
nos abriste el camino del triunfo sobre el Maligno,
que nos anunciaba la victoria de su Pascua,
a pesar de que le costara la obediencia hasta la Cruz.
Ahora, sin embargo, es para nosotros
la prenda de la esperanza y de la vida.
R/. "TÚ ERES LA PRENDA DE NUESTRA ESPERANZA".

Pero largo, Señor, fue el camino.
El primer hombre, en quien pusiste todas tus ilusiones
y le hiciste a tu propia imagen y semejanza,
te traicionó, queriendo ser igual que Tú,
al dejarse arrastrar por el tentador
y comer de la fruta del árbol prohibido.
Y, si fuiste justo con él,
le dejaste ya, como primicia de tu amor,
la promesa de salvación.
R/. "TÚ ERES LA PRENDA DE NUESTRA ESPERANZA".

Y cuando reuniste a tu pueblo,
bajo tu elegido Moisés,
y le pusiste en el camino de la libertad,
dudó continuamente de tu amor
y prefería la vuelta a la esclavitud,
cada vez que una dificultad surgía en su marcha.
Y Tú, una vez más, seguías fiel a tu alianza
y le concediste, en todo momento,
muestras de tu salvación.
R/. "TÚ ERES LA PRENDA DE NUESTRA ESPERANZA".

La historia de tu pueblo, Señor,
es la historia del desamor,
el continuo desoír tu palabra y voluntad
y el traicionarte con cualquiera de los ídolos,
mientras Tú te mantenías fielmente cerca de los tuyos,
y recordándoles tu alianza
a través de tus enviados y profetas,
por quienes, además, les prometiste tu Mesías.
R/. "TÚ ERES LA PRENDA DE NUESTRA ESPERANZA".

Llegada la plenitud de los tiempos,
las esperanzas mesiánicas las cumpliste sobradamente
en tu Hijo Jesucristo, nuestro Señor,
espejo y esperanza para todos nosotros,
cuyo espíritu anima a tu Iglesia,
tu nuevo pueblo elegido,
para ser la esperanza de todos los pueblos de la tierra.
R/. "TÚ ERES LA PRENDA DE NUESTRA ESPERANZA".

Acorralada por el mal y el maligno,
Tú no permites que sucumba.
Tu gracia la acompaña continuamente.
No la retiras tu Palabra.
Y la has dado los sacramentos
y el cuerpo y la sangre de tu Hijo,
para que, en medio de las dificultades,
encontremos la fuerza para nuestra debilidad.
A Ti, por eso, hoy te queremos glorificar y bendecir.
R/. "TÚ ERES LA PRENDA DE NUESTRA ESPERANZA".

Monición de Despedida

Hermanos: el mensaje de este domingo nos invita a DESCUBRIR los CAMINOS de Dios. Aprender de Jesús esos caminos tan distintos de los nuestros. ¿Qué quiere Dios de mí? El Señor nos invita a depositar nuestra confianza en él, a vivir fieles a su voluntad, que es nuestra felicidad.

Pero Dios nos quiere en el mundo, en medio de los conflictos, allí donde se quebranta el proyecto de su Reino, allí donde no priman los intereses y los derechos de los pobres y marginados. No podemos vivir al margen de la historia y de los conflictos si queremos anunciar el Reino de Dios y su Buena Nueva. ¡Feliz semana para todos!

Reflexión para este día

“No sólo de pan vive el hombre,
sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”




Con el Miércoles de Ceniza, la Comunidad Cristiana ha iniciado de nuevo el CAMINO de la PASCUA. Por eso, la CUARESMA es tiempo de preparación a ese acontecimiento Pascual: y es que los grandes acontecimientos hay que prepararlos. Ésta es la actitud de un grupo de seguidores de Jesús.

En este camino, intentaremos VIVIR y EXPERIMENTAR, junto a Cristo mismo, su propio PROCESO: camino de disponibilidad ante el Padre, a pesar de las tentaciones; camino de entrega y generosidad en favor de la causa de Dios; camino de apertura y de solidaridad para con los hombres, sus hermanos. He aquí el CAMINO de la PASCUA.

Se nos ofrecen unos MEDIOS concretos:

* la oración intensa: como apertura al Padre y de disponibilidad ante su plan;
* la escucha de la Palabra: hacernos “parecidos a Jesús”, dejarnos modelar;
* la reflexión: profundizar nuestra fe para vivirla de un modo nuevo;
* el ayuno: como forma de solidaridad.

La conclusión: es la CONVERSIÓN al EVANGELIO de Jesús. Y éste es el objetivo del CAMINO cuaresmal. Si no lo logramos, nuestras penitencias y ayunos habrán sido baldíos.

¡DICHOSO quien acepta la propuesta del CAMINO cuaresmal:
porque podrá disfrutar de la PASCUA de Jesús!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue