Ciclo A - Tiempo Ordinario2 - Domingo 14º - 09 de julio - Año 2017

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Bienvenidos, hermanos, a esta celebración de nuestra fe con otros creyentes.

El mensaje de este domingo se centra en la experiencia que Jesús tiene de Dios, su Padre. Así, él se expresa de forma personal y única. Entre las oraciones de Jesús recogidas por la tradición, una de las más bellas, sin duda, es este grito espontáneo de gozo, admiración y agradecimiento que sale de sus labios: “Bendito seas Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has dado a conocer a los pequeños”. En la vida de Jesús, la acción de gracias y la alabanza ocupan un lugar central; la experiencia personal del amor libre y gratuito de Dios está en el origen de todo.

Hermanos: con esa misma actitud, iniciamos esta celebración y le pedimos al Señor que nos conceda la gracia de encontrarnos con Él y experimentar la cercanía de su presencia y amor. Sólo así también nosotros seremos un canto de agradecimiento y de alabanza a su proyecto de vida plena. Iniciamos.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Zacarías 9, 9-10

El profeta Zacarías (hacia el año 520 antes de Cristo) habla de un rey modesto y sencillo, amable y pacífico, que cabalga en un asno y domina hasta los confines de la tierra. Es, sin duda, una profecía claramente mesiánica; esto es, referida al futuro Mesías. En Cristo se conjugarán perfectamente las características anunciadas por el profeta: el Mesías dominará por la fuerza del Espíritu y no por el poder. Escuchamos este anuncio.


2ª Lectura: Romanos 8, 9. 11-13

El apóstol Pablo continúa su reflexión en la carta a los Romanos. Los discípulos de Cristo están llamados a vivir según el Espíritu. Carne y Espíritu son dos formas de vivir y de plantearse la vida: vivir según las exigencias de la carne, es lo mismo que vivir al margen de Dios, y por eso mismo se camina a la muerte. Vivir según el Espíritu es acoger la propuesta que se ofrece en la persona de Cristo, el Señor, participando de su vida en plenitud. Escuchamos con paz esta reflexión.


Evangelio: Mateo 11, 25-30

En el relato evangélico se nos presenta cómo es el corazón del mismo Jesús, y merece la pena tenerlo muy en cuenta. El mensaje que anuncia es acogido y comprendido por los sencillos; por el contrario, a los sabios que confían en sus conocimientos y quieren, incluso, controlar los secretos de Dios, se les escapa esta propuesta de vida. Además, Jesús hace una llamada a los que están cansados por la fatiga del camino, y es que él es alivio y paz para cuantos le acogen con un corazón abierto. Le escuchamos.

Oración de los fieles

Sabemos bien que estamos en las manos de Dios; por eso, con confianza le dirigimos nuestra oración por todas las necesidades.

1.- Por la Iglesia, para que sea un espacio abierto y cálido para quienes buscan al Señor, para quienes se sienten cansados y últimos de nuestra sociedad. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Por los “pequeños”, marginados u olvidados de nuestro pueblo, para que encuentren en nuestra comunidad parroquial acogida y aceptación, y, en cada uno de nosotros, el amor del Padre. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Por los gobiernos de los pueblos e instituciones, para que busquen derribar las barreras que existen entre ricos y pobres, y encuentren caminos que hagan posible la justicia y la paz. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Por nosotros que hemos recibido el don gratuito de la fe y amor del Señor, para que -al estilo de Jesús- nuestra oración sea un canto de agradecimiento al Padre. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por nuestra Comunidad parroquial, para que sea cercana, acogedora y solidaria con los que menos tienen, y sea lugar de encuentro entre las personas. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE UN LIBRO DE TEOLOGÍA

(Un libro de teología o de exégesis bíblica, que puede ofrecer el responsable de la catequesis de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te ofrezco hoy este libro, expresión del conocimiento teológico o bíblico. Realmente el conocimiento no está reñido con la sencillez y humildad de corazón, aunque quien se fía exclusivamente de lo que sabe y no lo relativiza, ése se opone a la gente sencilla de la que habla el Evangelio. Nosotros, Señor, queremos crecer en experiencia y sabiduría de Ti y, desde ellas, conocer toda la realidad con tu mirada. Para ello, confiamos en que Tú llenes nuestros corazones con tu Espíritu y, así, podamos sentir, ser y vivir sólo desde Ti y para Ti.


PRESENTACIÓN DE UNO DE LOS NIÑOS DE LA COMUNIDAD

(Esta ofrenda la debe hacer su mismo padre)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Mira, Señor, yo te traigo a mi propio hijo. Y lo hago en la esperanza de que Tú me enseñes, a través de él, lo que significa tener un corazón como el suyo, capaz de fiarse como él lo hace, de sentir y de ser como un niño. Tú nos dijiste que si no nos hacíamos como uno de éstos no entraríamos en el Reino de los cielos. Y yo, así como toda la comunidad, lo único que deseamos es hacernos digno de Ti y poder compartir contigo la vida de la que nos quieres hacer copartícipes. No nos dejes que crezcamos en esas viejas cosas y formas de ser de las que somos especialitas la gente adulta. Haznos semejantes a los más pequeños, y da la vuelta a nuestros corazones.


PRESENTACIÓN DE UN VASO DE ACEITE

(Puede hacer la ofrenda cualquiera de viva un compromiso en los ámbitos más difíciles y fronterizos de la Iglesia y de la fe)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te ofrezco este vaso de aceite, símbolo de la acogida y del querer ser, como tu Hijo, bálsamo y calmante de cualquier hombre en tantas dificultades como sufren en la vida. Igual que la comunidad lo es para quienes nos comprometemos en los ámbitos más complicados y difíciles del mundo y de la sociedad, todos nosotros lo queremos ser de todos los hombres. Nuestra preocupación es servirles. No permitas, tampoco, que tu Iglesia lo olvide, ya que ella es maestra y que, como tal, se ha de desvivir por todos y cada uno de sus hijos, la humanidad entera.


PRESENTACIÓN DE UN MAPA DE CARRETERAS

(Hace la ofrenda un joven)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo este mapa de carreteras, que es una guía para no desorientarse y perderse por los caminos. Y lo hago, porque quiero, en nombre de toda esta comunidad, decirte que Tú eres nuestro mapa y nuestro guía, el camino que queremos seguir para volver al Padre y a su Reino. No permitas que nos distraigamos ni que nos desorientemos.


PRESENTACIÓN DE UNA CESTA LLENA DE RICAS FRUTAS

(Lo pueden llevar dos niñas de la comunidad y otra tercera hace la ofrenda)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Aquí tienes, Señor, esta cesta repleta de ricas y sabrosas frutas, que te las ofrecemos personalmente, pero también en nombre de toda la comunidad, con el propósito de ser todos nosotros como los buenos y sanos árboles que las han producido. No consientas que nuestras vidas sean estériles. Haznos, por tu abundante gracia, dar frutos de vida cristiana.

Prefacio

(Todos ya de pie, para que el Presidente pronuncie la gran oración de Acción de Gracias, a la que se une toda la Asamblea, diciendo: «TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS AMAS TIERNAMENTE»).

Te damos gracias y te alabamos, Padre de misericordia,
porque nos has elegido entre los hombres y mujeres,
grandes y pequeños, ricos y pobres, cultos e ignorantes,
toda la gente de este mundo,
sin tener en cuenta lo que somos,
sino fiándote sólo de tu corazón y amor misericordioso.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS AMAS TIERNAMENTE".

Así lo has hecho siempre a lo largo de la historia.
Escogiste a tu pueblo, y no era el más poderoso.
Elegiste a Moisés, y no era más que un evadido
y a David que era el más joven
y apenas un pastor de ovejas.
Te fijaste en los profetas,
no por su sabiduría, sino por su fidelidad.
Aceptaste a los pobres de Babilonia,
frente a los que habían acumulado riquezas.
Te pusiste del lado de los macabeos,
cuando sólo se caracterizaban
por la obediencia a tus deseos.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS AMAS TIERNAMENTE".

Elegiste a Juan, que era hijo de una anciana,
como el precursor de tu Hijo Jesucristo.
Y te fijaste en una doncella de Nazaret,
a la que adornaste con tus mejores galas
para ser la Madre de tu Hijo,
que te respondió con su entrega incondicional.
Te hiciste hombre en Jesús de Nazaret,
nacido pobre en un establo de Belén,
que aprendió de un carpintero
a trabajar con sus manos
y recorrió los caminos de Galilea,
sin tener donde reclinar la cabeza.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS AMAS TIERNAMENTE".

En aquellos caminos predicó tu Evangelio
y prefirió a los pobres y a los enfermos,
a las prostitutas, publicanos y extranjeros,
a los niños, a los huérfanos y a las viudas,
a todos aquellos que ya no tenían en quien confiar
y fueron capaces de levantar sus ojos
y descubrir que sólo Tú eras capaz de satisfacer sus sueños.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS AMAS TIERNAMENTE".

Y nos quisiste a todos nosotros, en todos ellos,
sin esperar a cambio otra cosa
que nuestros corazones confiados.
Y fue tan grande tu amor
que no te ahorraste ni siquiera la vida de tu Hijo,
que entregó por nosotros y nuestra vida
hasta el último suspiro y la última gota de su sangre,
para que todos nosotros pudiéramos sentirnos tus hijos.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS AMAS TIERNAMENTE".

Hoy todavía, día a día y momento a momento,
experimentamos las pruebas de tu inmenso amor,
pues no dejas de tu mano a tu Iglesia
y la defiendes ante los mil peligros que la acechan.
A cada uno nos dejas tu Palabra
y nos alimentas con el Cuerpo de tu Hijo,
para que no sintamos nuestra debilidad
y tu propia fuerza se manifieste
por encima de nuestra escasa fortaleza,
y sigas obrando tus maravillas eternas.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE NOS AMAS TIERNAMENTE".

Monición de Despedida

Hermanos: es posible que hayamos perdido la actitud evangélica de la admiración y la alabanza. Es necesario que la recuperemos porque significa un estilo de vida más cercano al de Jesús, donde los brotes de la Buena Nueva son una realidad palpable. Ahora bien, sólo si somos pequeños, si nos dejamos invadir por el Evangelio, sólo si vivimos abiertos a la novedad del Reino que trae Jesús, sólo si sentimos necesidad, sólo si estamos fatigados, estaremos en disposición de descubrir la verdad de las palabras de Jesús. Que el Señor nos enseñe sus caminos a todos. ¡Feliz vivencia de estas actitudes evangélicas durante esta semana!

Reflexión para este día

“Bendito seas, Padre, Señor de cielo y tierra,
porque has revelado los secretos del Reino a la gente sencilla”




Jesús sigue reuniendo y trabajando a su COMUNIDAD. Por eso, también en este domingo, nos habla y propone e, incluso, nos ofrece la posibilidad de encontrar sosiego y paz. Claro que eso pasa por Él.

Y es verdad: HOY el cansancio y el agobio están al orden del día entre nosotros. Son tantas cosas. Nos agobia el trabajo y las responsabilidades que cada día exige de especialización, de mejora, de…; nos agobia -y cómo- el paro con su carga de secuelas; nos agobian los políticos con tanta palabra gastada y con tantas propuestas que no llevan a soluciones reales; e, incluso, nos agobian algunos dirigentes religiosos con tanto legalismo y con actitudes poco evangélicas. Y seguro que hay más cosas que nos agobian. Cada uno podemos completar la lista.

Pues en medio de este ambiente, “suenan a gloria” las palabras de Jesús en el Evangelio de hoy: “Venid a mí los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré”. ¡Tantos creyentes han vivido esta experiencia…! Habrá que intentar vivir esta experiencia, porque de otra forma nos vamos a “morir de cansancio y de agobio”. Él camina con nosotros, está implicado en nuestra marcha; no puede desentenderse. He aquí la cuestión.

Claro que, según el Evangelio de hoy, esto sólo lo entienden y lo aceptan los que son “gente sencilla”: así le ha parecido MEJOR al Padre, nos lo dirá Jesús.

¡Felices los SENCILLOS de CORAZÓN,
porque encontraréis en Él vuestro descanso!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue