Ciclo A - Tiempo Ordinario2 - Domingo 26º - 01 de octubre - Año 2017

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Bienvenidos, hermanos, a esta Eucaristía de la fraternidad.

Hoy se nos propone una reflexión seria y profunda. Y es que somos bastantes los cristianos que terminamos instalándonos cómodamente en nuestra fe sin que nuestra vida se vea afectada lo más mínimo por nuestra relación con Dios. Dios no penetra en nuestra vida familiar o comunitaria, ni en nuestros trabajos, ni en nuestras relaciones sociales. La fe, en muchas ocasiones, ha quedado convertida en una costumbre, en una prudente medida de seguridad…

De ahí que, hermanos, hemos de preguntarnos, con sinceridad, qué significa realmente Dios en nuestro vivir diario. ¿Qué importa el credo que pronuncian nuestros labios, si falta luego en nuestra vida un mínimo esfuerzo de seguimiento sincero a Jesús de Nazaret?

Pidámosle al Señor que nos renueve por dentro, que nos infunda su Espíritu para que nazcamos de nuevo a su vida. Con esta actitud, iniciamos esta celebración.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Ezequiel 18, 25-28

El profeta Ezequiel realiza una reflexión sobre la vida misma y compara la conducta del justo y del malvado. El mensaje del profeta es esperanzador: invita a confiar en la bondad y en el perdón de Dios. Pero, también, empieza a desarrollar la idea de la responsabilidad personal de cada uno; no basta con escudarse en el grupo y no asumir lo que cada uno hace o deja de hacer. Escuchemos su reflexión.


2ª Lectura: Filipenses 2, 1-11

El apóstol Pablo exhorta, a su comunidad de Filipo, a tener entre ellos los mismos sentimientos de Cristo, manteniéndose unánimes y concordes con un mismo amor y un mismo sentir. Éste es el deseo de Dios y al que Jesús fue plenamente fiel, hasta hacerse esclavo y aceptando la misma muerte por amor a sus hermanos. Acogemos su reflexión.


Evangelio: Mateo 21, 28-32

En el relato evangélico, una vez más, Jesús utiliza el lenguaje de las parábolas para enseñar el fondo de la cuestión. Y es que, según él, no basta con decir “sí”; además es necesario realizarlo en la vida. Éste es el mensaje del pasaje de hoy. Y es que el Reino de Dios, según Jesús, necesita de hombres y mujeres que se empeñan en serio en el proyecto que Dios quiere para la humanidad. Escuchamos.

Oración de los fieles

Sabemos que para vivir entregados a lo que Dios quiere, necesitamos que Él mismo inspire nuestra oración y nos dé su fuerza. Pidamos con sencillez.

1.- Por la Iglesia, para que su testimonio de vida sea expresión del proyecto de Dios, no se pierda en palabras vacías y testifique con sus obras a ese Dios de la vida. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Por los políticos, para que sus discursos estén llenos de contenido real; para que sus proyectos busquen una verdadera mejora de nuestra convivencia, más pacífica y más justa. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Para que todos los cristianos vivamos abiertos a las necesidades humanas, sin acaparar ni buscar beneficios injustos; que seamos capaces de compartir lo que somos y tenemos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Por todos los hombres y mujeres que no tiene voz en nuestro mundo, por todos aquellos que no cuentan para nada, para que encuentren personas que trabajen y luchen por sus derechos, personas que sean sus portavoces. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por todos nosotros, para que nuestro testimonio de vida interpele a cuantos se cruzan con nosotros; para que seamos verdadero rostro de Dios para los demás. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE UNA PLANTA

(Conviene que sea una planta que pudiera servir en las ocasiones más especiales de la vida de la Comunidad, por lo que pudiera significar a lo largo del curso. Por tanto, tiene que ser una planta bonita y de interior)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor y Padre nuestro: Tú quisiste sembrar en cada uno de nosotros la SEMILLA de tu vida y del amor; y lo hiciste, especialmente, por medio de Jesús, tu Hijo amado; luego, has cuidado de esa semilla por medio de tantas personas que han influido en nuestra vida. Hoy, nosotros, tu Familia y Comunidad, te presentamos esta PLANTA, hermosa y bonita, como un recuerdo constante de cuanto has hecho en nuestro favor; y de nuestro compromiso -durante este curso que ya hemos iniciado- de cuidar de esta SEMILLA que Tú mismo plantaste en nosotros, que Jesús la ha hecho crecer y que todos nosotros la queremos seguir ofreciendo a los demás. Que así sea.


PRESENTACIÓN DE UNA JARRA DE AGUA

(Conviene que sea una jarra de cristal, para que se pueda ver el agua que contiene. La presenta una persona adulta de la Comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor y Padre nuestro: Jesús nos recuerda en el evangelio que un vaso de agua dado con amor no quedará sin recompensa. Te presento, en nombre de toda la Comunidad, esta jarra de agua, como expresión de tantos gestos de amor y de fraternidad como se viven en nuestro mundo; muchos de estos gestos, son callados y ocultos. Pero también te ofrecemos con esta jarra nuestro compromiso, concreto y generoso, de ser cercanos y solidarios, mujeres y hombres que comparten en la sencillez de la vida. Te pedimos que nos ayudes en esta tarea.


PRESENTACIÓN DEL RECIPIENTE DEL CRISMA BAUTISMAL

(Presenta la ofrenda una persona adulta)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Con el recipiente del crisma bautismal, que hoy te presento, en mi nombre y en nombre de toda la comunidad, Señor, queremos actualizar nuestros compromisos bautismales y de confirmación, de ser tus discípulos y testigos en medio del mundo. No nos dejes ceder a las presiones, a la vergüenza o al miedo. Danos tu fortaleza, que siempre la necesitamos, para vivir intrépidamente, tal como lo han hecho siempre tus mejores testigos.


PRESENTACIÓN DE UN LIBRO DE TEOLOGÍA

(Hace la ofrenda uno de los catequistas de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Yo te traigo, Señor, este libro de teología, de la última reflexión teológica que se ha publicado. Y lo hago convencido de que Tú nos exiges una buena formación de nuestra fe para poder vivirla y testimoniarla en medio del mundo. Sé que la formación continua requiere un esfuerzo y un tiempo, que, en estos momentos, nos son difíciles de encontrar. Sin embargo, ahí tienes mi disponibilidad a formarme, para que mi seguimiento de Jesús, en medio del mundo, sea conforme a lo que Tú hoy me exiges.


UN JOVEN PRESENTA A UN ANCIANO

(Esta ofrenda la presenta un joven comprometido de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Aquí nos tienes, Señor, tan distintos y hasta distantes, al menos en el tiempo. El caso es que nos podemos amar, si logramos entender que nuestras diferencias nos enriquecen y nos permiten ser más cada uno de nosotros. Por otra parte, frente a la fuerza, que yo puedo representar por mi juventud y mis pocos años, está la debilidad del ocaso de la vida. Haz que mis fuerzas, y las de todos nosotros, se pongan al servicio de las debilidades de los demás. No nos hagas insensibles a ellas y motívanos a la solidaridad. La vida, el mundo, la sociedad, la familia, el trabajo, la diversión y el ocio, son los campos para sembrar el amor, del que Tú has llenado nuestros corazones.

Prefacio

(Concluido el canto, todos ya de pie se disponen a participar en la oración de Acción de Gracias que pronuncia el Presidente de la asamblea y en la que participan diciendo: «TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE, CON TU AMOR, NOS HAS REDIMIDO»).

Dios, Padre de bondad y de misericordia,
recibe nuestra alabanza y nuestra acción de gracias,
porque, cuando los hombres te dimos la espalda,
Tú no nos dejaste a la suerte del pecado,
sino que plantaste en nuestros corazones
las fértiles semillas de la esperanza
y llenaste nuestros oídos con tus promesas,
que fuiste alimentando con las palabras de los profetas
y los anhelos y las búsquedas de los pobres.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE, CON TU AMOR, NOS HAS REDIMIDO".

La esperanza, las promesas y las búsquedas
las colmaste en tu Hijo Jesucristo,
que, naciendo de una mujer sencilla,
se olvidó del esplendor de la divinidad,
se hizo como uno cualquiera de nosotros
y se abajó hasta más abajo de lo último,
para que nadie se sintiera excluido de tu amor.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE, CON TU AMOR, NOS HAS REDIMIDO".

En los caminos de Galilea,
Jesucristo, tu Hijo, nos enseñó las exigencias de tu Reino.
Abriste en Él tu corazón, curando a los enfermos,
devolviendo la dignidad a los últimos,
integrando a los que sufrían marginación,
resucitando a los muertos
y devolviendo la esperanza a los pobres,
siempre que fueran capaces de cerrar los ojos
y abrirlos sólo para ver desde tu resplandor;
siempre que dieran la vuelta hasta el forro
de su corazón y de sus vidas,
dispuestos sólo a latir al ritmo de tu corazón.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE, CON TU AMOR, NOS HAS REDIMIDO".

El mismo Jesucristo, con su propia entrega,
nos dio ejemplo de tus exigencias.
Vivió sólo para cumplir tus deseos,
como si tu voluntad fuera su alimento
y tu palabra, el agua que saciara su necesidad.
Y no escatimó nunca ningún esfuerzo
ni midió la longitud de su entrega
ni supo qué era ahorrar para Él su tiempo,
llegando hasta el extremo de dar su vida,
como el gesto definitivo de servicio.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE, CON TU AMOR, NOS HAS REDIMIDO".

Sin embargo, Señor, tú le premiaste
con el Nombre sobre todo nombre
y le hiciste Señor del Universo,
para que, ante Él, toda rodilla se doble
y toda lengua cante, para Él, tus alabanzas
porque le rescataste de las garras de la muerte
y le vestiste en su resurrección de la luz de tu divinidad
para entronizarle después como el Rey de todo,
Señor de la historia y de los hombres,
Hombre-Dios y Dios-Hombre.
A Él la gloria y el honor,
nuestra alabanza e inmensa gratitud.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE, CON TU AMOR, NOS HAS REDIMIDO".

Monición de Despedida

Hermanos: uno de los grandes teólogos y pensadores cristianos de los últimos tiempos, Karl Rahner, solía decir de sí mismo que era un hombre “que esperaba llegar a ser cristiano”. Cuando en cierta ocasión le preguntaba un entrevistador cómo podía hablar así después de más de 50 años dedicados a la investigación teológica, Rahner explicaba que “ser cristiano quiere decir, siempre, estar haciéndose cristiano”. Y, luego, con esa humildad propia de los sabios, le revelaba una oración que solía repetir todos los días: “Dios mío, ayúdame a no contentarme con creer que soy cristiano, sino que haz que llegue a serlo de verdad”.

Hermanos: la fe no es algo que se posee, sino que es UN PROCESO que se vive. Más importante que confesarnos cristianos es esforzarnos por llegar a serlo. La parábola de hoy nos obliga a revisar nuestro cristianismo. ¡Feliz caminar como cristianos!

Reflexión para este día

“Mis ovejas escuchan mi voz,
y yo las conozco, y ellas me siguen”




Como cada domingo, los creyentes nos reunimos en torno a Jesús. Y si tuviéramos que resumir el mensaje que hoy se nos propone, tendríamos que recordar aquel dicho tan popular: “Obras son amores y no buenas razones”. Y es que ésta es la cuestión fundamental de nuestra vida.

La Palabra de Dios en este domingo nos propone la BÚSQUEDA de la COHERENCIA. ¡Tarea difícil donde las haya! De ahí, la necesidad de trabajar constantemente la convergencia entre lo que decimos y nuestra vida de cada día. Esto es, se nos pregunta sobre la CALIDAD de nuestro COMPROMISO; y esto, lógicamente, en favor de nuestra adhesión y compromiso por el Reino.

Y es que no es difícil constatar cómo en tantas ocasiones, nuestro “sí”, de hecho, es un “no”. Y nuestro compromiso bautismal, que debiera expresarse en ese amor a la verdad y en la búsqueda de la voluntad del Padre, queda diluido y sin vigor, porque nuestros “caminos” son distintos a los de Jesús. Lo que realmente agrada a Dios es lo que el apóstol Pablo nos recuerda en la segunda lectura: “Tened entre vosotros los sentimientos propios de Cristo Jesús”. Ésta es la síntesis final de todo nuestro quehacer.

Nos queda tarea; nos queda camino por delante a los cristianos si queremos trabajar, cada día, nuestra coherencia de vida.

¡DICHOSOS quienes acogen la PROPUESTA de JESÚS
y lo intentan cada día!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue