Ciclo A - Tiempo Ordinario2 - Domingo 29º - 22 de octubre - Año 2017

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Hermanos: un domingo más, Dios nos vuelve a reunir para celebrar la Eucaristía con otros hermanos.

A lo largo de los tres últimos domingos, Jesús nos ha presentado diferentes parábolas, para mostrarnos las posibles actitudes ante la novedad del Reino. Hoy nos dirá en el Evangelio: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Jesús se lo dijo a aquellos visitantes capciosos y malintencionados que querían tenderle una trampa. Pero hoy podría decírnoslo a nosotros: no te olvides de dar “a Dios lo que es de Dios”.

Pero sólo desde el encuentro con él, con Jesús y su mensaje, podremos asumir sus propuestas. Asimismo, sólo desde una vivencia profunda, podremos entender y asumir lo que significa y plantea el DOMUND, y que hoy celebramos a lo largo y ancho de tantas comunidades cristianas en el mundo.

En este marco, celebramos hoy nuestra fe y asumimos el compromiso de cuanto ello supone. Iniciamos la celebración.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Isaías 45, 1. 4-6

Escuchamos este relato profético. Dios elige a Ciro (un rey pagano al que parece que nunca “podría” elegir Dios) para que Israel sea liberado de Babilonia. Desde este hecho, el profeta Isaías trata de levantar el ánimo perdido de su pueblo, -frustrado porque no llegaba la liberación-, anunciando que su Dios es el único Dios, que les ha acompañado a través de la historia, que no les ha olvidado y que ahora, de nuevo, va a mostrarles su amor. Acogemos sus palabras.


2ª Lectura: 1 Tesalonicenses 1, 1-5b

En esta lectura, se nos presenta el comienzo de la carta del apóstol Pablo a la comunidad de Tesalónica. El apóstol se centra en la venida definitiva del Reino. Cuando vuelva el Señor triunfará plenamente, pero mientras tanto se debe intensificar la fe, esperanza y caridad, para dar prueba de fortaleza en las dificultades. Escuchamos su exhortación.


Evangelio: Mateo 22, 15-21

Éste es el contexto de este relato evangélico: a Jesús, sus enemigos, tratan de comprometerle para tener de qué acusarle, ya sea de colaborador con el poder romano, o de no respetarlo. Pero Jesús amplía el horizonte de la pregunta: para él lo más valioso es la persona humana y Dios Padre, al que ignoran los supuestos jefes “religiosos” de su pueblo. El Evangelio, pues, tiene unas exigencias concretas con la vida; aquí se nos propone el camino a seguir. Le escuchamos.

Oración de los fieles

Hermanos: desde la confianza de saber que Dios nos ha amado primero, sin que por nuestra parte hayamos merecido su amor, presentamos nuestras súplicas, con nuestras necesidades, las de la Iglesia y el mundo.

1.- Por la Iglesia, para que, con su testimonio, contagie lo único verdaderamente importante: el amor de Dios por cada uno de nosotros y, en especial, por los que menos tienen. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Por los hombres y mujeres con cargos en los gobiernos, para que también ellos recuerden que la ley más importante de todas es el amor; amor que perdona, reconcilia, pacifica. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Por todas las personas que participan de manera directa y comprometida en la tarea evangelizadora de la Iglesia en tantas presencias Misioneras, para que estos días sientan más profundamente la SOLIDARIDAD de las demás comunidades cristianas y de cada uno de nosotros. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Por todos los misioneros y misioneras, sean Sacerdotes, Religiosos, Religiosas o Seglares, para que sientan el gozo de participar en la tarea del mismo Señor Jesús y, a pesar de las dificultades, sigan anunciando la Buena Nueva del Evangelio. Que todos nosotros les ayudemos generosamente en esa inmensa tarea. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por todos nosotros, que hemos conocido el amor que Dios nos tiene, para que toda nuestra vida sea expresión de ese amor y así otros también lo puedan conocer. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



UN MISIONERO DA TESTIMONIO DE SU COMPROMISO

(A poder ser, debería ser un misionero, ya sea Sacerdote, Religioso/a o Seglar; y si pertenece a la comunidad, mejor que mejor. Conviene darle la oportunidad de que presente su labor misionera, si bien sin extenderse en exceso; es mejor organizar un encuentro específico con tal fin. Al terminar puede decir:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Bien sabes, Señor, que a mí me has llamado a dar testimonio de la fe en medio de los que no tienen fe. Bien sabes, Señor, que, a pesar de las muchas dificultades, no me siento sólo, pues noto las manos y el apoyo de toda la comunidad, a la que hago presente, a través de mis palabras y comportamiento. Haz verdaderamente sensibles a todas tus comunidades de su exigencia y misión evangelizadora. Y danos fortaleza a los que predicamos y vivimos el Evangelio fuera de los ámbitos acogedores de las comunidades cristianas.


PRESENTACIÓN DE LA CARTA DE UN MISIONERO/A A LA COMUNIDAD

(Con antelación y para motivar la Jornada del DOMUND, será necesario contactar con la persona, sea Sacerdote, Religioso/a o Seglar; mejor si es conocida por la Comunidad Cristiana concreta. No sería cuestión de leer toda la carta; acaso alguna frase, o presentarla de manera que luego pueda quedar en un lugar accesible donde la gente pueda leerla; por eso, colocarla con letra grande, fijada en una cartulina amplia, etc.)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, al presentarte hoy la CARTA de un miembro de esta comunidad trabajando en una acción misionera y lejos de los suyos y de nosotros, te ofrecemos lo mejor de tantos hombres y mujeres, entregados en favor de los más pobres y necesitados, amando a sus semejantes como Tú mismo los amas. Acepta esta ofrenda agradable y conviértenos, también a nosotros, en testigos de tu amor, aquí, en medio de nuestra cultura y de nuestra sociedad.


OFRENDA DEL TERCER MUNDO

(La puede hacer un joven o, de existir en la comunidad, un miembro de alguna ONG)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: A mí me corresponde, Señor, traerte otro de los sufrimientos que rompe tu corazón de Padre, pues implica a una buena parte de la humanidad. Te ofrezco el hambre, la miseria y el subdesarrollo del Tercer Mundo. También te traigo las semillas de la esperanza de tantas y tantas personas del Primer Mundo, que son sensibles con los problemas de los más pobres del mundo. Que crezcan los que se comprometen en el cambio de la sociedad y del mundo.


PRESENTACIÓN DE UN VOLUNTARIO DE LA COMUNIDAD

(Debiera hacer esta ofrenda uno de los más veteranos voluntarios de la comunidad, precisamente por su testimonio de continuidad en el compromiso)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Bien sabes, Señor, de mi compromiso continuado, durante años, como voluntario que sirve a los demás en tareas sencillas que les hacen más llevadera la existencia. Yo te traigo hoy, Señor, este compromiso mío, que no es fruto de mis fuerzas y mi capacidad, sino de tu gracia. En tus manos pongo tu misma gracia y mi acción de gracias. Espero que Tú sigas manteniendo mis escasas fuerzas. Y con este testimonio (que me ha costado hacerlo en voz alta), confío en que Tú nos hagas comprender a todos la necesidad que tenemos de responder con nuestro compromiso en medio del mundo y de la sociedad a tu Palabra, y que lo hagas de forma continuada, porque, sabemos, Señor, que Tú no esperas de nosotros nada espectacular, sino el trabajo sencillo, eficaz y permanente en favor de los demás.


PRESENTACIÓN DE UN MEDICAMENTO

(Con el envoltorio sería suficiente, para tener el valor de símbolo. Y lo puede presentar alguien relacionado con la sanidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Mira, Señor, yo te traigo un medicamento, porque pensamos que es un buen signo de la misericordia, una de las cualidades fundamentales de un pastor y de un evangelizador. Queremos ser eso: medicina para los otros; bálsamo y aceite que curen las heridas de los demás; mera capacidad de escucha, que alivie y aligere los problemas de los otros. Y lo queremos hacer a imagen de tu Hijo Jesucristo, tal como Él lo hizo antes y lo hace ahora con nosotros.


PRESENTACIÓN DEL GRUPO DE PASTORAL VOCACIONAL O DE ANIMACIÓN MISIONERA

(Sería conveniente que hubiere una representación de dicho grupo y que pudieran presentar, en hoja impresa, su proyecto para este curso. En nombre de todos, una de las personas, presenta:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor y Padre nuestro: Tú nos las LLAMADO a cada uno a vivir con gozo el seguimiento de Jesús, tu Hijo amado, y nos dices que eso es una buena noticia para todos. Gracias, pues, por nuestra VOCACIÓN. Te ofrecemos el proyecto de este grupo de nuestra Comunidad-Parroquia, que trabaja en la animación vocacional y misionera entre nosotros. Te ofrecemos nuestro esfuerzo y nuestras acciones; acéptalas, Padre. Y te pedimos que nunca falten, en nuestras comunidades, personas que asuman el SERVICIO a los demás de forma generosa, y lo hagan animadas por tu misma LLAMADA.

Prefacio

(Todos de pie, se disponen a participar en la oración de Acción de Gracias, que pronuncia el Presidente y en la que participan diciendo: «TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE ILUMINAS NUESTRO CORAZÓN PARA QUE TE RECONOZCAMOS COMO NUESTRO ÚNICO DIOS»).

Te damos gracias, Dios Padre,
porque nos has hecho reconocerte como único Dios,
al que alabamos, confesamos, bendecimos
y cantamos tu gloria, honor y poder,
y proclamamos tu bondad infinita con nosotros,
desde el alba, cuando amanece nuestra vida,
hasta la noche, que se recoge cansada.
Tu mano generosa nos sostiene
y tu gracia nos acompaña
en todas las vicisitudes de nuestra existencia.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE ILUMINAS NUESTRO CORAZÓN PARA QUE TE RECONOZCAMOS COMO NUESTRO ÚNICO DIOS".

En los orígenes de la historia,
Tú creaste a los hombres,
sacándolos del mismo barro de la tierra
y dotándolos de dignidad semejante a la tuya,
pues no en balde los hiciste a tu imagen y semejanza.
Llenaste su corazón de parte de tu ser,
para que así nunca dejara de buscarte
ni se sintiera satisfecho
hasta descansar en Ti.
Abriste su corazón a la mujer,
para que descubriera lo bello de la compañía
y supiera lo agridulce que es el amor.
Lo pusiste en medio de una ciudad,
para que aprendiera la convivencia
y conociera lo que es la solidaridad.
Lo pusiste en medio de un único mundo,
para que lo percibiera como una aldea,
donde ningún pueblo ni ningún hombre
fuera tomado por extraño y extranjero.
Lo hiciste mirar a la naturaleza,
para que, llenando sus ojos de belleza,
descubriera la responsabilidad y el respeto.
Y todo se complicó el día
que los hombres quisieron romper tu amistad
y vivir desde la independencia de su soberbia.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE ILUMINAS NUESTRO CORAZÓN PARA QUE TE RECONOZCAMOS COMO NUESTRO ÚNICO DIOS".

Sin embargo, el pecado ni siquiera borró del hombre
la imagen y semejanza que Tú le imprimiste,
ni rompiste con él definitivamente la amistad.
Le enviaste jueces, reyes y profetas
para marcarle el camino de retorno
y le hablaste al oído de un nuevo tiempo,
un nuevo pueblo, una nueva ciudad,
con nuevas relaciones,
prendidas en la justicia, la verdad y la paz.
Y en la plenitud de los tiempos,
le regalaste a tu Hijo Jesucristo,
la imagen de tu bondad y la figura de tu esencia,
para que ya nunca más los hombres
desfiguráramos tu semejanza
y viéramos en el rostro de los otros,
tu propio y santo rostro.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE ILUMINAS NUESTRO CORAZÓN PARA QUE TE RECONOZCAMOS COMO NUESTRO ÚNICO DIOS".

Sabemos, Señor, de las dificultades
que conlleva el encontrarte en el hombre,
de lo que significa la palabra compromiso,
de la pérdida del confort y la comodidad,
de lo difícil que es estrechar otras manos
y colaborar con otros intereses,
para hacer de esta tierra y de este mundo,
de nuestra sociedad y nuestra ciudad,
la casa donde podamos vivir todos
en justicia, libertad y paz.
R/. "TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE ILUMINAS NUESTRO CORAZÓN PARA QUE TE RECONOZCAMOS COMO NUESTRO ÚNICO DIOS".

Monición de Despedida

Hermanos: estamos concluyendo la Eucaristía. En el Evangelio, Jesús nos ha dicho: “Dad a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”: esto no significa, ni encerrarnos, ni aislarnos, ni crear separaciones; antes bien, nos propone vivir orientados hacia Dios, hacer su voluntad, porque él nos sostiene, nos alimenta y nos da su fortaleza para hacer posible entre nosotros el Reino de Dios. Hacerlo creíble, con el testimonio, allí donde nos encontremos, es el objetivo que se nos plantea. ¡Feliz semana de testimonio evangélico!

Reflexión para este día

“Brilláis como lumbreras del mundo,
mostrando una razón para vivir”




Seguimos el camino de Jesús. Por eso nuevamente en este domingo, nos reunimos para la celebración de nuestra fe, y en ella renovamos el ánimo y la esperanza. Ése es el sentido de la Eucaristía, memorial del Señor Jesús: la entrega de Jesús nos compromete con su causa, con el fin de llevarla a las personas de nuestro entorno.

En este domingo, la Palabra de Dios, una vez más, nos va a poner las cosas en su sitio y está claro que los derroteros de Dios son diferentes de los nuestros. Nos dirá que para Dios las fronteras no existen. Así, le importa poco que Ciro sea un rey pagano y no perteneciente al pueblo elegido; Dios se servirá de él para llevar adelante su plan de salvación (primera lectura).

Y ante las autoridades de su pueblo, Jesús vuelve a mostrarse claro y contundente. De nuevo es “puesto a prueba” con el fin de acusarle y comprometerle, pero será una ocasión para poner las cosas en su sitio y enseñarnos los CAMINOS de DIOS, que -según Jesús- es lo fundamental.

¿Qué es “lo que Dios quiere”, hoy y aquí, para nosotros? ¿Qué debemos “darle”? La conclusión es clara: para saber lo que Dios quiere para nosotros, tendremos que FIJARNOS en JESÚS mismo, en su estilo de vida, en sus formas de ver la vida y de entenderla, en la forma peculiar de vivir la relación con Dios y con los demás. He aquí lo fundamental según su propuesta y que nos resulta una lección difícil de aprender.

¡Dichosos quienes BUSCAN los CAMINOS de Dios:
porque vivirán la VIDA EN PLENITUD!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue