Ciclo A - Tiempo Ordinario2 - Domingo 30º - 29 de octubre - Año 2017

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Hermanos: sed bienvenidos a esta Eucaristía, al encuentro con el Señor Jesús que, lleno de gozo, comparte la Mesa y la Palabra con nosotros.

La Palabra que hoy nos dirige el Señor es clara y contundente: lo único que cuenta es el amor. El amor a Dios se manifiesta en la entrega a las personas, al prójimo, al pobre. Lo que le agrada a Dios no es el mero cumplimiento de unas normas o leyes, sino que el hombre viva. Amar a Dios significa, por tanto, ser fuente de vida para los demás y en especial para aquellos que viven sin lo más básico y necesario.

Sólo desde una vivencia profunda de esta propuesta evangélica, podremos entender y asumir lo que significa el seguimiento del Maestro de Nazaret y lo que aporta a nuestras vidas.

Hermanos: vamos a dar comienzo a esta celebración. Que el Señor nos despierte el corazón y nos convierta por dentro haciéndonos instrumentos de su Amor.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Éxodo 22, 21-27

El autor sagrado recuerda que es necesario cuidar las relaciones humanas, porque ésa es la forma de aceptar a Dios, quien ha creado su obra predilecta: el hombre. De ahí que acoger al extranjero, consolar a la viuda y al huérfano, ser generoso con el pobre, dar sin exigir... es todo un estilo de ser y de vivir. En definitiva, se trata de vivir desde el mandamiento del amor que luego el evangelio lo propone como norma suprema. Escuchamos esta reflexión.


2ª Lectura: 1 Tesalonicenses 1, 5c-10

El apóstol Pablo recuerda a los cristianos de Tesalónica los inicios de su fe, cuando entre dificultades, acogieron la Palabra y abandonaron los ídolos y aceptaron al verdadero Dios. Los tesalonicenses siguieron el ejemplo del Señor Jesús y de Pablo. El apóstol desea que sigan siendo modelos de fe y de amor, para que la Palabra continúe siendo anunciada. Escuchamos.


Evangelio: Mateo 22, 34-40

En el relato evangélico, Jesús resuelve la polémica teórica que existía entre los judíos. Discutían cuál es el mandamiento principal de la Ley. El Maestro responde a los fariseos, diciendo que el amor a Dios y el prójimo son tan semejantes entre sí que se reducen a un solo precepto. Así queda zanjada la cuestión. Ahora toca hacerla realidad y vida. Le escuchamos.

Oración de los fieles

Hermanos: Sabemos que, para vivir entregados a lo que Dios quiere, necesitamos que Él mismo inspire nuestra oración y nos dé su fuerza. Pidamos con sencillez.

1.- Por la Iglesia, para que siempre defienda la dignidad de la persona humana, denunciando la injusticia que hunde a tantos en el abandono y la miseria. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Por los gobernantes de las naciones, para que busquen siempre el bien común; que la justicia y la solidaridad sea prioritario en sus proyectos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Por todos los cristianos, para que sepamos dar razón de nuestra esperanza en medio de la sociedad, aunque vayamos contracorriente. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Por los que sufren por cualquier motivo, para que encuentren en su camino personas que les ayuden a descansar, a luchar, a llenarse de paz y esperanza. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por nuestras Comunidades, para que renovados en el ánimo y en la esperanza, trabajemos por los que más sufren en nuestro entorno. Haznos, Señor, cercanos a todos ellos y acogedores. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE UNAS MANOS VACÍAS

(Un adulto de la comunidad se acerca al presbiterio y hace el gesto de poner las manos como un cuenco, a continuación dice:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Mira, Señor, estas manos vacías que te presento; son el signo de mi persona, y de mi situación y actitud personales. Están vacías porque no he hecho nada que merezca la pena. Si algo de bueno hay en mi hacer, te lo debo a Ti que obras en mí maravillas. Pero están también vacías porque esperan ser llenadas por Ti y tu amor. Así, me ofrezco hoy, Señor, y nos ofrecemos todos a Ti. Danos, sin embargo, fuerzas para que, una vez que nos hayas regalado tu amor, nosotros seamos capaces de darlo y multiplicarlo entre los demás. No permitas que se endurezca nuestro corazón. Haznos sensibles a las muchas dificultades y problemas que viven los hombres de hoy. Y no dejes que nos escondamos a la hora de amar a los otros y cambiar las condiciones del mundo y de la sociedad, tras la disculpa blasfema de que tenemos las manos vacías y nada podemos hacer.


PRESENTACIÓN DE NUESTRAS RENUNCIAS

(Hoy haremos una multiofrenda de los principales obstáculos que nos frenan al seguimiento radical de Jesucristo. Cada persona hace la presentación de cada elemento. Sólo al final de esta especie de procesión, una persona hará la ofrenda de todas ellas. Podrían ser las siguientes: 1. Unas monedas. 2. Una joya. 3. Un resumen de la Bolsa publicado por un periódico. 4. Un teléfono móvil)

PRESENTACIÓN

* El dinero: Yo te traigo, Señor, esas monedas, símbolo de nuestras luchas diarias, económicas, laborales y sindicales, que llenan nuestras vidas y nuestros corazones, y no sólo los individuales sino también los de nuestras familias, de la obsesión por ganar más y consumir más.

* El afán de poseer: al ofrecerte esta joya, Señor, yo te entrego nuestro afán insaciable de poseer. Es como la droga del corazón del hombre, que le hace vivir insatisfecho siempre con lo que tiene e intranquilo por no perder lo acumulado.

* El afán de producir: con ese resumen publicado por un periódico de los movimientos de la Bolsa, lo que yo te traigo, Señor, es el desasosiego por producir y rentabilizar las producciones. Mueve no sólo a las personas e instituciones, sino también a las naciones, que viven mirándose sólo al reflejo de esos movimientos y ocupados sólo de la economía y no de los hombres, de su realización, felicidad y progreso.

* El afán de poder: no he encontrado otro símbolo mejor, Señor, que este teléfono móvil, una de las principales armas que tienen los ejecutivos actuales. Con él te ofrezco el afán de dominio y de poder sobre los otros, auténtico termómetro del triunfador actual, aunque para su realización no les importen ni los medios ni los fines para dominar a los otros.

(Concluida la presentación, se acerca otro miembro de la comunidad y hace la ofrenda, diciendo:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, te hemos presentado unas monedas, una joya, un resumen de los movimientos de la Bolsa y un teléfono móvil; son símbolos, y muy actuales, de nuestras dependencias y obstáculos para nuestro seguimiento de Jesucristo. Nos atan de tal manera el corazón, que ponen en entredicho el señorío de tu Hijo sobre nosotros. Por eso, hoy te queremos decir que estamos dispuestos, individual y comunitariamente, a prescindir de ellos o, si quieres, a utilizarlos, porque son meros medios, para poner de manifiesto nuestro amor a Ti y nuestro amor, solidaridad y servicio a los hombres.


PRESENTACIÓN DE UN RECIPIENTE LLENO DE SAL

(Esta ofrenda la puede hacer un militante de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo, y lo hago en nombre personal, de todos los militantes y de la propia comunidad, este recipiente lleno de sal, como símbolo de nuestra presencia evangelizadora y transformadora del mundo. Al igual que tantos testigos, a lo largo de los tiempos, han evangelizado a los distintos pueblos, nosotros queremos ser presencia misionera en este mundo, a pesar de las muchas dificultades con las que nos encontramos. Danos, sin embargo, tu gracia, porque sin ella nuestra sal se vuelve insípida.


PRESENTACIÓN DE LAS VELAS

(Dos jóvenes de la comunidad llevan las velas que, situadas sobre la mesa del altar, van a iluminar a la comunidad. Uno o una de ellos es quien hace la ofrenda)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, nosotros te hemos traído estas dos velas que van a iluminar nuestra asamblea, como el símbolo de la fe que profesamos cada uno de nosotros en tu Hijo Jesucristo. Tú mismo has encendido esa fe en cada uno de nosotros como don de tu Espíritu y como un regalo que nos has dado generosamente. Nosotros, hoy, además de agradecértela, queremos empeñar nuestra palabra y compromiso, pues, por la fe en Jesucristo, reconocemos que nuestras personas y nuestras vidas tienen un sentido nuevo, y lo queremos también ofrecerlo a los demás.


PRESENTACIÓN DEL GRUPO DE CATEQUESIS

(Conviene que haya una representación amplia de la actividad catequética, sea de niños, de adolescentes o de jóvenes. Sería bueno “algo” (hoja impresa, cartel grande para colocar en el templo…) que recoja el proyecto catequético de este curso. Una persona, en nombre de todos, presenta:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Dios y Padre nuestro: nos presentamos ante Ti y ante tu Comunidad el grupo de CATEQUISTAS. Nosotros/as sabemos, Padre, que compartimos con Jesús mismo la MISIÓN de anunciar la Buena Noticia de tu Reino. Nos sentimos orgullosos de esta tarea. Pero Tú, Padre, sabes cuán difícil es hoy en día transmitir esos valores a nuestros niños, adolescentes y jóvenes. De ahí que, además de ofrecerte nuestro esfuerzo y entrega, te pidamos que nos des un pedazo del Espíritu de Jesús para que, cada día más, lo hagamos como Él mismo lo hacía. Te lo pedimos.

Prefacio

(Concluido el canto del Ofertorio, todos se ponen de pie y el Presidente inicia la gran oración de Acción de Gracias, en la que participan diciendo: «GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ NOS HAS AMADO PRIMERO»).

Dios misericordioso, Padre eterno,
te alabamos, te bendecimos y te damos gracias,
porque, en tu infinita bondad,
no sólo nos has amado primero,
sino que nos has mantenido tu amor
con inquebrantable fidelidad,
dándonos ejemplo de que ser es amar
y de que la vida no merece la pena ser vivida
si no está repleta de amor
que se difunde y llega hasta los demás.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ NOS HAS AMADO PRIMERO".

En los orígenes de los tiempos
creaste al hombre a tu semejanza
y lo dotaste de un corazón capacitado para el amor.
Aun cuando el hombre rompió tu amistad
y cerró sus entrañas por egoísmo,
Tú seguiste siendo fiel a los principios
y nos diste pruebas sobradas de tu amor,
siendo nuestro refugio ante las dificultades,
la alegría en los momentos de triunfo,
la esperanza cuando se cerraba el horizonte
y la gracia de tu presencia cuando te dábamos la espalda.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ NOS HAS AMADO PRIMERO".

Para que no tuviéramos ninguna duda
ni ninguna nube ensombreciera tu amor,
te hiciste hombre en tu Hijo Jesucristo,
hombre pequeño como un cualquiera,
para que nadie se escapara de tu corazón.
Él nos enseñó aún más qué es el amor,
recorriendo los caminos de Galilea,
diciéndonos tu Palabra, como Buena Noticia,
y llegando hasta el extremo
de no ahorrarse ni siquiera el último suspiro,
para que supiéramos que amar es entregar la vida
y que no hay amor más grande
que el de aquél que da la vida por los amigos.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ NOS HAS AMADO PRIMERO".

Sin embargo, no conforme con esto,
hiciste de nuestros corazones tu mismo templo,
y nos diste al Espíritu Santo,
el que más sabe de amor en vuestra comunidad de amor.
Tu Espíritu nos ha reunido en la Iglesia,
y nos mantiene unidos,
a pesar de lo difícil que es la convivencia
y de que nosotros nos empeñamos en romper la unidad.
Tu Espíritu nos pone cara a cara, los unos a los otros,
para que reconociendo tu rostro,
no nos dejemos de amar de verdad
y calentemos continuamente el ámbito de la fraternidad.
Tu Espíritu, Señor, nos fortalece,
en los avatares de la vida y del mundo,
para amarte a Ti amando a los demás
y, de forma preferente, a los últimos, tus preferidos.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ NOS HAS AMADO PRIMERO".

No consientas, Señor, que se apague
en nuestras manos tu amor;
no dejes que se hiele nuestro corazón,
y nos volvamos opacos ante los demás,
sino que descubran que nuestro mandamiento es el amor
y el ser cristianos es vivir la fraternidad.
Bien sabes, Señor, lo necesitado que está nuestro mundo
de ese amor y de la fuerza de la fraternidad.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ NOS HAS AMADO PRIMERO".

Monición de Despedida

Hermanos: hemos celebrado al Señor Jesús y hemos aceptado lo que él mismo nos propone. De ahí que optar por Jesús, cumplir el mandamiento principal es unir inseparablemente y PARA SIEMPRE el amor a Dios y el amor a los demás. Amarlos como a uno mismo, con todo el corazón, con toda el alma y con todo el ser, es la GRAN PROPUESTA de Jesús para sus seguidores. También para nosotros. El dilema ya lo tenemos planteado. ¿Cuál será mi respuesta? ¡Feliz semana de testimonio evangélico!

Reflexión para este día

“El que me ama guardará mi palabra,
y mi Padre lo amará, y vendremos a él”




La Comunidad de Jesús sigue siendo convocada en torno a la mesa de la Palabra y de la Eucaristía. Y es que el Maestro no cede en su empeño de construir su Comunidad con aquellos que han entendido y quieren vivir su propuesta, la que nos ofrece en nombre de Dios mismo.

La propuesta de Dios, que Jesús nos ofrece, no es difícil de entender. Se puede formular así: Dios es amor. Él nos ama, quiere que le amemos y confiemos plenamente en Él; desea que le abramos el corazón y seamos así hijos suyos. Y Él nos comprende cuando le hablamos; nos tolera cuando erramos; Él nos anima cuando estamos desilusionados; Él nos sonríe cuando estamos tristes.

Pero, quiere también que amemos al hermano. Y aquí se nos complican las cosas. Nos cuesta amar al arrogante y mentiroso; al que habla mal de mí; al que no soporta mis defectos; al que dice siempre lo contrario de lo que decimos; al que está cercano y nos desprecia; al que... Nos cuesta mucho amar al prójimo.

El mensaje de este domingo camina por estos derroteros. De polémicas estériles y teóricas, Jesús pasa a la realidad de cada día, la de la convivencia. Y es que el “amor de Dios” y el “amor a Dios”, tiene un rostro concreto y que no podemos eludir: el AMOR AL PRÓJIMO, al próximo. Lo que no pasa por ahí, es engañarse. Así de claro y contundente. “El que tenga oídos para oír, que oiga”.

¡Dichoso el que guarda su PALABRA,
porque tendrá la LUZ de la VIDA!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue