Ciclo A - Tiempo Ordinario2 - TODOS LOS SANTOS - 01 de noviembre - Año 2017

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Hermanos: hoy es un día de fiesta y de alegría para todos. Vamos a celebrar, con gozo, la Eucaristía en compañía de otros creyentes.

En este día de TODOS LOS SANTOS, unidos a toda la Iglesia, celebramos no sólo la grandeza de nuestro Dios, sino también la grandeza de tantos hombres y mujeres que han vivido entregados a los demás, siguiendo a Jesucristo, y que son para nosotros modelo de entrega y de servicio.

A todos ellos, conocidos o no, que gozan ya del amor pleno del Padre, honramos y celebramos en esta festividad. Dios Padre -el único santo y origen de santidad- nos da su Espíritu para que lo consigamos. Jesús, nos ofrece un “programa de vida” en las BIENAVENTURANZAS. Un camino a seguir.

Iniciemos este encuentro de fe.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Apocalipsis 7, 2-4. 9-14

El autor del libro del Apocalipsis nos relata la visión del cielo: no podemos explicarlo ni describirlo, pero las palabras llenas de esperanza del vidente nos aseguran ese futuro junto a Dios, ese sueño realizado de vida eterna, que es centro y esencia de nuestra fe. Lo acogemos con sencillez de corazón.


2ª Lectura: 1 Juan 3, 1-3

Según el apóstol, por el bautismo somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que seremos; hijos no por nuestros méritos, sino por iniciativa del Padre, por puro don, llamados a vivir junto a Él. Hermoso el regalo que nos ofrece el “discípulo amado” en esta reflexión.


Evangelio: Mateo 5, 1-12a

En el relato evangélico, el PROGRAMA de VIDA que Jesús propone, supone unas actitudes y un estilo determinados de comportamiento. Y la experiencia de vida nos muestra a personas que, tratando de vivir la propuesta de Jesús, son felices y, además, son más humanas; son un testimonio creíble y verdadero de que es posible caminar desde esas claves de vida. Escuchemos con un corazón abierto y sincero.

Oración de los fieles

Dios-Padre siempre acoge nuestra oración, y está dispuesto a darnos todo lo mejor. Por eso, ahora oramos por todas las necesidades.

1.- Por la Iglesia, para que muestre ante el mundo cuál es el camino que nos lleva a alcanzar la verdadera felicidad que todos buscamos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Por todos los cristianos, para que desarrollemos nuestras capacidades, y estemos dispuestos a ponerlas al servicio del bien común, al servicio de una sociedad más justa, solidaria y tolerante. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Por cuantos son víctimas de la pobreza, la injusticia, la marginación social o la enfermedad, para que encuentren en nosotros la solidaridad y la acogida que precisan. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Por todos los cristianos, que hacen presente al Señor en los ambientes más difíciles de nuestra sociedad, para que no sientan el desánimo ni la tentación de acomodarse. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- En este día, recordamos, de manera especial, a todos nuestros DIFUNTOS: familiares, amigos y conocidos; que la fuerza de la resurrección de Jesús les llene de la vida y de la felicidad que deseamos y soñamos en lo más profundo de nuestro corazón. ROGUEMOS AL SEÑOR.

6.- Por nuestra Comunidad, reunida hoy para festejar a todos los Santos, para que no nos conformemos con la mediocridad, sino que con la ayuda de los santos, seamos capaces de seguir el camino de las Bienaventuranzas. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

Nota: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

Por favor: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE UN CENTRO FLORAL

(Puede hacer esta ofrenda uno de los jóvenes de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor y Padre nuestro: hoy te traemos este centro de flores que va a decorar la mesa del altar. Es símbolo, por una parte, del olor que Tú impregnas en cada uno de nosotros con la elección o la vocación que nos regalas; pero, por otra parte, es también el símbolo del compromiso, vivido en medio del mundo con generosidad y entrega, por tantos hombres y mujeres TESTIGOS, a quienes llamamos “santos” y “santas”; su vida es agradable a tu corazón de Padre amante. Hoy te lo ofrecemos como un signo de alabanza por tanta bondad sembrada y creada por estos hombres y mujeres, y de agradecimiento por poderlo celebrar con gozo.


PRESENTACIÓN DE UN RECIPIENTE CON LEVADURA

(Debe hacer la ofrenda un militante de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor y Padre nuestro, yo te traigo este pequeño recipiente lleno de levadura, una sustancia capaz de transformar una gran cantidad de masa. Y lo hago en nombre de los cristianos militantes en esa lucha por crear una sociedad más humana, más igualitaria y más solidaria; esto es, más justa y para todos. Muchos llamados “santos” y “santas” han sido un maravilloso ejemplo de ese compromiso. Te volvemos a ofrecer sus vidas. Haznos a nosotros con capacidad de entrega y de servicio para seguir adelante en esa causa.


PRESENTACIÓN DE CARTELES (o diapositivas) DE MÁRTIRES DE HOY

(Se presentan unos carteles o unas diapositivas de personas o líderes ¿actuales? que han luchado y luchan a favor de la justicia y de la paz)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor y Padre nuestro: en esta fiesta de Todos los Santos, ponemos sobre la mesa del altar las luchas de la humanidad hoy: la pobreza, el hambre, la paz…; y, también, la lucha constante y generosa de tantos hombres y mujeres para su erradicación y desaparición. Te pedimos que unas su ofrenda a la de tu Hijo Jesucristo, el único sacrificio que te es agradable; acéptala como hiciste con la muerte de Jesús. Y, también, llena nuestros corazones de deseos de libertad y comprométenos en su lucha; arrebátanos nuestros conformismos y comodidades; anímanos y danos tu gracia para convertirnos realmente y dar frutos concretos de tu amor.


PRESENTACIÓN DEL INCIENSO

(Lo puede hacer cualquier persona adulta. Lleva la naveta y, al llegar al altar, toma una buena cantidad de incienso, que deposita sobre las brasas del incensario. Hay que tener en cuenta que los signos han de tener consistencia. Por eso, si queremos que humee y aromatice el lugar de la celebración, hay que depositar una cantidad suficiente de incienso. Luego, dice:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor Jesús: un día, los Magos de Oriente, te ofrecieron incienso cuando te encontraron en Belén, porque tu vida iba a ser de un olor agradable para toda la humanidad. Hoy queremos que este incienso ambiente este lugar de celebración, para que uniendo a tu ofrenda la de tantos “santos y santas” y también la nuestra, nuestro mundo sienta y descubra que el DON de la fe es algo positivo para caminar por la vida y nosotros nos empeñemos en hacerlo realidad.


PRESENTACIÓN DE UN CIRIO PASCUAL

(Lo puede traer, encendido ya, el mismo Presidente de la Asamblea. Colocado el Cirio en un lugar destacado del templo, realiza la motivación)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Hoy te presentamos, Señor y Padre nuestro, este CIRIO pascual, símbolo de lo mejor que ha ocurrido en nuestra historia: la resurrección de Jesús. Este Cirio ha estado presente en los funerales y despedidas que hemos llevado a cabo de nuestros seres queridos. Hoy te volvemos a presentarlo, expresando así nuestro deseo de paz y de felicidad para cada uno y cada una de nuestros difuntos, a quienes, de forma muy especial, tu comunidad y tu Iglesia estos días recuerda. Acepta, también, la ofrenda de sus vidas.

Prefacio

(Tras la ofrenda, el presidente inicia la oración de Acción de Gracias, en la que participa la Comunidad: «A QUIENES HAS ALIVIADO DE SUS PENAS, HOY TE DAN GRACIAS, SEÑOR»).

Te damos gracias, te alabamos y te bendecimos,
Dios Padre de todos los hombres y mujeres,
que nos has adornado con toda clase de bienes
y, por la muerte y resurrección de tu Hijo,
nos has hecho partícipes de su filiación
y herederos, con Él, de tu Reino.
Gracias, Padre, porque así te ha parecido bien,
a pesar de que las personas y el mundo,
cerrados en su propio orgullo por el pecado,
no te quieran reconocer como Señor del Universo,
quien dirige con mano poderosa la historia,
y el único Dios y Padre de todos.
R/. "A QUIENES HAS ALIVIADO DE SUS PENAS, HOY TE DAN GRACIAS, SEÑOR".

Tanto fue tu amor por nosotros,
que no dudaste en entregar hasta la muerte a tu Hijo
y aceptaste la ofrenda de su vida,
siempre fiel y obediente a tu voluntad,
como perdón definitivo de nuestras culpas.
Durante su vida y por los caminos de Galilea,
predicó a todos los hombres y mujeres la salvación
y nos llenó los corazones de esperanza,
si éramos capaces de seguir en fidelidad tu Buena Noticia,
que resumió en las Bienaventuranzas.
Desde entonces, un río sin fin de hombres y mujeres,
fieles al mensaje del Evangelio,
gozan de tu visión cara a cara en tu Reino
y, con los ángeles, cantan eternamente tu alabanza.
R/. "A QUIENES HAS ALIVIADO DE SUS PENAS, HOY TE DAN GRACIAS, SEÑOR".

Esa muchedumbre de santos anónimos, tus hijos predilectos,
que comparten ya tu vida en plenitud,
es para nosotros garantía de nuestra esperanza,
pues gente tan sencilla muestra a las claras
la grandeza de tu misericordia.
Ellos también, Señor, y por ello te damos gracias,
interceden ante Ti por nosotros,
que aún peregrinamos en este mundo,
en medio de tantas dificultades,
para que sea más evidente en nuestra debilidad
tu inmensa grandeza, que obra maravillas.
R/. "A QUIENES HAS ALIVIADO DE SUS PENAS, HOY TE DAN GRACIAS, SEÑOR".

Hoy, Señor, lo festejamos en esta celebración.
Notamos tu cercanía y asistencia desde el cielo,
vivimos la proximidad de la fraternidad
y nos animamos a emprender con entusiasmo
la tarea de transformar esta tierra,
para que sea tu casa y la de tu familia.
Mientras tanto, no sin dificultades, por el pecado,
vivimos el espíritu de las Bienaventuranzas,
en las que redujo tu Hijo su seguimiento.
Danos un corazón tan sencillo como el de los niños
para perseguir, como un ideal, la pobreza,
para trabajar a favor de la justicia,
sembrar por doquier la paz,
ser transparentes de verdad,
a pesar de que sea para muchos motivo de escándalo.
No nos permitas desfallecer en el intento,
al mostrarnos, siquiera por una rendija, tu Reino.
R/. "A QUIENES HAS ALIVIADO DE SUS PENAS, HOY TE DAN GRACIAS, SEÑOR".

Monición de Despedida

Hermanos: la celebración de hoy nos ha acercado a la fuente de la santidad. Ojalá, al volver a nuestra vida de familia y de trabajo, salgamos dispuestos a vivir con radicalidad, según el espíritu de las BIENAVENTURANZAS. Que el recuerdo de nuestros familiares difuntos no nos suma en el dolor y el desencanto, sino en la esperanza de compartir con ellos el Reino de Dios. ¡Feliz día de fiesta y de alegría!

Reflexión para este día

“Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados,
y yo os aliviaré”




Hoy es un día hermoso; es una gran fiesta para la Comunidad Cristiana. Hoy nos atrevemos a celebrar TODOS LOS SANTOS. Esto puede “sonar a raro”, pero resulta que es como la fiesta de una GRAN FAMILIA. Así, como suena. Hoy, la Comunidad Cristiana reúne a todos aquellos peregrinos -hombres y mujeres- que han hecho el CAMINO del EVANGELIO. Esto significa “ser santo”. ¡Casi nada…!

Es importante proclamar estas cosas porque, por desgracia, -muchas veces en nuestra sociedad-, se piensa que los Santos son “gente rara y extravagante”. ¡Claro que vistos desde hoy…! Sus “formas” no serán las más válidas, pero sí SU MENSAJE. Estos hombres y mujeres caminaron con la “extraña lógica” del Evangelio; o si se prefiere, la lógica de las BIENAVENTURANZAS.

Su CARNET DE IDENTIDAD: han escogido ser pobres por el Reino; han sido sufridos y han sabido llorar; han sido misericordiosos, humildes, limpios de corazón, o pacíficos; han tenido hambre y sed de justicia… He aquí su IDENTIDAD (éste es el mensaje del Evangelio de hoy).

¡FELICIDADES a TODOS!
¡Hoy es nuestra fiesta, la de los SEGUIDORES de Jesús!
ZORIONAK!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue