Ciclo A - Tiempo Ordinario2 - Domingo 31º - 05 de noviembre - Año 2017

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Bienvenidos, hermanos, a este encuentro festivo. Como cada domingo, el Señor nos reúne, como hijos de una misma familia, alrededor de su altar, para escuchar su Palabra y participar en la Eucaristía, el pan partido para todos.

El Evangelio, HOY, nos va a proponer algo muy claro: “El primero entre vosotros será vuestro servidor”, y debemos preguntarnos cómo sería la Iglesia y la sociedad si entre todos hiciéramos un poco más para vivir así, porque seguramente habría bastante más de fraternidad y menos de vanagloria y de deseo de destacar. Es muy posible que, a veces, la imagen que damos sea que nos gusta más mandar que servir; más figurar que pasar por uno de tantos.

Estas palabras del Evangelio están destinadas a cada uno de nosotros, para que les demos vida. Hemos recibido la fe, que quiere ser luz para las personas, porque Dios nos quiere activos y entregados, cercanos y solidarios, alegres y generosos, llevando esperanza a todos los hombres.

Que esta celebración nos ayude a descubrir al Dios-Padre, que nos propone a Jesús como el camino a seguir. Comenzamos.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Malaquías 1, 14b – 2, 2b. 8-10

El profeta Malaquías escribe este texto hacia el año 460 antes de Cristo, tras el regreso del pueblo de Israel del exilio; y es que esta vuelta del destierro no resultó tan grandiosa como se pensaba. De hecho, el profeta lanza una dura acusación contra la casta sacerdotal de Israel, que no cumple su misión, sino que utilizan su condición para ser los grandes, para obtener beneficios de todo tipo. El culto que dirigen a Dios es un culto indigno, pues se hace con el deseo de obtener ventajas. Reflexión seria y válida, también, para nuestros días.


2ª Lectura: 1 Tesalonicenses 2, 7b-9. 13

Seguimos escuchando al apóstol Pablo en su carta a la comunidad de Tesalónica. Él les recuerda su ejemplo y su modo de comportase entre ellos, y la acogida y la respuesta que ellos dieron a aquella primera predicación. Su modo de ser apóstol contrastaba con los filósofos del entorno y es que Pablo, siguiendo el ejemplo del Maestro, lo dio todo por el Evangelio. Todo un modelo para todo seguidor de Jesús de Nazaret. Escuchamos este testimonio.


Evangelio: Mateo 23, 1-11

En el relato evangélico, que vamos a proclamar, se nos propone algo impresionante: los discípulos de Jesús están llamados a adoptar posturas contrarias a las practicadas por los representantes del judaísmo oficial, ya que se apartan de la voluntad de Dios y de las condiciones humanas más elementales. Los discípulos encuentran su grandeza en SERVIR, entregándose con solicitud fraterna a los demás. Practicando el servicio con actitud humilde, se convierten en genuinos seguidores de su Maestro Acogemos de corazón la propuesta.

Oración de los fieles

Sabemos que para vivir entregados a lo que Dios quiere necesitamos que Él mismo inspire nuestra oración y nos dé su fuerza. Pidamos con sencillez.

1.- Para que la Iglesia sea experta en humanidad, al contar en ella más las personas, sus alegrías y tristezas, que los grandes proyectos y las estructuras que pueden ahogar el servicio a los demás. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Para que todos los cristianos tengamos los sentimientos de Jesús: de cercanía, de misericordia, de acogida a las personas, y seamos servidores de aquellos a quienes nadie quiere ni sirve. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Para que la PAZ sea posible en cada uno de nosotros, en nuestro pueblo, y en el mundo, para que los gobernantes primen más el diálogo, la tolerancia y los caminos nuevos que nos lleven a la paz. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Para que todos tengamos en cuenta a los enfermos, a los parados, a los inmigrantes, a los ancianos, a los que nada tienen, para que nuestro compromiso y nuestra voz sea escuchada en favor de todos ellos5.- Para que nuestra Comunidad Parroquial sea fraterna y comprometida, cercana y acogedora, sea solidaria y busque el bien de todas las personas. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE UN CAYADO O UN BASTÓN

(Esta ofrenda la puede hacer el mismo Presidente o quien dirige el Consejo Pastoral)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo hoy este bastón. Es el símbolo de la autoridad. Con él te quiero ofrecer mi disponibilidad de servicio, porque, como discípulo del Buen Pastor, sé que la única autoridad existente en tu familia es la de la entrega y el servicio incondicional. Dame fuerzas para crecer en mi capacidad de solicitud. En nombre del resto de la comunidad, te ofrezco también su disponibilidad de servicio, pues bien sabemos que somos pastores unos de otros. Trenza entre todos nosotros esa red del amor y la caridad.


PRESENTACIÓN DE UN CUADERNO

(Puede hacer esta ofrenda uno de los adultos de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo hoy este cuaderno, que es símbolo de ese diario íntimo y secreto que escriben algunas personas y que, sin embargo, Tú conoces bien, porque a Ti no se te oculta nada. Con él yo te ofrezco las dudas que tengo y que me impiden no decidirme entre el seguimiento radical de tu Hijo Jesucristo o el acomodamiento de la fe. Hoy te quiero ofrecer mis buenos deseos de ser un fiel discípulo de Cristo, pero te pido que Tú me des la fortaleza que necesito.


PRESENTACIÓN DE UN VASO CON ACEITE

(Con este vaso de aceite y presentado por un miembro del grupo de Cáritas parroquial o una persona que se ocupe de atender las necesidades de los otros, lo que queremos expresar es la responsabilidad de transformar el mundo a través del amor)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Yo te traigo hoy este vaso con aceite. Es símbolo de nuestro compromiso por curar las heridas de este mundo, víctima y distorsionado por el egoísmo de los hombres. Queremos, Señor, que allí donde hay una necesidad, estemos tus discípulos, para luchar por hacer de este mundo y de los hombres un reflejo de la gloria que has concedido a tu Hijo amado.


PRESENTACIÓN DE UN INSTRUMENTO DE ALBAÑILERÍA

(No sólo hay que luchar por cambiar las situaciones personales, porque, si sólo se hiciera eso, se podría incurrir en un grave pecado de conformismo, de ahí que, al presentar ese instrumento de albañilería, por alguien de la comunidad comprometido en la lucha social o sindical, lo que queremos expresar es el necesario compromiso por transformar las estructuras e instituciones de este mundo y de esta sociedad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo hoy este instrumento de albañilería, símbolo de nuestro compromiso por la transformación de las estructuras de este mundo. Ellas son víctimas de nuestros pecados y del egoísmo que invade los corazones de los hombres. Si no las atacamos, todo seguirá igual, y los grandes y poderosos de esta tierra seguirán beneficiándose a costa de los más pequeños. Con él, queremos expresarte no sólo nuestro deseo de comprometernos individualmente, sino también el de la comunidad y la Iglesia. No es fácil la tarea. Por eso, danos tu fortaleza.


PRESENTACIÓN DEL GRUPO DEL GRUPO DE LITURGIA

(Sería bueno que este día se pudieran presentar las personas que habitualmente animan y ayudan, tanto en la preparación como en las celebraciones mismas de la Comunidad-Parroquia. Una de las personas, en nombre de todos, presenta el proyecto del grupo, que convendría tenerlo ESCRITO para ofrecer a los participantes en la celebración o colocarlo en un lugar significativo del templo parroquial, y realiza la ofrenda:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Dios y Padre nuestro: por medio de tu Hijo amado, Tú mismo convocas a esta Comunidad a celebrar tu amor y tus dones. Nosotros, Padre, nos reunimos frecuentemente en tu presencia. Este grupo que estamos aquí, ponemos de nuestra parte para animar y mejorar cada celebración. Tú sabes que cuidamos cada encuentro; lo preparamos con mimo y deseamos que todos te descubran en cada celebración comunitaria. Acepta, Padre, nuestro esfuerzo y tarea, y ayúdanos a reflejar siempre tu rostro de Padre bueno, que nos acoge y nos ama.

Prefacio

(Ya todos, de pie, participan en la oración de Acción de gracias, que pronuncia el Presidente, diciendo: «GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ ERES NUESTRA JUSTICIA»).

Te alabamos y te bendecimos y te damos gracias,
Dios omnipotente, Padre nuestro y de todos los hombres,
porque Tú eres nuestra salvación.
Tú, el todopoderoso, que nadie te ha visto
y por nadie te has dejado nombrar,
eres el más cercano de todos los dioses,
porque te hiciste compañero del hombre,
al sacarlo del barro de la tierra
y dejar en él la huella de tu divinidad.
Cuando elegiste a tu pueblo,
te hiciste también compañero
y le llevaste por la historia
sobre las alas de tu poder,
protegiéndole de los peligros,
como una madre a su hijo.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ ERES NUESTRA JUSTICIA".

A pesar de que los hombres y tu pueblo
te dimos la espalda por el pecado,
Tú nos respondiste con tu justicia de salvación.
Lejos de dejar caer sobre nosotros el peso de tu ley,
que nos habíamos merecido sobradamente,
por nuestro orgullo y nuestra infidelidad,
manifestado con contumacia histórica,
nos enviaste a tu Hijo Jesucristo,
para que tu justicia cayera sobre nosotros
en forma de amor incontenible
y de salvación desbordante e inmerecida.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ ERES NUESTRA JUSTICIA".

Sólo nos pusiste la condición
de reconocerte en tu Hijo Jesucristo,
como a nuestro Dios y Señor,
y cerrar nuestros ojos
y ponernos en tus manos,
para comprendernos desde Ti y desde tu Hijo,
y amarte así como a quien
da el sentido a nuestras vidas
y como sin el cual
nada es posible en el mundo y en la historia,
porque todo depende de la gracia de tu amor.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ ERES NUESTRA JUSTICIA".

Por tu Hijo Jesucristo nos pusiste en guardia
contra el orgullo religioso,
que empieza creyendo que se salva por sus fuerzas
y que te arranca a ti la salvación por su esfuerzo,
para acabar dejándose arrastrar
por la interpretación de la vida como un teatro
y de la fe como una máscara que oculta las miserias
de un corazón emponzoñado por el pecado.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ ERES NUESTRA JUSTICIA".

Esto se ha repetido así a lo largo de la historia,
y tus viejos elegidos, los expertos en la ley,
escribas y fariseos en tiempos de tu Hijo
y cualquiera de nosotros en estos momentos,
como tu misma Iglesia y sus instituciones,
corremos el riesgo de vivir así la fe y el seguimiento.
Danos tu gracia, Señor, para desmontar nuestro montaje
y hacer de la religión y de la fe, nuestra humildad,
nuestras manos abiertas a tu gracia,
para que seas Tú, y sólo Tú, quien las llene
de amor y de justicia salvadora.
Que seamos capaces, Señor, por tu gracia,
de vivir la coherencia de los que creen y hacen lo mismo
y la transparencia de dejar aflorar en la acción
lo que Tú nos pones en el interior del corazón.
Y que hagamos de nuestra vida
servicio y mano tendida a los demás.
R/. "GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ ERES NUESTRA JUSTICIA".

Monición de Despedida

Hermanos: hemos escuchado en el Evangelio que lo importante es ser el último y servidor de todos. Es la hora para que vayamos a nuestros lugares de encuentro y hagamos verdad lo que hemos escuchado del mismo Jesús. Es la tarea que hoy nos encomienda. ¡Feliz semana de testimonio evangélico!

Reflexión para este día

“Uno solo es vuestro Padre, el del cielo,
y uno solo vuestro consejero, Cristo”




La Comunidad Cristiana sigue su camino, que es el CAMINO de JESÚS. Por eso, también en este domingo, es invitada a celebrar su fe y así renovar el ánimo, la esperanza y el compromiso.

De nuevo, la PALABRA de DIOS va a ponernos “contra las cuerdas”; posiblemente a TODOS, si bien de una manera especial a los que en la Iglesia o en las Comunidades Cristianas ejercen algún tipo de responsabilidad. Con todo, si queremos ser honestos, tendremos que reconocer que el mensaje es para TODOS los seguidores de Jesús.

¿Cuál es el RESUMEN de ese mensaje? Lo proclama el Evangelio de hoy: “el primero entre vosotros será vuestro servidor”. ¡Claro que la frase es “bonita”! La cuestión está en lo que supone e implica, porque de su núcleo es posible concluir dos modos diferentes de entender el plan de Dios:

Los fariseos: son los que no hacen lo que enseñan; y piensan que por ser maestros religiosos, son superiores a los demás; y también porque “lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros, pero no están dispuestos a mover un dedo para empujar”, y eso en lugar de anunciar la Buena Noticia del amor de Dios.

JESÚS: Él hace lo que enseña; no reclama para sí honores y privilegios; y no carga sobre los hombres y mujeres “fardos pesados e insoportables”, sino que anuncia la Buena Noticia del amor de Dios, una Buena Noticia de salvación y liberación, de amor y de esperanza para TODOS.

¿Cuál tendrá que ser la forma de actuar de nuestras Comunidades?
¿Cuál MI ESTILO de VIVIR, si quiero ser seguidor de Jesús?

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue