Ciclo B - Tiempo Ordinario1 - Domingo 3º - 21 de enero - Año 2018

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Hermanos, hermanas: bienvenidos a este encuentro de fraternidad en torno a la Mesa de la Palabra y del Pan de la Vida.

Seguimos caminando tras los pasos de Jesús. Hoy, escucharemos cómo Jesús nos llama y urge a la CONVERSIÓN. Sin duda alguna, su llamada nos exigirá un cambio radical en nuestras vidas: aprender a vivir confiando en la gracia y misericordia de nuestro Dios, que nos ama profundamente y, por eso, nos podemos fiar de Él.

Con la conciencia viva de que toda celebración es una LLAMADA de Dios a un CAMBIO de VIDA, nos ponemos en actitud de acogida y nos disponemos a celebrar lo mejor de nuestra fe. Estamos en camino. Comenzamos.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Jonás 3, 1-5. 10

El profeta, enviado por Dios a una misión concreta y nada fácil, nos cuenta cómo la Palabra de Dios llamó a los ninivitas a la conversión y cómo éstos respondieron abandonando su mala vida pasada. Así, tanto el profeta como la ciudad de Nínive se han convertido en símbolos de acogida y de escucha a la invitación divina. Acogemos este sencillo relato.


2ª Lectura: 1 Corintios 7, 29-31

El apóstol Pablo, respondiendo a una pregunta de la comunidad de Corinto, nos dice que la respuesta a la llamada del Señor no se puede hacer esperar. Es necesario cambiar de vida y, además, hacerlo ya; no hay tiempo que perder. No podemos dormirnos ni dejarlo para mañana; a Dios le urge nuestra fidelidad. Escuchamos sus profundas convicciones.


Evangelio: Marcos 1, 14-20

En el relato evangélico, Marcos expone el programa de Jesús. El Reino de Dios está cerca y Jesús propone dos actitudes para pertenecer a este Reino: la conversión y la fe. Los primeros discípulos, fascinados por Jesús, dejan su vida de pescadores para ser pescadores en otros mares. Creen firmemente en su palabra y le siguen. Para pertenecer al Reino de Dios es preciso cambiar de mirada y de actitudes, y creer en la Buena Noticia que trae Jesús. Escuchamos este relato.

Oración de los fieles

(Si se cree oportuno, éste podría ser hoy un momento significativo y especial para el momento del PERDÓN y para la PAZ. Se propone una forma de realizarlo)


- MONICIÓN

Dios nos ha llamado a la conversión. Y nos ha dicho que ahora mismo es el momento para hacerlo. Nos toca ahora a nosotros y a nosotras dar una respuesta a esa palabra. Revisemos nuestro corazón, descubramos de lo que nos hemos de arrepentir y abrámonos al perdón y a la gracia de Dios.


- SILENCIO

(El presidente abre unos segundos de silencio, con el fin de que cada uno haga examen de conciencia)


- MANIFESTACIÓN PÚBLICA

(El silencio se rompe, tras acercarse cinco miembros de la comunidad, que expresan en público sus faltas y piden perdón por ellas:)

+ Porque no nos convertimos del todo y en nuestros corazones reservamos zonas de pecado. Señor, ten piedad. R/. Señor, ten piedad.

+ Porque tenemos miedo a vivir el seguimiento radical de Jesús. Señor, ten piedad. R/. Señor, ten piedad.

+ Porque, al no vivir en profundidad la voluntad de Dios, no nos entregamos del todo al servicio de los hombres. Señor, ten piedad. R/. Señor, ten piedad.

+ Porque nos preocupamos más del tener, de la salud, de la fama y de la eficacia, y los hacemos competir con el señorío que reclama Jesucristo. Señor, ten piedad. R/. Señor, ten piedad.

+ Porque, ante la pobreza de los más cercanos y del Tercer Mundo, buscamos disculpas para no implicarnos de veras en su solución. Señor, ten piedad. R/. Señor, ten piedad.

Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. R/. Amén.


- PENITENCIA PÚBLICA

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Hermanos y hermanas, nos hemos reconocido pecadores ante el Señor, y Él perdona nuestros pecados, siempre que estemos dispuestos y dispuestas a cambiar nuestros corazones y nuestras vidas. Por eso, yo os insto a que, en público, demos testimonio de nuestra disponibilidad, a través de un gesto tan sencillo, como el acercarnos hasta el Leccionario (el Libro de las Lecturas) y sellar nuestro compromiso con un beso.

(Se forma una procesión, mientras toda la comunidad canta un canto apropiado y conocido)


- PAZ

(Vueltos todos a sus puestos, el Presidente dice:)

ORACIÓN - EXPLICACIÓN: Hermanos, hermanas, nos hemos reconciliado con Dios, hagamos ahora lo mismo entre nosotros. Que nada empañe nuestra fraternidad.

- Que la paz del Señor esté con todos nosotros.
R/. Y con nuestro espíritu.

- Démonos fraternalmente la paz.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Animados por el mismo Espíritu de Jesús, presentamos a Dios, nuestro Padre, las necesidades de nuestro mundo, convertidas en plegarias.

1.- Por la Iglesia, para que sea un recinto de paz y fraternidad, y su anhelo sea siempre hacer posible el Reino de Dios. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Por los jóvenes y las jóvenes, para que pierdan el miedo a ser llamados y llamadas por Dios y, siguiendo el ejemplo de los apóstoles, respondan con firmeza y confianza. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Por todas las personas que viven en los márgenes de la sociedad, para que, con nuestra solidaridad, consigamos eliminar aquellas barreras que nos separan y pronto no haya más excluidos ni excluidas. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Un día más, pedimos por la PAZ: que todos y cada uno nos esforcemos y trabajemos para que sea posible entre nosotros. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por todos y todas los que nos hemos reunido para celebrar nuestra fe, para que seamos testigos del Reino, anunciando la Buena Nueva, consolando a los desconsolados, acompañando a los enfermos, liberando a los cautivos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE UNA SOGA

(Puede hacer la ofrenda cualquiera de los jóvenes de la comunidad, en representación de uno de los grupos sociales más tentados por el consumismo y, a la vez, más débiles para su defensa. En el transcurso de las palabras que acompañan la ofrenda, el joven o la joven, que lleva unas tijeras o un instrumento cortante, rompe la soga, como símbolo de la liberación de las ataduras)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo esta soga, que es símbolo de nuestra dependencia del consumismo y de los valores fáciles que nos quiere vender e imponer la sociedad actual. Te la ofrezco y la corto en tu presencia, aceptando el compromiso, en nombre de toda la comunidad, de liberarnos de las ataduras que nos esclavizan e impiden que vivamos la radicalidad de tu Evangelio y de tu seguimiento. Ayúdanos en la tarea, Señor.


PRESENTACIÓN DE UNAS REDES

(Hace la ofrenda cualquiera de los catequistas o sencillamente uno de los adultos:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Mira, Señor, yo te traigo estas redes, símbolo de las que dejaron los apóstoles antes de que Tú les hicieras pescadores de hombres. Con ellas te ofrecemos nuestro compromiso evangelizador y el de tantos hombres y mujeres que han hecho de su vida una respuesta a tu llamada y una donación total en favor de los más débiles y marginados. Haznos, también a nosotros y a nosotras, allí donde nos toque vivir, anunciadores de tu Buena Noticia, especialmente con nuestra vida, nuestras acciones y con nuestro compromiso. Ayúdanos en la tarea.


PRESENTACIÓN DE UN RECIPIENTE LLENO DE SAL

(Esta ofrenda la puede hacer un adulto de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo, -y lo hago en nombre personal y de la propia comunidad-, este recipiente lleno de sal, como símbolo de nuestra presencia evangelizadora y transformadora del mundo. Igual que otras generaciones de creyentes han evangelizado a tantos pueblos, nosotros queremos ser presencia misionera en este mundo, a pesar de las muchas dificultades con las que nos encontramos. Danos, sin embargo, tu gracia, porque sin ella nuestra sal se vuelve insípida.


PRESENTACIÓN DE UN BOTIQUÍN DE URGENCIA

(La presentación de esta ofrenda la podría hacer alguno de los miembros de la comunidad relacionado con la medicina o con el grupo, si lo hubiere, de pastoral de la Salud o aun de Cáritas)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo este botiquín de urgencia, símbolo de asistencia sanitaria, aunque lo hago también como compromiso de que sólo seremos luz en medio del mundo, si acompañamos a nuestras palabras, los gestos y las acciones efectivas de servicio ante las necesidades de los demás. Sólo, así, seremos tus discípulos hoy en medio del mundo. Ayúdanos Tú en esta inmensa tarea y quehacer.


PRESENTACIÓN DE UNA ONG

(Tras la presentación de la Organización No Gubernamental, uno de los miembros de la comunidad, mejor si está relacionado con ella, dice:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo hoy el compromiso mío y el de todos y todas de abrir nuestros corazones a los más pobres de todo el mundo. Queremos apoyarles con nuestros bienes, pero también con nuestra solidaridad y nuestro trabajo, porque creemos que, si sólo compartiéramos el dinero, podríamos incurrir en el pecado de lavarnos las manos y tratarles como si fueran meros indigentes. Con ello queremos expresar el amor que Tú tienes a los más necesitados y pequeños de esta tierra, y que son tus preferidos. Ayúdanos a vivir este compromiso solidario.

Prefacio

(Tras la presentación de las ofrendas, todos de pie inician la oración de Acción de Gracias, en la que participan, diciendo: «SEÑOR, TU TERNURA Y TU MISERICORDIA SON ETERNAS»).

Te alabamos y te bendecimos,
Dios, Padre bueno,
rico en misericordia,
porque, en tu infinita generosidad,
no consientes que ninguno de tus hijos e hijas
se te escape de tu inmenso corazón
y se pierda por la obstinación del pecado.
R/. "SEÑOR, TU TERNURA Y TU MISERICORDIA SON ETERNAS".

Desde los orígenes de la historia
nos has dejado constancia de tu amor
y nos has perdonado sobreabundantemente,
cada vez que los hombres y las mujeres,
en vez de reconocerte como nuestro Dios,
preferimos los dioses de barro,
hechos por nosotros y a nuestra medida,
o nos encerramos, miopemente,
en los oropeles de nuestro corazón.
R/. "SEÑOR, TU TERNURA Y TU MISERICORDIA SON ETERNAS".

En medio de tu pueblo
hiciste sonar, a lo largo de su historia,
las voces de tus profetas,
que reclamaban la conversión de los tuyos
y la vuelta radical de su corazón.
Y tuviste tanta paciencia
como veces tu pueblo te traicionó,
para darle, una y otra vez,
nuevas oportunidades de conversión.
R/. "SEÑOR, TU TERNURA Y TU MISERICORDIA SON ETERNAS".

No conforme con tanta generosidad,
llegada la plenitud de los tiempos,
te hiciste carne en tu Hijo Jesucristo,
para saber mejor lo que se encerraba en nuestros corazones
y hacer que tu justicia fuera salvación.
Entregado a las manos de los hombres,
por obediencia a tu voluntad,
lo condenaron a muerte de cruz
pero, así, obtuvo para nosotros la redención.
R/. "SEÑOR, TU TERNURA Y TU MISERICORDIA SON ETERNAS".

Antes de morir, Él nos habló de Ti,
como ese Padre que espera la vuelta de su hijo,
oteando, día a día, el horizonte,
para estallar de felicidad y de gozo,
cuando descubre al hijo arrepentido.
Y, entonces, le viste de las mejores galas
y le premia con el banquete del amor,
como si realmente no hubiera sucedido nada.
R/. "SEÑOR, TU TERNURA Y TU MISERICORDIA SON ETERNAS".

Nosotros, hoy, queremos darte las gracias,
porque tu ternura y tu misericordia son infinitas
y nos las sigues demostrando en el seno de tu Iglesia
por el sacramento de la reconciliación
y la Eucaristía de tu amor.
No permitas que abusemos de tu generosidad
ni nos hagas sordos a tus solicitudes
de ser mediadores de tu perdón
entre los hombres.
R/. "SEÑOR, TU TERNURA Y TU MISERICORDIA SON ETERNAS".

Monición de Despedida

Hermanos, hermanas: hemos celebrado nuestra fe. La Palabra de Dios nos ha insistido en la necesidad de convertirnos, de cambiar nuestras vidas. Es hora de poner en práctica lo que juntos hemos expresado. Pongámonos en camino; vivamos desde la gracia y la misericordia de nuestro Dios. ¡Feliz día a todos y a todas y feliz semana de testimonio cristiano!

Reflexión para este día

“Está cerca el Reino de Dios:
convertíos y creed en el Evangelio”




Somos discípulos y discípulas y seguidores de Jesús. Nos hemos encontrado con Él y hemos tenido la suerte de conocerle como Mesías, como el “Hijo preferido” del Padre. Hemos sido invitados e invitadas a escucharle, a “sintonizar” con Él. En este domingo tenemos una nueva oportunidad para escucharle, sentirnos animados y animadas por su Palabra, a tomar fuerzas en su Mesa eucarística.

Jesús ha iniciado su vida pública y anuncia el proyecto de Dios Padre. Como condición pide la apertura a esa propuesta, lo que supone una conversión de vida y de corazón. Así nos presenta el evangelio de este domingo.

Pero, además, Jesús, paseando por las orillas del lago de Galilea, elige a sus colaboradores. Éstos son trabajadores sencillos y acostumbrados al esfuerzo y a la lucha cotidiana; poco a poco entendieron el nuevo estilo de vida del Maestro, y le siguieron.

¡DICHOSOS y DICHOSAS los MENSAJEROS de esta BUENA NOTICIA!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue