Ciclo A - Tiempo Ordinario2 - SAN VALENTÍN DE BERRIO-OTXOA - 04 de julio - Año 2017

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Bienvenidos, hermanos y hermanas, a esta celebración en la fiesta de San Valentín de Berriotxoa.

Nos reunimos para celebrar o hacer fiesta en torno a este hijo insigne de nuestra tierra vasca, que fue un testigo significativo de Jesús de Nazaret, imitándole hasta el punto de dar la vida como Él.

La Iglesia-Comunidad de Bizkaia nos convida, pues, a dar gracias a Dios por este hombre que hizo de su vida un testimonio fiel del Evangelio de Jesús.

En esta celebración, descubriremos la LLAMADA de Dios que escuchó Valentín y le daremos gracias a Dios por el REGALO que nos hace en él, de forma que se convierte para nosotros en modelo de vida y de seguimiento del Maestro de Nazaret. Por eso, le acogemos como nuestro Patrón.

Iniciamos la celebración alabando a nuestro Dios por el don de la fe y de sus mejores testigos.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Sabiduría 3, 1-9

En esta lectura se nos ofrecen las reflexiones que, a lo largo de los tiempos, se han ido realizando en el pueblo de Israel en torno al sentido de la vida y lo que supone la fe en ese Dios de la Alianza, quien camina en su historia como pueblo y que no se olvida de quienes permanecen en el amor y en la fidelidad. Acogemos estas reflexiones.


2ª Lectura: 1 Corintios 1, 17-25

El apóstol Pablo es, sin lugar a dudas, un gran TESTIGO del Evangelio y de Jesús de Nazaret. Y asume la MISIÓN que le ha encomendado su Maestro Jesús, sin ningún tipo de miedo; al contrario, anuncia a Cristo Crucificado como el estandarte de vida y de salvación para la humanidad. Escuchamos y acogemos su testimonio vital.


Evangelio: Mateo 10, 17-22

Este relato evangélico está inserto en el llamado “discurso apostólico”, dirigido por Jesús a sus discípulos que son enviados a anunciar la Buena Noticia. Pero les recuerda que no va a ser una misión o tarea nada fácil, porque las situaciones de persecución estarán presentes. Les invita a la fidelidad y a la perseverancia. Sugerente propuesta del Maestro, también hoy y aquí. Le escuchamos.

Oración de los fieles

Confiados en la Palabra que hemos escuchado y animados por Jesús, nos abrimos a Dios Padre-Madre, fuente de vida y de esperanza, y le presentamos las necesidades de nuestro Pueblo, de mundo y de nuestra Iglesia, la Comunidad de Jesús.

1.- Te pedimos Padre, por cada Comunidad Cristiana, y hoy de manera especial, por la Iglesia de Bizkaia; para que, imitando a San Valentín de Berriotxoa en su generosidad y entrega, siga apostando abiertamente por la evangelización como servicio a la causa del Evangelio. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Un día más, te presentamos Padre la causa de la paz y de la reconciliación, tan necesarias entre nosotros y en tantos lugares: bendice los esfuerzos de personas y grupos que cada día se empeñan en esta tarea y concédenos, a todos y todas, poner de nuestra parte una sencilla pero sincera aportación. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Hoy, en esta fiesta de San Valentín, te presentamos y te pedimos, Padre, por tantos hombres y mujeres que se están entregando en la tarea Misionera: llénales de la fuerza del Espíritu y sean un testimonio vivo del Evangelio de Jesús, tu Hijo amado. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Te presentamos de corazón, Padre, a todas las personas que entre nosotros peor lo están pasando causa de la pobreza y de la falta de recursos: concédenos un corazón profundamente solidario y que acertemos siempre a socorrer a cuantos necesiten de nuestra ayuda. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por todas las personas que hoy celebramos con gozo la fiesta de San Valentín de Berriotxoa: que, como él, sepamos dar, con nuestra vida, razón de nuestra fe y de nuestra esperanza por medio del testimonio de amor, en el entorno en el que vivimos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

NOTA: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

POR FAVORfavor: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE UN FAROL ENCENDIDO

(Hace esta ofrenda cualquiera de los adultos que está comprometido en alguna actividad social, política, sindical o cívica. Entrega el farol al presidente, que lo deposita sobre la mesa del altar. Luego dice:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: MirSeñor, yo te traigo hoy este farol encendido, en este día en el que recordamos la figura de San Valentín de Berriotxoa. Esta luz es el símbolo de Jesucristo resucitado y del compromiso que tantos profetas han vivido a lo largo de los tiempos. Te la ofrezco, hoy, como expresión de la lucha de tu Iglesia y de tantos hombres y mujeres empeñados por la transformación del mundo. Acéptala con tu bondad de Padre, empeñado por la causa de los más débiles.


PRESENTACIÓN DE CARTELES (o diapositivas) DE MÁRTIRES DE HOY

(Se presentan unos carteles o unas diapositivas que reflejan la realidad de nuestro mundo: la pobreza, el hambre, la droga…; y otros carteles o diapositivas de personas o líderes ¿actuales? que han luchado y luchan a favor de la justicia y de la paz)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, sobre la mesa del altar, te ponemos las esclavitudes y luchas de la humanidad, hoy: la pobreza, el hambre, la droga…; y, también, la lucha constante y generosa de tantos hombres y mujeres para su erradicación y desaparición. Te pedimos que unas su ofrenda a la de tu Hijo Jesucristo, el único sacrificio que te es agradable; acéptala como hiciste con la muerte de Jesús. Y, también, llena nuestros corazones de deseos de libertad y comprométenos en su lucha; arrebátanos nuestros conformismos y comodidades; anímanos y danos tu gracia para convertirnos realmente y dar frutos concretos de tu amor.


PRESENTACIÓN DE UN MEDICAMENTO

(Con el envoltorio sería suficiente, para tener el valor de símbolo. Y lo puede presentar alguien relacionado con la sanidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Mira, Señor, yo te traigo un medicamento, porque pensamos que es un buen signo de la misericordia, una de las cualidades fundamentales de una comunidad cristiana y de todo evangelizador. Queremos ser eso: medicina para los otros. Bálsamo y aceite que curen las heridas de los demás. Mera capacidad de escucha, que alivie y aligere los problemas de los otros. Y lo queremos hacer a imagen de tu Hijo Jesucristo, tal como Él lo hizo antes y lo hace ahora con nosotros.


PRESENTACIÓN DE UN RECIPIENTE LLENO DE SAL

(Esta ofrenda la puede hacer un militante de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo, y lo hago en nombre personal, de todos los militantes y de la propia comunidad, este recipiente lleno de sal, como símbolo de nuestra presencia evangelizadora y transformadora del mundo. Igual que San Valentín de Berriotxoa, nosotros queremos ser presencia misionera en este mundo, a pesar de las muchas dificultades con las que nos encontramos. Danos, sin embargo, tu gracia, porque sin ella nuestra sal se vuelve insípida.


PRESENTACIÓN DE UNA PIEDRA

(Sin exagerar en el tamaño, sí que debiera verse que es un material de construcción. Debe hacer la ofrenda alguien de la comunidad que esté relacionado con esa actividad humana)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, por mi trabajo sé bien lo que te traigo y para lo que sirve. Es una piedra, y la usamos para construir con solidez. Como ella, y aún más porque es la clave, es tu Hijo Jesucristo para nuestra comunidad y para la Iglesia. Gracias a Él se sostiene todo el edificio y, en él, encuentra su sentido.

Al hacerte hoy esta ofrenda, quiero, en nombre de toda la comunidad, ofrecerte nuestro edificio espiritual, el Cuerpo de tu Hijo que se «encarna» en nuestra parroquia (comunidad). Y con ella, va nuestro compromiso de ser testigos de tu Hijo resucitado en medio de este mundo. Nuestra experiencia de unidad entre nosotros y de servicio al mundo quiere ser nuestro ofrecimiento.

Prefacio

(Tras la ofrenda, el Presidente inicia la oración de Acción de Gracias, en la que participa la Comunidad: «POR LOS MEJORES TESTIGOS DE LA FE, TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR»).

Te damos gracias, te alabamos y te bendecimos,
Dios Padre de todos los hombres y mujeres,
que nos has adornado con toda clase de bienes
y, por la muerte y resurrección de tu Hijo,
nos has hecho partícipes de su filiación
y herederos, con Él, de tu Reino.
Gracias, Padre, porque así te ha parecido bien,
a pesar de que las personas y el mundo,
cerrados en su propios intereses,
no te quieran reconocer como Señor del Universo,
quien dirige con mano amorosa la historia,
y el único Dios y Padre de todos.
R/. «POR LOS MEJORES TESTIGOS DE LA FE, TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR».

Tanto fue tu amor por nosotros,
que no dudaste en entregar hasta la muerte a tu Hijo
y aceptaste la ofrenda de su vida,
siempre fiel y obediente a tu voluntad,
como fuente de vida nueva para nosotros.
Durante su vida y por los caminos de Galilea,
predicó a todos los hombres y mujeres la salvación
y nos llenó los corazones de esperanza,
si éramos capaces de seguir en fidelidad tu Buena Noticia,
que resumió en las Bienaventuranzas.
Desde entonces, un río sin fin de hombres y mujeres,
como nuestro Patrón San Valentín de Berriotxoa,
fieles al mensaje del Evangelio,
gozan de tu visión cara a cara en tu Reino
y, con los ángeles, cantan eternamente tu alabanza.
R/. «POR LOS MEJORES TESTIGOS DE LA FE, TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR».

Esa muchedumbre de santos anónimos, tus hijos predilectos,
que comparten ya tu vida en plenitud,
es para nosotros garantía de nuestra esperanza,
pues gente tan sencilla muestra a las claras
la grandeza de tu misericordia.
Ellos también, Señor, y por ello te damos gracias,
interceden ante Ti por nosotros,
que aún peregrinamos en este mundo,
en medio de tantas dificultades,
para que sea más evidente en nuestra debilidad
tu inmensa grandeza, que obra maravillas.
R/. «POR LOS MEJORES TESTIGOS DE LA FE, TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR».

Hoy, Señor, lo festejamos en esta celebración.
Notamos tu cercanía y asistencia amorosa y cercana,
vivimos la proximidad de la fraternidad
y nos animamos a emprender con entusiasmo
la tarea de transformar esta tierra,
para que sea tu casa y la de tu familia.
Mientras tanto, no sin dificultades,
vivimos el espíritu de las Bienaventuranzas,
en las que redujo tu Hijo su seguimiento.
Danos un corazón tan sencillo como el de los niños
para perseguir, como un ideal, la pobreza,
para trabajar a favor de la justicia,
sembrar por doquier la paz,
ser transparentes de verdad,
a pesar de que sea para muchos motivo de escándalo.
No nos permitas desfallecer en el intento,
al mostrarnos, siquiera por una rendija, tu Reino.
R/. «POR LOS MEJORES TESTIGOS DE LA FE, TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR».

Monición de Despedida

Hermanos: hemos mirado, con gozo y esperanza, a un hombre, a uno de nuestra tierra, a un cristiano seguidor de Jesús, a un misionero y a un mártir como es San Valentín de Berriotxoa. Que él nos ayude a creer en los VALORES de VIDA que él vivió y por los que dio la vida. Que sepamos, cada día, profundizar en la propuesta del Evangelio y ofrecerla, con enorme generosidad, a nuestro mundo, a nuestro entorno, a cuantos nos encontremos en nuestros caminos por la vida. ¡Feliz día de fiesta y de gozo!

Reflexión para este día

“No seréis vosotros los que habléis
el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros”




Nuestra Comunidad Cristiana de Bizkaia celebra hoy a uno de sus hombres significativos. Y no precisamente por sus “grandes obras”, sino por la generosidad de vida que vivió y por la hermosura de su entrega hasta el martirio por la causa del Evangelio.

San Valentín, nos dice su biografía, fue constante en su búsqueda de los caminos del Evangelio. Las necesidades económicas de su familia, las diversas dificultades… no le desanimaron. Fue superando los diversos momentos hasta conseguir dar respuesta a su deseo de ser Sacerdote, fraile dominico y misionero en tierras lejanas y en situaciones complicadas. Pero los asumió como parte de su camino de seguidor de Jesús de Nazaret.

Su recorrido fue vivido con enorme intensidad en esa inmensa aventura misionera en el Vietnam. Se vivían momentos muy complicados de persecuciones, de apresamientos, de torturas y de asesinatos. Así le tocó vivir a San Valentín su servicio al Evangelio.

Su ministerio fue corto, puesto que a los 34 años, fue martirizado, después de ser Animador, en medio e aquellas situaciones conflictivas. Es denunciado, apresado, torturado (como tantos religiosos y catequistas) y decapitado el día 1 de noviembre de 1861.

¿Su MENSAJE de VIDA? Es muy sencillo: nada extraordinario en toda su historia. Ningún hecho espectacular jalona su vida, de por sí toda ella sencilla, pero en su conjunto EXTRAORDINARIA. Profundo en sus convicciones, enamorado de la MISIÓN y el Evangelio y los vivió con intensidad. Y, como resumen, un hombre de profunda COMPASIÓN. Todo esto se recoge en una frase que expresa con nitidez su vocación y su ser profundamente humano y evangélico: “Se me saltan las lágrimas cuando veo a un hombre sufrir”. ¡Casi nada! O… ¡todo!

¡Dichosos los que APUESTAN por el REINO,
porque Dios será su TESORO para siempre!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue