Ciclo C - Tiempo Ordinario1 - 8º domingo - 03 de marzo - Año 2019

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Bienvenidos, hermanos y hermanas, a esta celebración fraterna en torno al Maestro y Señor Jesús Resucitado.

Nuevamente hemos sido convocados los y las creyentes en Jesús de Nazaret y es que Él sigue empeñado en crear con nosotros y nosotras esa NUEVA FAMILIA, que es el Proyecto de Dios-Padre. Él, Jesús, nos reúne y quiere proponernos todo un ESTILO de SER y de VIVIR, y es que si no conocemos su propuesta, no podremos fiarnos de los que nos plantea, ni podrá surgir y crecer en nosotros y en nosotras la CONFIANZA que requiere una fe viva y que nos ayude en la vida.

Y es que lo específico al cristiano, a la cristiana, no es una doctrina o unos conocimientos acerca de Él, sino que es la praxis o lo que hacemos porque estamos convencidos/as de que lo que Él nos plantea merece la pena el vivirlo y así, como el mismo Jesús quiso y trató de hacerlo, cambiar el mundo, hacer más humanas las relaciones entre las personas y parecernos así más a lo que Dios-Padre desea de nosotros.

La palabra de Dios, también HOY, nos va a ayudar a descubrir este camino. Merece la pena este encuentro de los y las seguidores de Jesús. Iniciamos con este ánimo esta celebración.

Moniciones a las lecturas

1ª LECTURA: Eclesiástico 27, 4-7

La Sabiduría, basada en la experiencia de vida, hace que el Sabio proponga una imagen de la persona. De ahí que nos ofrece su descubrimiento y es que el hombre y la mujer se van haciendo en la medida en que optan, de forma deliberada, y apuestan por una serie de valores que merecen la pena. Y Dios que está en la intimidad, conoce desde dentro a la persona y le anima en el empeño. Escuchamos esta reflexión del Sabio del Antiguo Testamento.


2ª LECTURA: 1 Corintios 15, 54-58

Una vez más, el apóstol Pablo invita a su comunidad a una coherencia de vida al estilo del mismo Jesús y, de ese modo, nuestra vida se parecerá a la suya y entonces ni la muerte tendrá capacidad de alejarnos del Él. Al contrario, trabajando siempre con sus claves de vida, Él no nos dejará sin recompensa, sino que participaremos plenamente de su vida gloriosa. Acogemos esta reflexión del apóstol.


EVANGELIO: Lucas 6, 39-45

En este relato-reflexión del evangelio, Jesús, el Maestro, nos plantea, de forma clara y contundente, que nos es posible ser jueces y mirar a los demás sin antes no haber trabajado nuestro propio corazón, nuestros propios sentimientos y criterios de vida. “¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego?”, es lo que nos planteará. Una actitud crítica personal es necesario vivir como estilo de vida. Sólo desde ahí podré tener una disposición adecuada para mirar a los y a las demás. Escuchamos al Maestro, a Jesús, y sus reflexiones.

Oración de los fieles

Porque nos sabemos hermanos de Jesús, el Hijo amado, presentemos ahora nuestras ora¬ciones y necesidades a Dios nuestro Padre, a través de su mediación.

1.- Por la Iglesia, para que se sienta libre, allá donde se encuentre, para anunciar el mensaje del Evangelio, de la Buena Noticia, a todas las personas, sin excepción alguna. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Por los misioneros y misioneras y evangelizadores que trabajan en los países más pobres del mundo por la extensión del Reino, para que sus palabras y testimonios encuentren respuesta apropiada, crezcan el número de los seguidores de Jesús y de su Evangelio y nos mueva a nosotros y a nosotras a la solidaridad fraterna. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Por todos los pueblos que viven en guerra, para que tengan designios de paz y no de aflicción y encuentren pronto solución a sus problemas y necesidades. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Por los matrimonios y familias cristianas, para que sean auténticas comuni¬dades de vida y de amor, iglesias domésticas, donde Cristo tenga cabida y donde se vivan con autenticidad los valores evangélicos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por los jóvenes y, de forma especial, por los de nuestra diócesis y nuestra comunidad parroquial, para que no se dejen vencer por el tedio, el consumismo y la pseudofelicidad, sino que luchen por encontrar en Cristo y en la Iglesia solución a sus necesidades e inquietudes. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

Nota: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

Por favor: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE UN BASTÓN

(La ofrenda la puede hacer cualquier adulto de la comunidad. El bastón, de ser posible, debiera ser el especial de un ciego)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Mira, Señor, yo te ofrezco este bastón, porque quiero ser, así como todos y cada uno de los miembros de la comunidad, un lazarillo para los otros. Ábreme los ojos, Señor, para que no sea un ciego que guía a otros ciegos. Lléname de tu luz, para que pueda ser reflejo de ella en medio de un mundo que se mueve en la os¬curidad y anda a tientas.


PRESENTACIÓN DE UNA CARETA DE CARNAVAL

(Si el adulto anterior era un varón, en esta ocasión la ofrenda la debe realizar una mujer. Además, no será difícil por el tiempo en el que nos encontramos localizar una careta o una máscara de carnaval)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Yo te traigo, Señor, esta cartea o máscara de carnaval, como expresión de mi decisión personal y en nombre de toda la comunidad, de que queremos quitarnos la máscara de la hipocresía y, aunque seamos pequeños y pobres, ofrecernos a Ti tal como somos. Seguro que Tú y la solidaridad de cuantos formamos la comunidad haremos multiplicar la pequeñez en grandeza.


PRESENTACIÓN DEL PROGRAMA DE CUARESMA DE LA COMUNIDAD

(Lo debería de presentar el responsable del Consejo de pastoral de la Parroquia-Comunidad, preparado en un gran panel para luego colocarlo en el templo, y también en HOJAS IMPRESAS para repartirlas a todas las familias de la Comunidad-Parroquia, como también a los participantes en la celebración)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Dios y Padre nuestro: esta Comunidad se prepara para introducirse, con tu Hijo, en el tiempo de CONVERSIÓN de la Cuaresma cristiana. Concédenos, Padre, capacidad de silencio para escucharte; sinceridad para acoger tus propuestas; y osadía, como Jesús, para aceptar tu proyecto, que nos llevará a la PASCUA, a la Vida plena y llena de luz. Ayúdanos en la tarea.


PRESENTACIÓN DE UNA CESTA LLENA DE RICAS FRUTAS

(La pueden llevar dos niñas de la comunidad y otra tercera hacer la ofrenda)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Aquí tienes, Señor, esta cesta repleta de ricas y sabrosas frutas, que te las ofrecemos personalmente, pero también en nombre de toda la comunidad, con el propósito de ser todos nosotros como los buenos y sanos árboles que las han producido. No consientas que nuestras vidas sean estériles. Haznos, por tu abundante gracia, dar frutos de vida cristiana.


PRESENTACIÓN DE UN PARAGUAS

(Hace la ofrenda una persona adulta de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo hoy este paraguas. Es y ha sido muchas veces, en mi vida y en la de muchos de nosotros, el símbolo de nuestras actitudes evasivas ante los compromisos y las exigencias que Tú nos has transmitido a través de tu Palabra. Muchas veces, o hemos mirado hacia otro lado o hacia otras personas. Hoy, con esta ofrenda, te queremos pedir que nos cambies el corazón y nos lo hagas receptivo a tu Palabra y a sus exigencias.

Prefacio

(De pie todos participan en la oración de Acción de Gracias, diciendo: «TE DOY GRACIAS, SEÑOR, PORQUE ME HAS HECHO TU LUZ EN MEDIO DEL MUNDO»).

Te damos gracias, Padre, y te bendecimos,
por tantas personas que viven la coherencia
y hacen lo que creen y piensan.
Cada vez es mayor el número de creyentes
que no sólo te confiesan con los labios
y te celebran en la liturgia,
sino que te bendicen y dan testimonio de Ti con la vida.
Y es justo eso lo que te agrada,
el sacrificio que Tú aceptas
y el canto que escuchas sin cansarte.
R/. «TE DOY GRACIAS, SEÑOR, PORQUE ME HAS HECHO TU LUZ EN MEDIO DEL MUNDO».

Pero no sólo los creyentes, Señor,
sino que hay también muchos hombres y mujeres
que, aun sin creer expresamente en Ti,
viven la coherencia con escrupulosidad,
dejan anidar en sus corazones la esperanza,
abren sus ojos y su fe al futuro
e incluso llegan a dar sus vidas por conseguirlo.
Y existen grupos sociales y pueblos enteros
reprimidos y vigilados,
con sus mejores hombres y mujeres en las cárceles
o condenados y condenadas y muertos y muertas
por luchar en favor de la justicia y el amor.
R/. «TE DOY GRACIAS, SEÑOR, PORQUE ME HAS HECHO TU LUZ EN MEDIO DEL MUNDO».

Sin embargo, no es patrimonio exclusivo de esta época,
pues en todos los tiempos han existido personas cabales
que vivieron como pensaban
y lo hicieron con absoluta honradez.
Son innumerables los testigos
desde Adán hasta Jesús,
pasando por Abrahán, los profetas
y una incontable lista de personas anónimas,
pertenecientes a todos los pueblos y religiones.
R/. «TE DOY GRACIAS, SEÑOR, PORQUE ME HAS HECHO TU LUZ EN MEDIO DEL MUNDO».

No podemos callar, Padre, sin embargo,
sin hacer una mención especial de Jesucristo,
tu Hijo único y nuestro hermano.
Él es quien inició y consumó la fe.
Vivió tan identificado a tu voluntad
que su misma vida se convirtió para nosotros y nosotras
en tu palabra y la manifestación de tu designio
sobre toda persona, para cada uno/cada una de nosotros y de nosotras.
Fue el hombre cabal por excelencia,
hasta el punto de evidenciar la hipocresía
y acabar siendo su víctima en la Cruz.
Murió asido a la fe y por la fe alcanzó la resurrección.
Por eso, Él es la Luz verdadera que ilumina;
el creyente perfecto y fiel,
pues vivió para cumplir tus promesas;
el testigo de tu misterio;
y el hombre nuevo, la talla de toda persona.
R/. «TE DOY GRACIAS, SEÑOR, PORQUE ME HAS HECHO TU LUZ EN MEDIO DEL MUNDO».

Con el sacramento del Cuerpo de tu Hijo,
por el que recordamos su muerte y resurrección,
el sacrificio que te fue agradable,
queremos ofrecerte nuestras vidas,
que se debaten entre muchas palabras y pocas obras,
una fe no demasiado activa
y muchos deseos de parecernos a tu Hijo.
No nos dejes de tu mano
y, por tu misericordia entrañable,
haznos testigos tuyos en medio del mundo,
reflejo de tu amor entre todos y todas.
R/. «TE DOY GRACIAS, SEÑOR, PORQUE ME HAS HECHO TU LUZ EN MEDIO DEL MUNDO».

Monición de Despedida

Hermanos y hermanas: que la celebración que estamos a punto de concluir se prolongue en este día del Señor y durante toda la semana. Que llevemos a la vida lo que Dios nos ha dicho con su Palabra y hemos celebrado en la liturgia. Que nuestro ser cristiano/cristiana hoy quede impregnado de tal manera, que seamos testimonio y luz en medio de la sociedad y entre las personas con las que vivimos. ¡Felices días y feliz comienzo de la CUARESMA!

Reflexión para este día

“El que es bueno, de la bondad que atesora en su corazón
saca el bien… Lo que rebosa del corazón, lo habla la boca”




Seguimos caminando junto a Jesús, queremos a seguir aprendiendo en su ESCUELA, porque estamos convencidos de que Él puede llenar de vida y de sentido, de luz y de esperanza nuestra existencia. Y… ¡en tantas y tantas ocasiones y debido a tantas circunstancias, necesitamos tanto de luz y de esperanza…! Por eso estamos aquí, su Comunidad, dispuestos a acogerle.

Toda la liturgia de este domingo nos va a insistir en que tenemos que mirar NUESTRO CORAZÓN, puesto que ahí se encuentra el SECRETO de nuestra vida, de nuestras actitudes, de nuestras formas de ver, de entender a los demás y, cómo no, de VIVIR y de ACTUAR.

Por medio de unas sencillas comparaciones que se entienden fácilmente, Jesús nos planteará cómo es la profundidad de nuestra vida, cómo son nuestros comportamientos… respecto de los demás. Por eso nos dirá: “¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo?”. Asimismo, nos planteará de forma clara y rotunda: “No hay árbol sano que dé fruto dañado, ni árbol dañado que dé fruto sano”. Se puede decir más alto, pero no es fácil decirlo más claro. Ahí nos encontramos: nadie nos ha nombrado “jueces” de los demás y, menos aún, si no tenemos una vigilancia esmerada respecto de nuestro corazón: “¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la vida que llevas en el tuyo?”. Atentos, pues, en nuestra actitud ante los demás.

Y este planteamiento de Jesús es con vistas a no sentirnos mejores y superiores a los demás. Su PROPUESTA será clara y exigente: “El que es bueno, de la bondad que atesora en su corazón, saca el bien… porque lo que rebosa del corazón, lo habla la boca”. Ahí nos deja el “recado” este gran Maestro, que es Jesús de Nazaret.

Así terminamos este tiempo entre la Navidad y el comienzo de la Cuaresma, que los próximos días iniciaremos. Aquí, delante de nuestros ojos, tenemos UNA NUEVA OPORTUNIDAD para seguir avanzando y progresando en la ESCUELA del maestro de Nazaret. Jesús nos irá “marcando” el camino para irnos IDENTIFICÁNDONOS con el PROYECTO del Dios-Padre para con nosotros, siendo además fuente de bien y de plenitud.

¡DICHOSOS y DICHOSAS quienes asumen el PROYECTO de Dios,
porque vivirán en PLENITUD!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue