Ciclo B - Tiempo Ordinario2 - Domingo 28º - 14 de octubre - Año 2018

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Hermanos y hermanas: bienvenidos a este encuentro de fe y de fraternidad. Nos reunimos, como comunidad, para escuchar juntos la Palabra de Dios y participar con Jesús de la mesa de la Eucaristía.

Es posible que tantas veces no escuchemos esa Palabra desde el corazón y por eso mismo no nos lleve a ningún cambio personal y de vida. A lo mejor, preferimos oír otras palabras, quizás más atractivas, menos comprometidas, pero que no dan la felicidad ni la sabiduría.

Quién sabe si el compartir la Eucaristía nos lleva a un compromiso serio de solidaridad y de fraternidad, o… nos deja indiferentes, encerrados(as) en nuestros mundillos personales, desinteresándonos por los y las demás.

Nos disponemos a vivir intensamente esta nueva oportunidad que se nos ofrece a los y a las seguidores/as de Jesús. Así podremos ser testigos verdaderos.

Moniciones a las lecturas

1.ª lectura: Sabiduría 7, 7-11

El sabio de Israel pone en boca de Salomón una súplica pidiendo la sabiduría, y una explicación de su origen y de su naturaleza. Y llega a la conclusión de que Dios es la fuente de la sabiduría verdadera, la cual es descubrimiento de la medida justa de todas las realidades de la vida. Meditamos en esas reflexiones que recogen el sentir de un pueblo caminante.


2.ª lectura: Hebreos 4, 12-13

Según el autor de la carta a los Hebreos, la Palabra de Dios es una fuerza viva, una luz que penetra como espada de dos filos hasta lo más profundo del corazón, que inquieta la cómoda seguridad de nuestras conciencias, y que está destinada a dar fruto y a iluminar a las personas. Escuchamos esta reflexión.


Evangelio: San Marcos 10, 17-30

El argumento de este relato evangélico que vamos a escuchar son las riquezas; pero el fondo de la cuestión es el seguimiento radical de Cristo. Jesús exige al joven rico que deje todo y le siga; no quiere solamente “justos” y cumplidores, sino seguidores que abandonen todo y se comprometan por el Reino. Un planteamiento serio y comprometido.

Oración de los fieles

Con la confianza que nos da el saber que nuestro Dios es un Padre bueno, que todo lo puede y que sabe, además, lo que nos conviene a las personas, invoquémosle con la sabiduría que Él nos regala.

1.- Por toda la Iglesia, para que por la fuerza de la fe y del seguimiento a Jesucristo, sea capaz de poner sus bienes al servicio de los más necesitados y necesitadas. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Por los religiosos y religiosas de nuestra Iglesia, para que viviendo los votos de pobreza, castidad y obediencia, sean fieles a su vocación y testigos ante el mundo de los valores del Reino. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Por los y las dirigentes de los países, para que con sabiduría y decisión, busquen y favorezcan siempre el bien de toda la humanidad, sin olvidarse de los y las más pobres. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Por la paz en el mundo y en nuestro pueblo, para que Tú, Señor, ilumines a todos los gobernantes, hagan un esfuerzo por sentarse a dialogar, y así se abran caminos nuevos, desde la tolerancia y el respeto a todas las personas. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por todos nosotros y nosotras y nuestra Comunidad, para que acogiendo tu Palabra, viva el amor a los hermanos y hermanas más necesitados y necesitadas desde una actitud de servicio. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

Nota: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

Por favor: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE ALGÚN ELEMENTO DEL APERITIVO

(Este signo supone que se va a realizar una pequeña fiesta de la comunidad después de la Eucaristía, como inicio del Curso Pastoral, o... Concretamente, podrían ser una bolsa de patatas fritas y un refresco, aunque esto sólo sea una sugerencia, que puede ser sustituido por cualquier otra cosa. La ofrenda la han de hacer dos personas, y una de ellas dice:)

ORACIÓN - EXPLICACIÓN: Te traemos, Señor, estas muestras de la fiesta que seguirá a este encuentro de fe de nuestra comunidad, reunida en torno a la mesa de tu Palabra y del Cuerpo de tu Hijo. Queremos con este gesto hacer crecer todavía más nuestro amor y fraternidad. Tú lo haces, cada domingo, con tu Palabra y la Comunión; pero nosotros y nosotras, por nuestra parte, queremos sumar a tu gracia nuestro empeño por construirnos cada vez más como una comunidad unida, sin fisuras ni barreras que nos separen y enfrenten.


PRESENTACIÓN DEL CARTEL MISIONERO DEL “DOMUND”

(Conviene presentarlo el domingo anterior, como forma de sensibilización de la Comunidad-Parroquia. Puede hacer la ofrenda uno(a) de los(as) jóvenes de la comunidad. Lo debe situar en un lugar bien visible)

ORACIÓN - EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo este cartel misionero del DOMUND que anuncia la Jornada que celebra la Iglesia el próximo domingo. Con él, en mi nombre y en el de toda la comunidad, te quiero hacer presente nuestro deseo y compromiso evangelizador. Pero también queremos crear una “Cadena de solidaridad” con otros pueblos, con muchas menos posibilidades que nosotros y nosotras. Por eso, desde hoy, toda esta semana y, especialmente, el domingo que viene, nos comprometemos a participar en la campaña del DOMIUND. Acepta, Señor y Padre nuestro, nuestros gestos que hablan de fraternidad, de comunión y de solidaridad.


PRESENTACIÓN DE UNAS MANOS VACÍAS

(La puede hacer una mujer. Con las manos en forma de cuenco, dice:)

ORACIÓN - MOTIVACIÓN: Aquí me tienes, Señor, con las manos vacías, expresando mi debilidad y mi absoluta confianza de que, si Tú no las llenas, no tienen nada. Te ofrezco, en nombre de toda la comunidad, nuestro corazón humilde, porque somos conscientes de que sólo así Tú lo llenarás con tu gracia. Señor, danos tu fuerza para creer y seguir en fidelidad a tu Hijo y danos su Cuerpo como alimento para nuestras vidas.


PRESENTACIÓN DE UN PARAGUAS

(Hace la ofrenda una persona adulta de la comunidad)

ORACIÓN - MOTIVACIÓN: Señor, yo te traigo hoy este paraguas. Es y ha sido muchas veces, en mi vida y en la de muchos de nosotros y de nosotras, el símbolo de nuestras actitudes evasivas ante los compromisos y las exigencias que Tú nos has transmitido a través de tu Palabra. Muchas veces, o hemos mirado hacia otro lado o hacia otras personas. Hoy, con esta ofrenda, te queremos pedir que nos cambies el corazón y nos lo hagas receptivo a tu palabra y a sus exigencias.


PRESENTACIÓN DE LOS GRUPOS DEL CATECUMENADO DE ADULTOS

(Bien pudiera haber una representación numerosa de los distintos grupos de Catecumenado que hubiere en la Comunidad-Parroquia. También sería bueno preparar una HOJA IMPRESA con el proyecto que trabajan para poderlo ofrecer a todos los participantes en la celebración. En nombre de todos, una de las personas dice:)

ORACIÓN - MOTIVACIÓN: Señor y Padre nuestro: queremos, antes que nada, agradecerte de corazón por el regalo que nos has hecho en Jesús, tu Hijo amado y nuestro Hermano. Pero, también, queremos expresarte nuestro deseo de seguir profundizando en nuestra fe, para así poder comunicarla, vitalmente, a nuestra cultura y entorno. Al presentar hoy a la comunidad el proyecto de nuestros grupos del CATECUMENADO de ADULTOS, a Ti te ofrecemos nuestro compromiso de trabajarlo con buen ánimo y de ayudarnos mutuamente en esta labor, tan interesante como necesaria hoy en día. Acoge nuestra ofrenda, Padre.

Prefacio

(Puestos en pie, el Presidente inicia la oración de Acción de Gracias, a la que se une la comunidad, diciendo: «DICHOSOS LOS POBRES EN EL ESPÍRITU, PORQUE DE ELLOS ES EL REINO DE LOS CIELOS»).

Bendito seas, Señor y Padre nuestro,
que has dado al universo su destino y sentido
e inscribiste en el corazón de las personas
el deseo de ver tu rostro
y que no descansen hasta llegar a Ti.
El conocimiento que de Ti nos has comunicado
es conocimiento de nosotros(as) mismos(as)
y la invitación a cumplir tu voluntad
es vocación a descubrir en Ti nuestro sendero,
pues Tú eres la realidad plena
y nosotros y nosotras tu semejanza e imagen.
R/. «DICHOSOS LOS POBRES EN EL ESPÍRITU, PORQUE DE ELLOS ES EL REINO DE LOS CIELOS»).

A lo largo de la historia has mantenido tu llamada
y te has reservado, de forma especial,
jueces, reyes, sacerdotes y profetas,
para que, en ellos, otras personas
descubrieran un rumbo distinto
y supieran lo que es nacer de nuevo.
En la plenitud de los tiempos
nos enviaste a tu propio Hijo Jesucristo,
nacido de una mujer.
Y Él vivió pendiente de tu Palabra,
obedeciendo siempre tu voluntad
y viviendo radicalmente tu llamada,
hasta que, en la tarde de su vida,
te la ofreció en el altar de la Cruz.
R/. «DICHOSOS LOS POBRES EN EL ESPÍRITU, PORQUE DE ELLOS ES EL REINO DE LOS CIELOS»).

Recorriendo los caminos de Galilea,
formó en su entorno un grupo de discípulos,
con los que compartió mesa, vida, y enseñanza.
Los fue llamando uno a uno,
no dejándoles anteponer nada a su persona,
y ellos vivieron la gracia
de que teniendo a su Señor, todo les sobraba.
Dejaron las redes y la mesa de cambios,
sus ocupaciones de la vida
y Tú les llenaste sus manos de tus dones
e hiciste que rebosaran de alegría sus almas.
No tenían dinero ni plata ni donde reposar su cabeza,
pero Tú, Padre bueno, no dejaste que les faltara nada.
R/. «DICHOSOS LOS POBRES EN EL ESPÍRITU, PORQUE DE ELLOS ES EL REINO DE LOS CIELOS»).

Envía tu Espíritu y tu gracia, Señor,
sobre tu Iglesia y cuantos seguimos hoy a Jesús,
tentados(as) todos(as) por esta sociedad
que valora y mide sólo el tener y el poder.
Haznos capaces de ver las trampas,
de aligerar nuestros corazones de lo que les ata,
de descubrir que Tú eres la alegría
de los que viven pendientes de tu voluntad,
de saber que reservas tu Reino
a los que siguen a tu Hijo en fraternidad.
R/. «DICHOSOS LOS POBRES EN EL ESPÍRITU, PORQUE DE ELLOS ES EL REINO DE LOS CIELOS»).

Monición de Despedida

Hermanos y hermanas: la celebración ha terminado, pero Jesús nos ha invitado a seguirle en la vida; cada uno, cada una desde su opción de vida concreta. Ahora empieza nuestro compromiso como seguidores. No faltarán el cansancio y las dificultades en el camino, pero Él camina a nuestro lado. ¡Ojalá vivamos, como Él, construyendo Reino!

Reflexión para este día

“Dichosos los pobres en el espíritu,
porque de ellos es el Reino de los Cielos.”




La segunda lectura de este domingo nos dice que “la Palabra de Dios es viva y eficaz, más tajante que espada de doble filo”. Pues... nada, a prepararse “a lo que venga”, o a lo que nos quiera decir hoy Dios mismo.

De ahí que Jesús en el Evangelio de hoy se despache a gusto y con un mensaje claro, muy claro: es necesario decidirse y dejar de ser una persona egoísta que ve a los(as) demás en función de uno(a) mismo(a), de los propios intereses, y atreverse a INICIAR una VIDA FRATERNA en función de los(as) demás.

Para Jesús es evidente que la vida no se nos ha dado para hacer dinero, para tener éxito o para lograr un bienestar personal, sino PARA HACERNOS HERMANOS, HERMANAS. Así ve Jesús el proyecto de Dios, con gran claridad y así lo anuncia: COMPARTE Y CREA FRATERNIDAD: éste es el camino que avanza decisivamente hacia la salvación definitiva.

El peligro para nosotros y nosotras: vivir un “Evangelio rebajado”, acomodado a nuestra medida e intereses y, entonces, ese Evangelio no produce alegría y entusiasmo, sino tristeza (como al hombre del evangelio de hoy).

Lo tenemos que proclamar: es más persona y más cristiano y cristiana quien SABE COMPARTIR y CREAR FRATERNIDAD: ése ha entendido el mensaje de Jesús. Si eres uno(a) de ellos(as)... FELICIDADES!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue