Ciclo C - Cuaresma - 3º Domingo - 24 de marzo - Año 2019

Liturgia Salmo

Evangelio

Monición de Entrada: MOTIVACIÓN

Hermanos y hermanas: de nuevo nos hemos reunido, convocados/convocadas e invitados/invitadas en el nombre del Señor. Como hizo el pueblo de Israel en su peregrinación por el desierto, nosotros y nosotras caminamos cuarenta días, este tiempo de gracia y de salvación, preparándonos para celebrar la Pascua.

Hoy, la Palabra de Dios nos recordará la necesidad de convertirnos, de cambiar nuestro corazón y vivir al estilo de Jesús. El cambio se debe realizar ya, no podemos seguir posponiéndolo para mañana. Nuestras vidas, nuestras palabras y nuestros gestos tienen que ser fiel reflejo del proyecto que Dios ha soñado desde siempre para nosotros y nosotras. El Reino es una tarea urgente y una tarea de todos nosotros, de todas nosotras.

Con estos deseos y esta actitud, damos comienzo a nuestra celebración.

Moniciones a las lecturas

1ª Lectura: Éxodo 3, 1-8. 13-15

Según el autor sagrado, Dios contempla la explotación de su pueblo en Egipto y no la tolera ya por más tiempo. Moisés es el hombre escogido por Dios para liberar a Israel de la esclavitud. Moisés se acerca a observar el fenómeno de la zarza ardiendo sin consumirse y allí, en la cercanía de Dios, recibe la misión de liberar a sus hermanos y hermanas que sufren en Egipto. Dios se define no sólo por palabras, sino también por las maravillas que realiza. Escuchamos.


2ª Lectura: 1 Corintios 10, 1-6. 10-12

El apóstol Pablo nos invita a estar alerta para que no nos suceda lo mismo que a los israelitas que, conociendo las maravillas y el amor de Dios, le dieron la espalda. No olvidemos que nuestro Dios es pura gratuidad y puro don. Él sólo nos pide que le acojamos con confianza. Hermosa y sugerente reflexión del apóstol.


Evangelio: Lucas 13, 1-9

Nos disponemos a escuchar el relato evangélico. Dos hechos de vida le dan pie a Jesús para ofrecer una reflexión sobre la necesidad de plantearse, en serio y de forma urgente, la necesidad de la CONVERSIÓN. Y es que no es suficiente con las apariencias, sino que es necesario dar FRUTOS. Y con todo, la novedad del mensaje de Jesús es que Dios siempre brinda una nueva oportunidad para que “nuestro árbol” dé frutos. Escuchamos..

Oración de los fieles

Con actitud humilde y filial, le abrimos el corazón al Dios de la Vida y le presentamos las necesidades de toda la humanidad.

1.- Por nuestra querida y pobre Iglesia, para que sea madre y maestra con su palabra, ejemplo con sus gestos y signo de la misericordia del Padre. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Por todos y todas los y las que ostentan cargos de responsabilidad en los gobiernos, para que pongan todas sus cualidades y esfuerzos al servicio del bien común y en la defensa de los derechos humanos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Por las personas que se sienten marginadas y excluidas, para que encuentren en nosotros y en nosotras el cariño que consuela, la mano amiga que transmite paz y el compañero que hace más fácil el camino. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Por quienes buscan en este mundo y en sus cosas un sentido y no lo encuentran; por quienes se sienten ya cansados y cansadas, abatidos y abatidas, faltos de toda confianza en la vida y en las personas para que nuestro testimonio sea la puerta de su esperanza. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por todos y por todas los y las que nos hemos reunido en esta celebración, para que seamos capaces de romper las ataduras que nos impiden la auténtica libertad en Cristo y seamos fieles seguidores de Jesús. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Presentación de las ofrendas

Nota: ofrecemos diversos "SIGNOS" que nos parecen posibles, "fáciles" y que expresan el significado y el caminar de la Comunidad Cristiana.

Por favor: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad.



PRESENTACIÓN DE UNA PERSONA EN SILLA DE RUEDAS

(Hace esta ofrenda alguien que trabaje en pastoral de la salud o acompañe y cuide a algún enfermo)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Yo quiero ofrecerte, Señor, dos cosas al mismo tiempo: el dolor de esta persona a la que cuido y el talante de mis cuidados. Las dos experiencias, Señor, son la religión que Tú quieres: asumir el sufrimiento y el mal, y saber que el mejor holocausto que te podemos ofrecer es una vida de entrega a los demás. Te pido que unas nuestras experiencias a las de tu Hijo en la Cruz y que las purifiques para que sean cada vez más semejantes a las suyas.


CARTELES (o diapositivas) DE MÁRTIRES DE HOY

(Se presentan unos carteles o unas diapositivas que reflejan la realidad de nuestro mundo: la pobreza, el hambre, la droga…; y otros carteles o diapositivas de personas o líderes ¿actuales? que han luchado y luchan a favor de la justicia y de la paz)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, sobre la mesa del altar, te ponemos las esclavitudes y luchas de la humanidad, hoy: la pobreza, el hambre, la droga…; y, también, la lucha constante y generosa de tantos hombres y mujeres para su erradicación y desaparición. Te pedimos que unas su ofrenda a la de tu Hijo Jesucristo, el único sacrificio que te es agradable; acéptala como hiciste con la muerte de Jesús. Y, también, llena nuestros corazones de deseos de libertad y comprométenos en su lucha; arrebátanos nuestros conformismos y comodidades; anímanos y danos tu gracia para convertirnos realmente y dar frutos concretos de tu amor.


PRESENTACIÓN DE UNAS MANOS VACÍAS

(Una persona adulta de la comunidad muestra sus manos, en forma de cuenco, pero vacías, mientras dice:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Yo, por mi parte, quiero añadir que a pesar de los dones que hemos recibido de tu misma bondad, nosotros y nosotras, a cambio, no tenemos nada que darte, como la higuera que no da frutos. Sólo nuestra disponibilidad para acoger de nuevo tu gracia. Eso es lo que yo hoy te ofrezco, con estas manos vacías, que esperan ser llenadas por Ti.


PRESENTACIÓN DE LA CONCHA BAUTISMAL

(Cualquier miembro adulto puede realizar esta ofrenda, después dice:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo hoy esta concha que ha sido utilizada para el bautismo de muchos de nosotros y de nosotras. Con ella queremos simbolizar cómo, por tu gracia y la donación del Espíritu, Tú mismo nos has incorporado a la comunidad, a tu familia sobre la tierra, para que seamos signos de tu Reino. Que podamos vivir en cada momento de acuerdo a la dignidad a la que nos has llamado.


PRESENTACIÓN DE UN BASTÓN

(La ofrenda la puede hacer cualquier adulto de la comunidad. El bastón, de ser posible, debiera de ser el especial de un ciego)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Mira, Señor, yo te ofrezco este bastón, porque quiero ser, así como todos/as y cada uno/a de los/as miembros de la comunidad, un lazarillo para los y las demás. Ábreme los ojos, Señor, para que no sea un ciego que guía a otros ciegos. Lléname de tu luz, para que pueda ser reflejo de ella en medio de un mundo que se mueve en la oscuridad y anda en las tinieblas.


PRESENTACION DE UNA ONG

(No como algo único y exclusivo, sino como “UNA” de ellas; las demás las iremos presentando a lo largo del año, en diversos domingos y fiestas. Se trata de presentar un folleto o proyecto que presente las acciones de esta ONG)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, queremos ofrecerte hoy toda la acción humanitaria de tantos grupos, comprometidos a favor de las personas más débiles de nuestra sociedad y cultura. Te la presentamos por medio de la acción de este grupo………………… Acéptala, Señor, porque -se sientan creyentes o no- tu Reino se hace realidad en su compromiso. Y a nosotros y a nosotras, haznos también cada día más sensibles y comprometidos-comprometidas con los-las más necesitados-necesitadas, especialmente en este camino cuaresmal.

Prefacio

(De pie, todos participan en la oración de Acción de Gracias, diciendo: «TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ ERES EL ÚNICO QUE NOS SALVAS»).

Te damos gracias, Señor, y te alabamos,
porque, desde que hiciste al ser humano a tu imagen,
no has cesado a lo largo de la historia
de querernos y llamarnos noche y día,
para que nos volvamos a Ti
y vivamos según tus deseos.
Tú inquietas nuestro espíritu
y nos invitas a reformar nuestras vidas,
a dar la vuelta a nuestro corazón,
a rehacer todo desde el fondo
y a vivir en radicalidad la conversión.
R/. «TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ ERES EL ÚNICO QUE NOS SALVAS».

Y es verdad, Padre misericordioso,
que no abandonaste al ser humano a su triste suerte,
cuando rompió tu amistad y te dio la espalda,
víctima de la esclavitud de sí mismo
y alienado en su relación
con los otros y con las otras personas,
contigo mismo, con la naturaleza y la historia.
Desde ese mismo momento
le dijiste palabras de esperanza
y le pediste que se volviera de nuevo a Ti,
porque sólo, desde tu gracia,
él se vería libre de su esclavitud
y vería a los otros y a las otras
como a sus hermanos y hermanas,
a la naturaleza como a tu espejo
y a la historia como el escenario de tu presencia.
R/. «TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ ERES EL ÚNICO QUE NOS SALVAS».

Elegiste a Moisés, como a caudillo,
para que acompañase a tu pueblo
en la aventura del desierto,
del paso de la esclavitud a la libertad.
Pusiste tus palabras
en la boca de los profetas
para recordar a todos tus deseos
y mostrarles,
desde el fondo de tu corazón, tu voluntad
y pedirles continuamente su conversión.
En Jesucristo, tu Hijo amado,
se cumplieron tus promesas
y se hizo realidad la libertad de la redención.
Por su muerte y resurrección,
nos diste la gracia de ser tus hijos e hijas,
de poder vivir tu amor,
de sentirnos libres del pecado,
salvados y salvadas para tu amor y la fraternidad.
R/. «TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ ERES EL ÚNICO QUE NOS SALVAS».

Te pedimos ahora, Señor, tu gracia
y que auxilies también a tu Iglesia,
para que nos pongamos manos a la obra,
con decisión y sin dar paso al desaliento,
en el nuevo estilo de vida de la conversión,
de retomar nuestras opciones bautismales,
y vivirlas como quien pone la mano en el arado
y nunca vuelve la vista atrás.
Que vivamos a la escucha de tu Palabra,
y siempre dispuestos y dispuestas
a hacerla vida de nuestras vidas.
Danos tu gracia para vivir esta Cuaresma
en la tensión de participar en la Pascua.
R/. «TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR, PORQUE TÚ ERES EL ÚNICO QUE NOS SALVAS».

Monición de Despedida

Hermanos y hermanas: nos hemos reunido en torno a la Palabra del Señor y a la comunión de su Cuerpo. Su amor gratuito ha puesto en evidencia la distancia a la que realmente vivimos de él. La parábola de hoy nos ha puesto de manifiesto que cambiar o no cambiar no es un juego de palabras; es un problema de vida o muerte. Ante el Reino de Dios hay que decidirse. Y se nos habla de urgencia, porque el tiempo pasa y estamos en la encrucijada. ¡Feliz semana!

Reflexión para este día

“Convertíos,
porque está cerca el Reino de Dios”




Con este domingo iniciamos la segunda etapa de esta Cuaresma. El CAMINO a la PASCUA continúa. Será necesario preguntarnos por el lugar exacto donde nos encontramos: ¿Voy siguiendo los pasos de Jesús? ¿Es mi “camino de conversión” un IDENTIFICARME con ÉL, con su estilo de vida? Hemos “quemado” una primera etapa de este camino y… ¿qué?

Aquí puede aflorar en nosotros y en nosotras el desencanto, esa sensación de fracaso, de no merecer la pena. Algo que hoy nos invade por todas partes. Creíamos ser los/as dominadores de la vida, de solucionar todas las cosas, y… cada día tenemos la sensación de impotencia. Eso que llamamos la “sociedad del bienestar” (el tener, el disfrutar, el consumir y el acumular) no resuelve el problema último del hombre y de la mujer.

Aquí resuenan las palabras del Evangelio de este domingo: “Si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera”. ¿No será el momento de escuchar más profundamente a Jesús, de GUSTAR de su proyecto, de descubrirlo en su verdadero significado a través de la Palabra, del encuentro con los hermanos y hermanas, en el silencio y en la oración, en un compromiso vivido en gratuidad y generosamente?

¡Ojalá DESEEMOS abrirnos a su novedad
y así GUSTEMOS de su proyecto!

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue