#
#

Plegarias

#
#
# # #

HABLA, PADRE, QUE TE ESCUCHAMOS

 

Padre bueno,
abre mi corazón a tu Palabra viva.

Ayúdame a encontrarte
en la lectura diaria de tu Palabra.

Quiero escuchar tu voz amiga y compañera,
que me invita a cambiar,
para vivir, compartir,
y transmitir tu Reino.

Habla, Padre,
que te escuchamos.

Muéstranos tu rostro,
enséñanos tus caminos,
sacude nuestra sordera,
inúndanos de Evangelio.

Señor, te esperamos,
necesitamos fuerzas;
danos de beber
el agua clara de tu Palabra,
la única que sacia la sed de justicia.

Ablanda la dureza de nuestros corazones,
y perfora las duras capas que nos cubren
con el continuo goteo de tu voz,
que nos grita desde la realidad,
que nos susurra desde la historia,
que nos acaricia desde la creación,
que nos llama desde tu Palabra.

Habla, Padre,
que te escuchamos.

Alza la voz,
para que podamos verte y descubrirte;
a veces te buscamos sin encontrarte;
a veces buscamos donde no estás;
a veces confundimos tu presencia,
y nos hacemos un dios a nuestra medida,
con voz humana y pies de barro.

Ilumina nuestra búsqueda,
aclara nuestras dudas,
fortalece nuestra esperanza,
anima nuestra fe en marcha.
Muéstrate, Padre bueno,
y guíanos en el camino de tu Reino.

Me pongo en tus manos;
quiero vivir como tu hijo,
compartir la vida y ofrecerla para los demás.

Habla, Padre,
te escucho,
te escuchamos;
danos la fuerza
para vivir como hermanos,
fieles a tu llamada.

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue