Testimonios y Reflexiones

LLAMADA a la VIDA, CREANDO ESPERANZA

Fecha: 12 / 09 / 2014

Hace unos días, un amigo me pidió que escribiera sobre “algo” que me ha ocurrido en estos meses de verano. ¿Algo? ¿Sobre qué? Algo que te ha “tocado”, te ha “llamado”, te ha “empujado a…”. Hice un recorrido rápido y, enseguida, ante mis ojos, quedaron unas imágenes vivas, como fotos de una excelente calidad. Me encantó.

Tenía delante varias “fotos-imágenes” que merecían la pena. Tuve que seleccionar. Y no me resultó nada fácil, porque al menos había dos “cuadros” impresionantes. Tenía que elegir y me decidí. Y lo quiero compartir con los que lo deseéis. Eso sí, con la sencillez que es necesario en estos casos que afectan a la vida de uno mismo.

Es un hecho-acontecimiento sencillo, pero muy hermoso y que en mi vida ha tenido una repercusión especial. Un hecho VITAL y cargado de… ESPERANZA, mucha esperanza; creo que de “la buena”, de ésa que tanto necesita nuestro mundo, nuestra cultura y nuestra sociedad. Os ofrezco mi experiencia.

Fue un fin de semana del mes de julio. Y como el verano da “oportunidades” para todo, ese día nos iba a sorprender con algo hermoso. Sucedió en un rinconcito de Hondarribia (lleno de gente en estas fechas). Caminábamos tranquilamente, como deseando liberarnos de nuestros cansancios y nervios de todos los días. Y allí, en una esquina de la calle San Pedro, nos llamó la atención un “puesto”, con un enorme cartel y una hermosa txapela negra con una inscripción, donde se leía “TXAPELDUN 2014”. Cerca, una cámara de fotos en su trípode, una mesa con algunos folletos de propaganda y dos personas como invitándonos a acercarnos.

Me llamó la atención y me acerqué. Como notaron mi “interés” o “curiosidad”, se me acercaron y me propusieron hacerme una foto junto al cartelón, con la txapela puesta. “ITXAROPENAREN TXAPELDUNA” – “CAMPEÓN DE LA ESPERANZA” era lo que decía el cartel. Me gustó la propuesta. Me interesé por lo que allí se planteaba. Así como Vicente Muñoz (dueño del Restaurante Gran Sol) había ganado el campeonato de pinchos de Euskadi, ahora se planteaba el poder ser “Campeón de la Esperanza”. ¡Qué bien!

Y esta actividad era en favor del TELÉFONO DE LA ESPERANZA de GIPUZKOA. Me gustó el motivo. Es verdad que había oído hablar del Teléfono de la Esperanza (= TEG, como lo denominan) y de cómo había sido galardonado con el “Premio al Voluntariado”, otorgado por la Diputación Foral y, más recientemente, con la “Medalla al Mérito Ciudadano” que otorga el Alcalde del Ayuntamiento de Donostia. Me sentía en mi “salsa”, y es que siempre me han “provocado” estas labores calladas y silenciosas que desarrollan tantas personas en medio de nuestra sociedad.

La foto, el donativo en la hucha, unos materiales sencillos del TEG y unas personas muy acogedoras que me brindaron la posibilidad de CONOCER un poco más de cerca la actividad del TEG. Tras unos minutos de charla y de compartir (por cierto, una de las personas no pertenecía al TEG, pero como hondarribitarra que era, les estaba echando una mano y su colaboración gratuita), me alejé con una sana inquietud. Me había gustado el tema, pero DESDE DENTRO. Tenía la intuición de que aquello no iba a quedar allí.

Mi “curiosidad” fue tomando consistencia interna y, los días siguientes, me dediqué a leer lo que me habían ofrecido; visité su Web (www.telesgi.org), donde me enteré de la “filosofía” y de las claves del TEG, su objetivo de vivir una ESCUCHA ACTIVA, desde el corazón, para que las personas pudieran ENCONTRAR alguien que les escuchara y les acompañara en la búsqueda de una salida para su vida. ¡Qué maravilla! Voluntarios/as que se dedicaban a ESCUCHAR y escuchando SANAR a las personas. ¡Muy hermoso!

Hasta aquí el acontecimiento (para mí sí que lo fue), ése que me “tocó” el corazón y que me fue “arrastrando” hacia otros pasos y que, de manera breve, quiero compartir:

- Me había informado (aunque fuera por casualidad) acerca del TEG. Me pareció muy interesante su labor. Merecía la pena. Y… ¡es verdad!: me había sacado una foto y había dado un donativo. Incluso realicé una llamada a la Sede del TEG y completé mi deseo de información. Era, para mí, el primer paso.

- En ese camino recorrido, me enteré que el TEG era el único Teléfono de la Esperanza que, a nivel de todo el Estado, era GRATUITO. Me impresionó este dato: a base de ayudas de diversas Instituciones como Diputación y numerosos Ayuntamientos y otros organismos y socios particulares, hacían posible el “milagro” de atender a tantas personas que vivían en soledad tremenda y, en muchos casos, sin demasiados recursos económicos. ¡Otro impacto más! De ahí que estaban realizando una CAMPAÑA de CAPTACIÓN de SOCIOS para mantenerse en el planteamiento de la GRATUIDAD del Teléfono, por lo que ofrecía de libertad a las personas que llamaban. ¡Genial!

- Asimismo me informé que eran 30 personas en el TEG las que colaboraban de forma absolutamente gratuita, y eso TODOS los días del año. Personas que ofrecían su tiempo, sus dones y, sobre todo, su CORAZÓN para atender a esas personas a través del Teléfono. De forma totalmente ANÓNIMA (me insistieron MUCHO en este dato), dedicaban algunas horas a la semana, ya fuera Domingo o las fiesta patronales, o Navidad… porque siempre hay personas necesitadas de un corazón que escuche. ¡Sentí profunda admiración por esas personas ANÓNIMAS, pero llenas de VIDA y de… ESPERANZA!

- Después de este proceso vivido, decidí hacerme socio del TEG. Y es que una reflexión que leí en su Web, de que con 50 euros al año, hacía posible que 10 personas pudieran ser atendidas de forma GRATUITA… ¡me pareció que merecía la pena! Llegué a la conclusión de que no significa mucho para mí y que con 20, 30 ó 50 euros podía llevar a cabo más que “un milagro” al año. ¡Así como suena!

- Y como último elemento de este mi camino recorrido, decidí dar a conocer esta experiencia, porque he llegado a la conclusión de que merecía la pena que otras personas también la conocieran. Eso sí, estoy convencido de que cada uno/a necesitará vivir su PROPIO CAMINO, su experiencia personal. ¡Está claro! Me atrevo a ofreceros su web (www.telesgi.org) y, como un resumen interesante, el video que ofrecen en la entrada de la misma: es un buen inicio de un NUEVO CAMINO para cualquier persona que sienta interés por el tema.

Aquí me quedo por hoy. Es posible que en otro momento os ofrezca la “otra experiencia” del que hablaba al comienzo de esta comunicación y que hoy por hoy espera su oportunidad. ¡Tiempo al tiempo! Por hoy me conformo con esta experiencia. Y… ¡ojalá os “toque el corazón”! como a mí me ha hecho. ¡Suerte… y feliz camino personal!

Un caminante

Llamada a la vida

 

Panel Abierto

 
 

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue