#
#

Taller de los Salmos:


Ayudas: Salmo 077 (76)
#
#

1. TIPO DE SALMO

Es un salmo de súplica colectiva. Una persona, en nombre del pueblo clama a Dios con motivo de una catástrofe nacional.


2. CÓMO ESTÁ ORGANIZADO

Tiene dos partes: 2-1,1; 12-21. La primera se desarrolla en un clima de nostalgia y pesimismo; en la segunda, el salmista mira al pasado y encuentra motivos para la esperanza.

La primera parte (2-11) comienza con una breve introducción. El autor del salmo grita, y su grito es una súplica que implora justicia (2). La escena siguiente tiene lugar de noche (3-7), en medio de una especie de pesadilla que no le deja dormir. El salmista recuerda el pasado glorioso del pueblo, lo que aumenta más aún la confusión de su mente y el tormento en su cuerpo. Hay un claro contraste entre la situación pasada y la presente. El salmista sólo tiene preguntas sin respuesta (8-10). Las preguntas se refieren al comportamiento de Dios, que va desde el posible rechazo hasta el cierre airado de sus entrañas, dando la impresión de que Dios ya no se conmueve ante la desgracia de su compañero de alianza. La conclusión es triste y pesimista: «Y me digo: “¡Ésta es mi pena!: ¡Ha cambiado la diestra del Altísimo!”» (11). La diestra recuerda las acciones de liberación que realizó el Señor, sobre todo en tiempos del éxodo. Dios ya no es el mismo.

En la segunda parte (12-21), se vuelve la atención hacia el pasado, recordando cuatro cosas: las proezas, los portentos, las obras y las hazañas del Señor (12-13). El salmista confiesa que no hay ningún Dios tan grande como el Señor y fija su atención en el mayor de los portentos que ha conocido Israel: «Con tu brazo rescataste a tu pueblo, a los hijos de Jacob y de José» (16). El éxodo es una experiencia única a la hora de resucitar la esperanza. De forma poética, describe el paso del mar Rojo (17-20), añadiendo detalles que no vienen en el libro del Éxodo y que han sido tomados de la tradición popular: truenos, rayos, relámpagos, terremotos, fenómenos que la Biblia suele asociar a la manifestación del Señor en el monte Sinaí, con motivo de la Alianza. De este modo, el salmo une, en una sola acción, la liberación y la Alianza. Aparecen también los mediadores de la liberación: Moisés y Aarón. Se compara a Dios con un pastor que guía su rebaño (el pueblo) desde la esclavitud a la libertad (21). La segunda parte contempla las acciones maravillosas de Dios en el pasado y termina abriéndose a la esperanza...


3. ¿POR QUÉ SURGIÓ ESTE SALMO?

Este salmo es fruto de un clamor (2). En la Biblia, el clamor nace de la pérdida de libertad a causa de la opresión o de las injusticias. Éste es el caso del presente salmo. Hay alguien que clama, y su clamor atraviesa la noche, en medio de un íncubo interminable. La serie de preguntas planteadas (8-10) da a entender que Dios ha abandonado a su pueblo, como una madre que cierra con ira sus entrañas para no conmoverse ante lo que le sucede a su criatura. La comparación con el pasado glorioso viene a incrementar aún más el tormento psicológico y físico de esta persona. ¿Qué es lo que habría sucedido? Ciertamente, una catástrofe nacional, tal vez el exilio en Babilonia. El pueblo de Dios había caído ante el enemigo; esta circunstancia se vuelve más cruel todavía al atribuirle a Dios la responsabilidad de esta situación. Nótese que este salmo no habla de los pecados, de la responsabilidad del pueblo o de sus líderes políticos. Da la impresión de que el pueblo ha sido víctima de un imperialismo despiadado y de un Dios incapaz de tener misericordia.

El salmista pregunta si esta circunstancia va a durar «para siempre» (8a. 9b) y si Dios ya no va a serles favorable «nunca» (8b).


4. EL ROSTRO DE DIOS

Tras leer este salmo, se tiene la impresión de que el aliado libertador del pasado ahora está ausente o no interviene. Sin embargo, el recuerdo nostálgico de sus proezas, portentos, obras y hazañas abre una puerta a la esperanza. De hecho, se cita a Dios doce veces en este salmo, y se le invoca o se alude a él con distintos nombres (Dios, Señor, Altísimo). Dios está muy presente, aunque en forma de añoranza que abre el camino hacia la esperanza y hacia nuevos portentos. El Éxodo y la Alianza aparecen como los acontecimientos fundantes de la fe del pueblo de Dios. Sin estas experiencias del pasado, no podría existir la esperanza en el presente.

En este salmo, todavía se cree en la existencia de otros dioses, pero ninguno de ellos puede igualarse al Dios de Israel (14), pues sólo él tiene poder para liberar la vida. Poco a poco sus acciones van siendo conocidas en todo el mundo, de modo que toda la humanidad acabará reconociendo que no existe más que un solo Dios (15).

La vida de Jesús fue un continuo realizar proezas, portentos, obras y hazañas en favor de la vida y de la libertad de las personas. Reveló a un Dios que es padre y madre, cuyas entrañas se conmueven por sus hijos (Lc 15, 20b). Los episodios en que camina sobre las aguas (Jn 6, 15-21; Mt 14, 22-27; Mc 6, 45-52) pueden relacionarse con el paso del mar Rojo que se describe en este salmo.

Además, Jesús dijo de sí que era el buen pastor que conduce a su pueblo de la esclavitud a la libertad, de la muerte a la vida (Jn 10). No fue indiferente a los clamores de la gente.


5. REZAR EL SALMO 77

Por tratarse de una súplica colectiva, conviene rezarlo con otros creyentes, tomando como punto de partida las dificultades del pueblo y el abandono en que se encuentra. Es un salmo para rezar cuando tenemos la impresión de que Dios no escucha nuestros clamores; cuando tenemos más preguntas que respuestas; cuando parece que se ha agotado la capacidad de Dios para realizar portentos...

Otros salmos de súplica colectiva: 12; 44; 58; 60; 74; 79; 80; 82; 83; 85; 90; 94; (106); 108; 123; 126; 137.


(Comentarios tomados del libro de BORTOLINI, J., Conocer y rezar los salmos, San Pablo, Madrid, 2011, págs. 377-381). Los subrayados son nuestros.


# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue