#
#

Taller de los Salmos:


Salmo 059 (58) # #
#
#

Salmo 59 (58). TÚ, DIOS FIEL, ERES MI FORTALEZA


(1) Del maestro de coro. «No destruyas». De David. A media voz. Cuando Saúl mandó vigilar su casa con intención de matarlo.

(2) ¡Líbrame de mis enemigos, Dios mío,
protégeme de mis agresores!

(3) ¡Líbrame de los malhechores,
sálvame de los hombres sanguinarios!


(4) Pues ellos acechan mi vida,
los poderosos se reúnen contra mí,
sin que yo haya pecado ni faltado, Señor,

(5) sin culpa mía, avanzan para atacarme.
¡Despierta! ¡Ven a mi encuentro y mira!

(6) ¡Tú, Señor, Dios de los Ejércitos,
Dios de Israel!
¡Levántate y castiga a todas las naciones,
no tengas piedad de esos traidores!


(7) Vuelven por la tarde, ladrando como perros,
y rondan por la ciudad.

(8) Mira: alardean con su boca,
hay espadas en sus labios:
«¿Hay alguien escuchando?».


(9) ¡Pero tú, Señor, te ríes de ellos,
y te ríes de todas las naciones!

(10) ¡Fuerza mía, hacia ti miro!
Porque tú, oh Dios, eres mi fortaleza.

(11) ¡Que tu amor me preceda, oh Dios,
y me haga ver la derrota de cuantos me acechan!

(12) ¡No los mates ahora,
para que mi pueblo no se olvide!
¡Vuélvelos errantes y derríbalos, con tu poder,
Señor, escudo nuestro!

(13) Cada palabra de sus labios,
es un pecado de su boca.
Queden prendidos en su arrogancia,
en la mentira y la maldición que profieren.

(14) Que tu cólera los destruya,
que los destruya y dejen de existir,
para que se sepa que Dios gobierna
en Jacob y hasta los confines de la tierra.


(15) Vuelven por la tarde, ladrando como perros,
y rondan por la ciudad.

(16) Ahí están, cazando para comer,
y, hasta que no se hartan, van gruñendo.


(17) Yo, en cambio, cantaré alabanzas a tu fuerza,
aclamaré tu amor por la mañana,
porque has sido mi fortaleza,
mi refugio en el día de la angustia.

(18) ¡Y tañeré para ti, fuerza mía,
porque tú has sido, oh Dios, mi fortaleza!

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue