#
#

Taller de los Salmos:


Salmo 073 (72) # #
#
#

Salmo 73 (72): MI FELICIDAD ES ESTAR JUNTO A DIOS


(1) Salmo. De Asaf.

En verdad, «Dios es bueno para Israel,
para los puros de corazón»
.

(2) Pero por poco tropiezan mis pies;
nada faltó para que resbalaran mis pasos,

(3) porque envidiaba a los arrogantes,
viendo la prosperidad de los malvados.


(4) ¡Mirad! Para ellos no hay tormentos,
y su cuerpo está sano y robusto.

(5) La fatiga de los mortales no los alcanza,
ni sufren como los demás.

(6) Por eso su collar es la soberbia,
y la violencia los cubre como un vestido.

(7) Les brota el pecado de sus carnes,
les rebosa el corazón de malos proyectos.

(8) Se burlan y hablan con malicia,
desde su altura proclaman la opresión.

(9) Ponen su boca en el cielo,
y su lengua recorre la tierra.

(10) Así se sacian a sí mismos,
bebiéndose las aguas del mar.

(11) Y dicen: «¿Acaso va a saberlo Dios?
¿Se va a enterar el Altísimo?»
.

(12) ¡Ahí están! ¡Así son los malvados
y, siempre tranquilos, acumulan riquezas!


(13) ¡Así que en vano conservé puro mi corazón,
y he lavado en la inocencia mis manos!

(14) Pues todo el día me molestan,
y me castigan cada mañana...

(15) Si yo dijera: «¡Voy a hablar como ellos!»,
renegaría de la asamblea de tus hijos.

(16) Entonces reflexioné para entenderlo,
pero, ¡qué gran fatiga para mis ojos!

(17) Hasta que fui penetrando en el misterio de Dios,
y entonces comprendí su destino.


(18) Es verdad, tú los pones en lugar resbaladizo,
los precipitas en la ruina.

(19) ¡Mirad: en un instante son reducidos al terror,
dejan de existir y perecen, sumidos en el pavor!

(20) Como un sueño al despertar, Señor,
al despertarte desprecias su imagen.

(21) Si se me agriaba el corazón
y aguijoneaba mis entrañas,

(22) es porque yo era un necio y no entendía nada.
Yo era un animal junto a ti.


(23) Pero yo siempre estoy contigo.
Tú me tomas de la mano derecha.

(24) Tú me guías con tu consejo
y me conduces con tu gloria.

(25) Contigo, ¿a quién necesitaré en el cielo?
Contigo, no hay nada que me satisfaga en la tierra.

(26) Ya pueden consumirse mi carne y mi corazón:
¡mi roca y mi heredad es Dios para siempre!

(27) Sí, los que se alejan de ti se pierden,
tú rechazas a los que te son infieles.

(28) Yo, en cambio, estoy contento de estar con Dios,
y hacer de Dios mi refugio,
para contar todas tus acciones
(junto a las puertas de Sión).

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue