#
#

Taller de los Salmos:


Salmo 074 (73) # #
#
#

Salmo 74 (73): ACUÉRDATE DE TU COMUNIDAD


(1) Poema. De Asa.

¿Por qué, oh Dios,
nos rechazas para siempre?
¿Por qué esta cólera ardiente
contra las ovejas de tu rebaño?

(2) Acuérdate de la comunidad
que adquiriste desde antiguo,
de la tribu que rescataste como tu herencia,
del monte Sión, donde pusiste tu morada.

(3) Dirige tus pasos a estas ruinas sin fin:
el enemigo ha arrasado completamente el santuario.

(4) Los opresores rugieron en el lugar de tus asambleas,
pusieron sus estandartes en el frontón de la entrada,

(5) estandartes que no se conocían.
Como quien empuña el hacha en el bosque,

(6) destrozaron las esculturas
golpeando con el hacha y el martillo.

(7) Prendieron fuego a tu santuario,
profanaron hasta el suelo
la morada de tu nombre.

(8) Pensaban: «¡Arrasémoslos de una vez!»,
e incendiaron todos los templos del país.

(9) Ya no vemos nuestros signos, ya no hay profetas,
y nadie entre nosotros sabe hasta cuándo.


(10) ¿Hasta cuándo, oh Dios,
seguirá blasfemando el opresor?
¿Va a despreciar el enemigo
tu nombre hasta el final?

(11) ¿Por qué retiras tu mano izquierda
y tienes tu derecha escondida en el pecho?

(12) Pero tú, oh Dios, eres rey desde siempre,
y liberas por toda la tierra.

(13) Tú dividiste el mar con tu poder,
rompiste la cabeza del monstruo marino.

(14) Aplastaste las cabezas del Leviatán,
y la diste en pasto a las bestias del mar.

(15) Tú abriste manantiales y torrentes
y secaste ríos inagotables.

(16) Tuyo es el día, tuya es la noche.
Tú estableciste la luna y el sol.

(17) Tú fijaste los límites de la tierra,
y formaste el verano y el invierno.


(18) Acuérdate, Señor, del enemigo que blasfema,
del pueblo insensato que ultraja tu nombre.

(19) No entregues a las fieras la vida de tu tórtola.
No olvides para siempre la vida de tus pobres.

(20) Piensa en tu alianza, pues los rincones del país
están llenos de violencia.

(21) Que no vuelva el oprimido lleno de confusión,
que el pobre y el indigente alaben tu nombre.

(22) ¡Levántate, oh Dios! ¡Defiende tu causa!
¡Acuérdate del insensato que te ultraja todo el día!

(23) ¡No olvides el griterío de tus opresores,
el tumulto creciente de los que se rebelan contra ti!

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue