#
#

Taller de los Salmos:


Tus comentarios: Salmo 097 (96)
#
#

Salmo 97

También en esta ocasión, el Salmista-orante me muestra, -para que lo contemple-, a ese Dios que se presenta como Rey universal. Y toda la creación se suma a esta contemplación y admiración a la presentación del Señor Rey, y que nuevamente se le presenta con la misión de hacer JUSTICIA en todo el mundo. Y no sólo la creación, sino que TODOS los PUEBLOS contemplan su gloria. Sin duda, ante esta invitación de toda de CREACIÓN, no me resulta difícil no sentir la enorme fuerza de esta convicción.:“Justicia y derecho sostienen su trono” (v. 2).

Me muestra también que no solo la naturaleza es la que presenta esta gloria de Dios, sino que es el PUEBLO DE DIOS es el que muestra su alegría en Judá y en sus ciudades a causa de las sentencias justas del Señor. Todo ello es motivo de gozo y es que, además, este Señor establece una ALIANZA con los justos y esta ALIANZA se manifiesta en tres acciones bien concretas: AMAR, PROTEGER y LIBERAR a los justos (v. 10).

Siento que en estas afirmaciones hay un sustrato muy profundo, una experiencia que conviene tenerlo en cuenta para descubrir y disfrutar de cuanto el Salmista-orante le presenta a su pueblo y, también nos lo hace a nosotros, que hoy formamos parte de ese pueblo de Dios que tiene sus raíces en esa experiencia de Israel. Sentir, “tocar” y vivir esa alegría y ese gozo a causa de la realeza del Señor. Aquí descubro una especie de “sueno” de fraternidad universal entre todos los pueblos, y esta fraternidad es fruto de la realeza del Señor que hace JUSTICIA en todo el universo.

Varios versículos muestran claramente esta dimensión, así como la confesión y la invitación a sentirlo y vivirlo así. “¡El Señor es Rey! ¡Exulte la tierra, se alegran las islas innumerables!” (v. 1). “Porque tú eres, Señor, el Altísimo sobre la tierra, más elevado que todos los dioses!” (v. 9) “El Señor ama… él protege la vida de sus fieles y los libra…” (v.10) “La luz se alza para el justo y la alegría para los rectos de corazón! ¡Alegraos, justos, con el Señor y celebrar su memoria santa” (vv. 11-12).

Todo esto tiene un eco profundo en mí al recordar e ir descubriendo cómo esa experiencia se asienta poco a poco a lo largo de la historia del pueblo de Israel y que JESUS de NAZARET lo hará SUYO y nos lo ofrecerá a su Comunidad-Iglesia y a todos sus seguidores. Acaso… ¡cuántas veces hemos descuidado o incluso olvidado que la Justicia y el Derecho son las claves de Dios a través de la historia de la humanidad!

Siento que este mensaje es muy claro y es una APUESTA EN FIRME por parte de Jesús. Su propuesta del Reino de Dios no creo que es algo etéreo, algo que no tiene nada que ver con la realidad y la vida. Al contrario, Él será capaz de entregarlo todo por PROFUNDIZAR y HACER VIDA ese proyecto de Dios-Padre, aquel Dios que presenta este Salmo (con un lenguaje de su tiempo), pero que ofrece una inmensa INTUICIÓN a pesar de los pesares y a través de tantos vaivenes a lo largo de los tiempos. Eso indica claramente que Dios permanece muy PRESENTE en medio de las idas y venidas de esta historia de la salvación.

Este Salmo-plegaria y que guarda unas claves similares al Salmo anterior (salmo 96), me presenta, -una vez más-, que Dios, Rey universal, y que ha sido, -a través de los tiempos-, Alguien muy implicado con nuestra historia humana y esto no lo puedo (no lo podemos) olvidar. Además JESÚS reforzará, de forma muy especial, a este Dios que apuesta por la JUSTICIA y el DERECHO en el caminar de la humanidad, a la que “sueña” como su FAMILIA para siempre.

“Dios y Padre nuestro, que a través de la historia has ido “trabajando” y construyendo una FAMILIA NUEVA de la que formen parte todas las criaturas. Sigue, Padre, haciendo posible este SUEÑO y que nosotros y nosotras seamos artífices en ese quehacer, y es que es un DESEO de tu corazón amoroso”.

Esteban

Envianos tus comentarios

* Campos requeridos

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue