#
#

Taller de los Salmos:


Tus comentarios: Salmo 098 (97)
#
#

Salmo 98

Aquí me encuentro con una auténtica “confesión de fe”, similar a la de otros Salmos, pero que el Salmista-orante insiste, -de forma profunda y convencida-, porque así le DESCUBRE a su Dios. De ahí su “grito” que le sale desde dentro, desde su corazón: “Cantad al Señor un cántico nuevo porque ha hecho maravillas” (v. 1). Esto es lo que contempla el Salmista-orante y lo proclama para cuantos lo quieran descubrir y acoger en sus vidas.

Y es que él descubre que las RAZONES son profundas y serias para este “cántico nuevo” ya que el Señor ha hecho auténticas maravillas, porque ha obtenido la victoria con su santo brazo, porque ha dado a conocer su victoria y ha revelado a las naciones su justicia y, cómo no, se ha acordado de su amor fiel para con su pueblo. ¡Casi nada!, como diría el Salmista-orante. Y, además, añade que ahora viene a gobernar la tierra, y… “gobernará el mundo con justicia y los pueblos con rectitud” (v. 9b).

Sin duda alguna, toda una proclama y un “cuadro” de cómo es Dios y el proyecto que ahora mismo tiene. De ahí la invitación del Salmista-orante, dirigida para mí: “¡Aclama al Señor, tierra entera y da gritos de alegría” (v. 4). Y es que descubre que todo esto lo va a llevar a cabo este Dios, gobernando el mundo con JUSTICIA y a los pueblos con RECTITUD.

Según el Salmista-orante está claro que el AMOR de Dios por su pueblo y la FIDELIDAD que profesa, le han llevado a obrar con JUSTICIA, ya que es su “nota” característica. Éstas son las auténticas “maravillas” (una palabra de muchísimo contenido en el Antiguo Testamento). ¿Qué “maravillas”? Ahí están los gestos de liberación en favor de su pueblo, de Israel. Por lo tanto, todos (tanto los pueblos como la creación) están LLAMADOS a cantar un “cántico nuevo”. A esto siento que me invita, también a mí, hoy y aquí.

Me impresiona profundamente toda esta “confesión” del Salmista-orante. Y es que hay motivos para ello. Palabras como “maravillas”, “victoria”, “justicia”, “amor y fidelidad”… son profundas si se quieren ver desde el contenido que sugieren. Este Dios es el que ha sellado la ALIANZA con este pueblo y, con él, con toda la humanidad. Y… ¡ahí me encuentro yo, nos encontramos nosotros y nosotras! ¿Se puede pedir más? Realmente es hermoso y maravilloso lo que se me propone y a lo que soy invitado.

Y una vez más, cunado alzo la mirada y contemplo a Jesús de Nazaret, descubro que todo lo anterior, y también este Salmo, adquieren una plenitud en el sentido más profundo. Y es que para Jesús el anuncio del REINO de DIOS tiene unas connotaciones similares y se realiza en toda su profundidad. Y es que ese Reino se irá construyendo en la medida en que se implante una NUEVA JUSTICIA. Y como me muestran los evangelios, les gusta presentar a Jesús como el Ungido del Padre que tiene como objetivo la implantación del Reino y, desde ahí, surgirá una nueva sociedad y una nueva historia (como el “sueño” que anuncia el Salmo de hoy). Eso sí: el trono de Jesús será la CRUZ y en su resurrección, Dios Padre obrará todas las “maravillas” que se nos ha recordado por medio de este Salmo.

Hermoso ir descubriendo, en toda su profundidad, la conciencia del pueblo escogido y que se me ofrece en estas plegarias, aunque, en ocasiones, su lenguaje me “sorprenda” y hasta me confunda. ¡Seguiré en su profundización y en su descubrimiento!

“Dios-Padre bueno: Tú te has ido revelando, a través de los tiempos, a la humanidad, para que la vida de esta humanidad estuviera ILUMINADA por la LUZ de tu corazón de Padre bueno. Que Jesús, tu Hijo amado y nuestro Hermano, nos siga ayudando a descubrir, gustar y disfrutar de todo el mensaje de tu corazón de Padre. Así sea”.

Esteban

Envianos tus comentarios

* Campos requeridos

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue