#
#

Taller de los Salmos:


Tus comentarios: Salmo 043 (42)
#
#

Salmo 43

Este Salmo-plegaria siento que es una continuación del anterior (de hecho, así se afirma en los comentarios al mismo), y por eso mismo sigue en la “misma línea” que allá se indicaba.

¡Qué bien que el orante exprese cuanto está viviendo en su forzado destierro, pero lo hace desde la súplica profunda y angustiosa: “Envía tu luz y tu verdad, ellas me guiarán y me conducirán… hasta tu morada”. Ahí está el resumen de cuanto desea y, por eso mismo, suplica a ese Dios de la Alianza, quien siempre le escucha. ¡Aquí está anclada su experiencia de fe y de vida!

Desde ahí se atreve a pedirle con claridad y con fuerza a ese Dios: “Hazme justicia, oh Dios, defiende mi causa”. Él se siente una víctima injusta de la situación en que se encuentra y recurre a Dios para que ponga fin a este embrollo en el que se encuentra sin ningún motivo personal y, menos aún, por su propia infidelidad.

Por eso, el “ROSTRO” de Dios que prevalece es el orante es el de un Dios muy presente, aunque sea como nostalgia y esperanza. Sin duda, aquí se refleja, en el orante, la historia misma de Israel y, en concreto, su experiencia vivida en la esclavitud de Egipto y en la liberación llevada a cabo por este Dios de la Alianza. De ahí que se siente seguro que, también ahora, llevará a cabo algo similar, porque Dios es alguien comprometido con cada uno de los seres humanos.

Y… ¡cómo no! Mirar a Jesús de Nazaret es descubrir que es verdad la intuición del orante. Y eso a pesar de las “apariencias”. Y es que Dios-Padre, tanto en las palabras como en las acciones de Jesús, OPTA claramente por ser el Dios cercano y, según Jesús, se encuentra más cerca de los que peor lo pasan, de cuantos son marginados y no cuentan para su entorno. Todo el camino de Jesús está “marcado” por este estilo muy destacado y llamativo. ¡Descubrirlo cada día en Él, es necesario y saludable para mi (nuestra) vida!

¡Cuánta hambre y sed de justicia siente y clama nuestro mundo de hoy! ¡Cuánta necesidad de SOLIDARIDAD está suplicando nuestro mundo! ¡Cuántos exiliados, emigrantes y cuantos sufren por cualquier tipo de opresión… están “llamando” a mi (nuestra) vida y están pidiendo hacer nuestra esta oración y asumir las consecuencias que conlleva!

Además de orar con el Salmo… ¡me queda mucho, muchísimo CAMINO por recorrer en favor de…

¡Buen ánimo, hermano/a!

Esteban

Envianos tus comentarios

* Campos requeridos

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue