#
#

Taller de los Salmos:


Tus comentarios: Salmo 002
#
#

Comparto con vosotros y vosotras el estudio y las reflexiones que me sugiere este salmo. ¡Quién sabe si a alguien le puede ayuda! A mí, espero que me ayude.

El primer sentimiento al leer y profundizar en las “notas y comentarios” que se nos ofrecen, es que habré rezado con este salmo, pero ha tenido que ser un “tanto despistado” y si profundizar en el mismo, porque… “a primera vista”, deja bastante que desear. O… ¿no?

Lo que he descubierto es que la ORACIÓN de Israel arranca en la vida y está centrada en la misma. La situación como pueblo, aunque sea el “pueblo elegido”, no le libra de los condicionantes y limitaciones, y que también este Salmo pone de manifiesto. Pero, con todo, Dios sigue FIEL a su compromiso y a la Alianza con su pueblo. ¡Esto es hermoso descubrirlo, constatarlo y experimentarlo, también en nuestra vida!

Pero la CONCLUSIÓN a la que he llegado, y que me parece ESENCIAL y VITAL, es que todo queda iluminado POR y DESDE Jesús de Nazaret. Todo lo anterior es un camino a realizar; pero sólo en Jesús, todo lo anterior, alcanza su plenitud. Aquí es donde descubrimos qué “poder” nos propone: sólo desde el SERVICIO y el AMOR entregado es posible rezar, con serenidad y en paz, este Salmo. ¡Necesario aprenderlo!

¡Hermosa lección ésta a la que he llegado! Sólo así tiene validez. Es mi CONCLUSIÓN. Y ahí quiero seguir.

Saludos a todos y todas. Y… ¡animaros!
Esteban

Quiero compartir con vosotros/as la reflexión de este salmo, y animaros a participar a cuantos oráis con el salmo, así todos nos enriquecemos.

Lo primero que me llama la atención del salmo; es el conflicto, la lucha, que hay entre las naciones, los pueblos entre sí, entre las personas para alcanzar lo máximo, y todos ellos cómo van maniobrando para llegar al poder, y es el pueblo elegido por Dios, a pesar de todo comprometido en ampararles. Así es nuestro Dios. En nuestro mundo de la misma manera, constatamos las luchas entre países, pueblos un largo etc. y me doy cuenta que la realidad no ha variado mucho. ¡No hemos cambiado!

Y, este salmo me recuerda la FIDELIDAD, y la paciencia de Dios con su pueblo elegido, y con cada uno de nosotros. “Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy”. Nos envía a su Hijo, el Mesías, y no viene como príncipe con toda la parafernalia, sino viene sencillamente a SERVIR, a presentarnos el Proyecto del Padre.

¡Dichosos los que en él buscan refugio!

Es una amplia invitación a ESTAR con EL.

Puri

Puri

Envianos tus comentarios

* Campos requeridos

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue