#
#

Taller de los Salmos:


Tus comentarios: Salmo 86 (85)
#
#

Salmo 86

Nuevamente es la VIDA misma la fuente de donde mana la oración. Y me parece que este dato es importante para mi vida y en todo momento. Este sentimiento y constatación me ayudan a “meterme” en el Salmo-plegaria y entenderlo en su sentido profundo y hacerlo mío. En esta ocasión, me ocurre algo de esto miso y me hace UNIRME con el Salmista.

Aquí descubro que se “amontonan” sentimientos muy diversos. Desde la súplica de un “pobre e indigente” (v. 1b) que clama a Dios, dada su situación, hasta llegar a una acción de gracias porque el orante está convencido de que sólo el Dios de Israel es capaz de hacer las maravillas que descubre en su historia, como lo hizo en el pasado cuando se produjo la liberación de Egipto y “sueña” con el día en que todas las naciones reconozcan a este Dios capaz de LIBERAR, también hoy y aquí.

Desde esta experiencia, me impresionan las plegarias que, de una u otra forma, repite el Salmista: “inclina”, “protégeme”, “salva a tu siervo”, “alegra”, “escucha”, … y que hablan de cuanto él siente ante este Dios Liberador. “Enséñame, Señor, tu camino, y caminaré según tu verdad. Mantén mi corazón íntegro… Yo te doy gracias de todo corazón… pues grande es tu amor para conmigo” (vv. 11-13). Hermosas, de veras, las expresiones que utiliza el orante y con las que me identifico y me invitan a CENTRARME plenamente en ese Dios que está ahí, delante, en mi vida y que ilumina mi caminar.

Pero también manifiesta el orante los CONFLICTOS que vive y que le “ahogan”, ya que él es un “pobre e indigente” y sus enemigos son mucho más poderosos que él. Y aquí, abre su corazón a ese Dios Liberador y que es el que puede salir en su favor: “Pero tú, Señor, Dios de piedad y compasión, lento a la cólera, rico en amor y fidelidad, vuélvete hacia mí, ten piedad de mí, da fuerza a tu siervo…” (vv. 15.16). Aquí recoge el orante su situación y la de tantas personas que se encuentran en momentos similares. Es la CONFIANZA en ese Dios lo que ilumina su vida. ¡Muy hermoso de veras!

Así, pues, las ENSEÑANZAS de este Salmista-orante en esa plegaria son profundas y válidas, también, para mí, hoy y aquí. Ese Dios de la Alianza y que está en los orígenes de su historia como pueblo, lo ilumina TODO y es que le caracterizan cosas tan profundas y vitales como AMOR, FIDELIDAD, COMPASIÓN, SALVACIÓN, LIBERACIÓN… Desde ahí surge la plegaria confiada del Salmista-orante, pidiéndole a ese Dios que lleve a cabo en su persona un nuevo éxodo de libertad y de vida. Y como está seguro de que va a intervenir… da GRACIAS por anticipado y con plena confianza. ¡Vaya LECCIONES, hoy y aquí, en medio de mi vida ajetreada! Hacer mías esas plegarias, lo siento como todo un CAMINO a VIVIR y a recorrer.

Y es aquí cuando me encuentro con JESÚS de NAZARET y sus enseñanzas y sus acciones de vida, especialmente con los más débiles y necesitados y es que es a ellos, preferentemente, a quienes les ofrece el DON del REINO, porque ellos están ABIERTOS a ese Dios de la Vida que Jesús anuncia. De hecho, Jesús escucha sus clamores y los libera de cuanto les “ata”. ¡He aquí la Buena Noticia de la que Él es portador, en nombre de aquel Dios de la Alianza que liberó a su pueblo de la esclavitud y les concedió el don de la libertad!

Descubrirle a este Jesús… ¡es una NECESIDAD VITAL en mi caminar! Sólo así podré entender y aceptar la GRAN NOTICIA que se me está brindando. Éste es la ESCUELA de Jesús, donde se aprende COMO EXPERIENCIA todo cuanto se me ofrece.

“GRACIAS, Padre bueno, por darme la oportunidad de GUSTAR la experiencia del Salmista-orante y posibilitarme la participación en la ESCUELA de Jesús, tu Hijo amado y mi-nuestro Hermano mayor”.

Esteban

Envianos tus comentarios

* Campos requeridos

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue