CONMEMORACIÓN DE LOS RELIGIOSOS Y RELIGIOSAS DIFUNTOS DE LA FAMILIA PASIONISTA

5 de Noviembre

Comentarios >>  
#
# # #

Liturgia

##

# # #
#
# # #

Datos biográficos / Espiritualidad

La Iglesia, desde sus orígenes, desarrolló con gran piedad la memoria de los difuntos (LG 50). Nuestro Fundador siguiendo este ejemplo, manifestó una atención muy especial para los religiosos difuntos. En las Reglas prescribía, entre otras cosas: "Exhortamos también a todos los hermanos de la Congregación a que, en alivio de los difuntos, hagan de buen grado cuantas obras de piedad pudieren". Y las Constituciones prescriben: "Recordemos con afecto y agradecimiento a los hermanos difuntos, ofreciendo por ellos, fiel y caritativamente, los sufragios prescritos por la Autoridad General o Provincial" (Const. 31).
La realidad de la muerte es un estímulo para la Familia Pasionista, para vivir la exhortación paulina: "Quiero conocerlo a él, y la fuerza de su resurrección, y la comunión con sus padecimientos, muriendo su misma muerte, para llegar un día a la resurrección de entre los muertos" (Flp 3, 10-11).

# # #
#
# # #

Oración colecta

Padre de misericordia,
concede el perdón de los pecados
a nuestros hermanos y hermanas difuntos
que vivieron unidos a nosotros
en el seguimiento del mismo carisma,
para que, así como se esforzaron
por conformarse a Cristo crucificado,
participando con Él en tu gloria,
también te alaben eternamente.
Por Jesucristo nuestro Señor. R./ AMÉN.

# # #
#
# # #

Liturgia de la Palabra

PRIMERA LECTURA: Romanos 14, 7-9. 10c-12

"En la vida y en la muerte somos del Señor"

Hermanos:
Ninguno de nosotros vive para sí mismo y ninguno muere para sí mismo. Si vivimos, vivimos para el Señor; si morimos, morimos para el Señor; en la vida y en la muerte somos del Señor. Para esto murió y resucitó Cristo: para ser Señor de vivos y muertos.
Todos compareceremos ante el tribunal de Dios, porque está escrito:
«Por mi vida, dice el Señor,
ante mí se doblará toda rodilla,
a mí me alabará toda lengua».
Por eso, cada uno dará cuenta a Dios de sí mismo.



SALMO RESPONSORIAL: Sal 102, 8 y 10. 13-14. 15-16. 17-18

R/. El Señor es compasivo y misericordioso.


El Señor es compasivo y misericordioso,
lento a la ira y rico en clemencia;
no nos trata como merecen nuestros pecados
ni nos paga según nuestras culpas. R./

Como un padre siente ternura por sus hijos,
siente el Señor ternura por sus fieles;
porque él conoce nuestra masa,
se acuerda de que somos barro. R./

Los días del hombre duran lo que la hierba,
florecen como la flor del campo,
que el viento la roza, y ya no existe,
su terreno no volverá a verla. R./

Pero la misericordia del Señor dura siempre,
su justicia pasa de hijos a nietos:
para los que guardan la alianza
y recitan y cumplen sus mandatos. R./


Aleluya:

Si morimos con Cristo, viviremos con él.
Si perseveramos, reinaremos con él.



EVANGELIO: Juan 6, 37-40

"El que cree en el Hijo tiene vida eterna,
y yo lo resucitaré en el último día"



En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente:
- "Todo lo que me da el Padre vendrá a mí, y al que venga a mí no lo echaré afuera, porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado.
Ésta es la voluntad del que me ha enviado: que no pierda nada de lo que me dio, sino que lo resucite en el último día. Ésta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en él tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día".

# # #
#
# # #

Oración de los fieles

Oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre, que resucitó a Jesucristo de entre los muertos y vivificará también nuestros cuerpos mortales.

1.- Para que quienes han compartido con nosotros un mismo carisma alcancen el Reino de Dios que testimoniaron a lo largo de su vida. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Para que nunca falten en la Iglesia hombres y mujeres que anuncien con su vida y testimonio el Evangelio de la Pasión. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Para que el Señor mire con bondad a la Familia Pasionista, nos permita fortalecer el vínculo de la caridad fraterna y la fidelidad a la vocación recibida. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Para que así como envió el Señor un ángel para confortar a su Hijo en la agonía de Getsemaní, nos consuele también a nosotros en la hora de nuestra muerte, con la esperanza de encontrarnos con él. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Para que libre de todo mal y admita en su presencia a todos nuestros familiares y bienhechores difuntos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

ORACIÓN: Escucha, Señor, nuestras plegarias, para que fundando nuestra fe en la resurrección de tu Hijo, se afirme nuestra esperanza en la resurrección a una vida nueva, por siempre gloriosa. Por Jesucristo, nuestro Señor. R./ AMÉN.

# # #
#
# # #

Oración sobre las ofrendas

Señor, Padre nuestro,
por amor de tu único Hijo,
que se ofreció a ti como víctima pura,
acoge el sacrificio de tu Iglesia por tus siervos difuntos,
fieles seguidores en la tierra de Cristo crucificado:
que por la virtud expiatoria de este sacrificio
merezcan alcanzar el premio de la inmortalidad.
Por Jesucristo nuestro Señor. R./ AMÉN.

# # #
#
# # #

Acción de gracias - Prefacio

"Nuestra resurrección por medio de la victoria de Cristo"

V./ El Señor esté con vosotros.
R./ Y con tu espí­ritu.

V./ Levantemos el corazón.
R./ Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V./ Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R./ Es justo y necesario.

En verdad es justo darte gracias
y deber nuestro glorificarte,
Padre santo.

Porque si el morir se debe al hombre,
el ser llamados a la vida con Cristo
es obra gratuita de tu amor,
ya que, habiendo muerto por el pecado,
hemos sido redimidos por la victoria de tu Hijo.

Por eso,
como los ángeles te cantan en el cielo,
así nosotros te proclamamos en la tierra,
diciendo sin cesar:

Santo, Santo, Santo...

# # #
#
# # #

Oración después de la comunión

Señor, que nos has confortado con el pan de vida eterna,
concede a nuestros hermanos y hermanas difuntos
que compartieron con nosotros
el recuerdo de la Pasión de tu Hijo,
verse liberados de toda culpa,
para gozar junto a ti de la gloria eterna.
Por Jesucristo nuestro Señor. R./ AMÉN.

# # #
#
# # #

Bendición

El Dios de todo consuelo,
que con amor inefable creó al hombre
y en la resurrección de su Hijo
ha dado a los creyentes la esperanza de resucitar,
derrame sobre vosotros su bendición. R./ Amén.

Él conceda el perdón de toda culpa
a los que aún vivimos en el mundo,
y otorgue a los que han muerto
el lugar de la luz y de la paz. R./ Amén.

Y a todos nos conceda
vivir eternamente con Cristo,
al que proclamamos
resucitado de entre los muertos. R./ Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros. R./ Amén.

# # #

 

Comentarios >> 


 

Origen - Camino

 
 
#
# # #
Un caminar
# # #
bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue