#
#

Métodos de oración:

# # #

Oración escrita

#

# # #
#
#

1 - ELEMENTOS A TENER EN CUENTA



Siempre insistiremos en los “detalles”, que son buenos y necesarios para vivir y disfrutar del rato de oración. Te animamos a tenerlos en cuenta.

• El LUGAR ADECUADO para este tiempo de oración: es necesario cuidar este aspecto.

Un “SIGNO” significativo para cada uno/a y que puede convertirse en una ayuda eficaz en este rato de oración. Es bueno “educarse” en el valor de los “signos”, ya son una ayuda eficaz.

• Está claro que si queremos CENTRARNOS en el momento de oración, es necesario desconectar el móvil o similares…

• Si vas a utilizar MÚSICA durante el rato de oración u hacia el final (hay personas que les ayudan mucho), tener todo preparado y a mano.

• Asimismo, tener previsto cualquier “otra ayuda” que vayas a utilizar durante este rato. Así, en este caso, un bolígrafo y una carpeta o cuaderno donde vayas a escribir. Por lo tanto, tener a mano cuantos “elementos” vayas a utilizar. Es necesario evitar todo aquello que me pueda despistar o distraer.



2 - MÉTODO - PASOS A DESARROLLAR



1. Este modo de oración, la ORACIÓN ESCRITA, no es algo de “segundo orden”. Al contrario, en momentos de emergencia personal, puede ser la ÚNICA posible. De ahí que es bueno EJERCITARSE en ella de vez en cuando, para estar “preparados” para su utilización. Es bueno tenerlo muy en cuenta.

2. Es necesario tomar una POSTURA exterior y una ACTITUD orante. Serenarse, acaso, con un EJERCICIO sencillo de RESPIRACIÓN, puede ayudar a concentrase. INVOCAR al Espíritu de Jesús para este “camino”… es necesario, porque, al fin y al cabo, lo que pretendemos es orar y no otra cosa diferente.

3. En cuanto al MODO CONCRETO: se trata de ESCRIBIR, de manera sencilla, lo que estoy viviendo y que me gustaría decirle abiertamente al Señor. Pero, hoy, lo hago de esta forma: ESCRIBIENDO.

4. Es importante el evitar las “frases bonitas”, con las que pretendo “quedar bien”. Al contrario, dejar que los sentimientos fluyan desde el corazón y sean dirigidos, con sencillez y humildad, al mismo Señor, que está sentado junto a mí.

5. No estaría de más, -si me estanco en un momento determinado-, VOLVER A LEER lo ESCRITO con anterioridad. Es muy posible que ello me ayude, de nuevo, a centrarme y a “conectar” con lo que estaba fluyendo en mi interior. Si es así… seguir escribiendo tranquilamente.

6. Cuando creas que ya has expresado “lo mayor” de lo que estás viviendo, deja -por un momento- el cuaderno y el bolígrafo y mira -en un silencio contemplativo- tu vida, la que has plasmado en la oración escrita en tu cuaderno. Mírala serenamente; ábrela de par en par y ofrécela a tu Señor. Es tu ofrenda de este día.

7. Si te resulta dificultoso el paso anterior, podrías LEER DESPACIO lo que has escrito y escoger tres o cuatro PALABRAS CLAVES y que posiblemente resumen tu realidad de HOY. Escríbelas en letras mayúsculas y… ofrécelas a tu Señor. Seguro que es un momento de relax y de paz.

Si fuera necesario… vuelve a leerle a tu Señor lo que has escrito, porque… no olvides que es TU VIDA, HOY y AQUÍ.



3 - UN COMPROMISO PARA LA VIDA



• Depende de cada uno, pero es muy pedagógico y ayuda el proponerse un COMPROMISO de vida. Puede ser, también, un buen momento para EVALUAR, de forma sencilla, el rato de oración vivido.

• Pero, en este momento, sería bueno LLEGAR A ALGO CONCRETO: acaso… memorizar para repetir algunas de las palabras de mi “oración-confesión” de hoy; o… alguna antífona de algún Salmo; o… algún canto conocido para uno mismo/a y que lo podría repetir a lo largo del día…

• O… comprometerme a ofrecer al Señor la vida de las personas de mi entorno más cercano, con su rostro, con sus situaciones, con sus esperanzas y sus cansancios…



4 - PARA IR TERMINANDO ESTE RATO DE ORACIÓN



• Si te gusta, un CANTO, ya sea escuchado, tarareado o cantado por uno/a mismo/a, puede ser una forma muy adecuada.

• O, si te gusta especialmente, poner una MÚSICA de fondo serena, y recoger todo lo sentido y vivido… Todo ello, en un clima de relax y de paz.

• Una SUGERENCIA más y seguro que a algunas personas les puede servir: terminar leyendo y haciendo suyo/a una PARÁBOLA-CUENTO. Quédate unos momentos finales con la propuesta que te plantea. (En el apartado “Laicado - Parábolas-cuentos” de esta misma Web, los puedes encontrar).

Termina dando GRACIAS por el rato vivido y por lo experimentado.

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue