#
#

Salmos Nuevos: "ALABANZA"


Salmo para recrearse #
#
#

¡Dios, Dios mío, qué grande eres!
Mi corazón tiene ganas de cantarte
y decirte que Tú eres Dios.

La luz te envuelve como un manto.
Te cubres de belleza y majestad.
El cielo lo abres como una gran tienda
y nos convidas a sentarnos a tu mesa.

Las nubes son para Ti como una carroza
y como Rey avanzas en alas del viento.
La tierra la dejaste firme y segura
y no vacilará jamás. La hiciste para nosotros.

La cubriste con el manto de los mares,
y las aguas asaltaron las montañas;
luego buscaron su camino
mientras subían los montes y bajaban los valles.

De los manantiales sacas los ríos
y en ellos beben las bestias del campo.
Junto a ellos habitan las aves del cielo
y en la frondosidad del bosque se oye su canto.
¡Dios mío, qué grande eres!
¡Mi corazón tiene ganas de cantarte!

Riegas los montes y la tierra se hace fecunda,
y brota hierba para el ganado,
y pan de los campos y vino que alegra el ánimo.
La cigüeña deja su nido de palos
y en los riscos trepan las cabras.

Hiciste la luna llena y en forma de gajo de naranja
y el sol lo llenaste de luz y vida.
¡Dios mío, qué grande eres!

Traes las tinieblas y se hace de noche
y rondan las fieras de la selva;
y los cachorros rugen por la presa
reclamándote su comida.
El hombre sale a sus faenas
y abre el surco hasta el atardecer.

¡Cuántas son tus obras, Señor,
la tierra está llena de tus maravillas!

Ahí está el mar, Señor: ancho y dilatado.
Lo surcan los peces abriendo camino.
Todos ellos aguardan a que les eches comida;
se la echas y la atrapan;
abres Tú la mano y se sacian de bienes.
Envías tu aliento y los creas
y repueblas la faz de la tierra.
¡Dios, Dios mío, qué grande eres!

Gloria a Ti, Señor, para siempre.
Que mi corazón se goce siempre en tus maravillas.
Te cantaré mientras viva,
me alegraré con tu presencia.

¡Dios, Dios mío, qué grande eres!
Mi corazón se alegra y se recrea
al contemplar todas tus maravillas.

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue