#
#

Salmos Nuevos: "LLAMADA - SEGUIMIENTO"


Salmo desde el encuentro con uno mismo #
#
#

Aquí estoy contigo y quiero ser YO MISMO de verdad.
Contigo, Jesús, amigo,
que eres auténticamente TÚ y no otro.
Contigo: con tu rostro, con tus manos, con tu corazón, con tu ser.
Contigo, Jesús de Nazaret; con tu personalidad inconfundible.

Me fascina tu persona; me atrae tu palabra;
me arrastra tu estilo de vida.
En ti no hay ambigüedad, en ti todo es verdad,
y en ti sólo hay verdad.
Quiero estar ante ti
y sentirme ante el HOMBRE pleno y ante DIOS mismo.

Quiero hacer encuentro conmigo mismo;
quiero bajar hasta mi fondo; quiero tocar mi hondura
y dejar de vivir desde la superficialidad;
quiero, Jesús amigo, descubrirme por dentro y vivir desde dentro;
quiero tomar conciencia de lo que no soy y de lo que soy;
quiero asumir mis sombras y mis luces,
mis miedos y conflictos;
quiero tocar mi barro y levantarlo a pulso hacia ti.

Aquí estoy, Señor, cansado de no ser yo mismo;
cansado de ser manipulado, manejado, llevado y traído;
cansado de mi libertinaje y mi falta de libertad auténtica;
cansado de vivir desde la careta, la máscara, el postizo;
cansado de “darme oxígeno” con tantas cosas
sin llegar a respirar a fondo;
cansado de mi inseguridad, mi inestabilidad,
mi vida sin apoyo profundo.

Quiero, Señor Jesús, poner en mi vida razones profundas
que me hagan vivir;
quiero tener motivaciones sanas y puras
que me eleven a la altura;
quiero tener voluntad propia, fuerza a la hora de decidir;
quiero ser libre y optar sin que nadie me empuje ni dé cuerda;
quiero, Jesús, dejar la arena y apoyarme en roca firme.

Aquí me tienes en busca de mis raíces, de mi historia;
aquí me tienes con ganas de ser verdadero y libre;
aquí me tienes con ganas de salir de mi egoísmo y vivir en amor;
aquí me tienes sin definirme cómo soy,
sin poseerme en mi realidad.
Aquí me tienes con ganas de cambiar, de vivir otro estilo;
aquí me tienes con ganas de ser hombre nuevo, hombre en pie.

Ayúdame, Jesús amigo,
a no venderme a lo más fácil y vacío;
ayúdame, Jesús amigo,
a romper con las amarras que me esclavizan;
ayúdame, Jesús amigo,
a romper la concha donde estoy encerrado;
ayúdame, Jesús amigo,
a superarme, a buscar la cumbre.
Ayúdame, Jesús amigo,
a hacer de mi vida un estilo como el tuyo;
ayúdame, Jesús amigo,
a hacerme hombre según la norma de tu Evangelio;
ayúdame, Jesús amigo,
a tenerte a ti como MODELO de hombre.

Quiero ser original y no copiar modas, ni vestir anuncios;
quiero ser auténtico y no perder mi verdad por la imagen barata;
quiero ser valiente y no buscar componentes a mi vida;
quiero ser enérgico, decidido y no andar en duda continua.
Quiero, Jesús amigo, ser fiel a la palabra dada;
quiero ser constante en el amor, en la amistad que ha nacido en mí.
Quiero, Jesús amigo,
ser creativo, vivir desde el centro de mí mismo;
quiero ser yo, desde mi YO profundo y vivir desde mi corazón.

Aquí estoy, Jesús amigo:
quiero encontrarme y sólo desde ti me encontraré;
dame conocimiento de mí mismo a la luz de lo que eres Tú;
dame conocimiento de lo que soy a la luz del hombre del Evangelio.
Sólo quiero, Señor Jesús, vivir como hombre nuevo,
el Proyecto de vida que tu Padre y Padre nuestro me entregó,
y llevarlo a cabo,
para así dar gloria a Dios de corazón.

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue