#
#

Taller de los Salmos:


Ayudas: Salmo 062 (61)
#
#

1. TIPO DE SALMO

Este es un salmo de confianza individual. Vale la pena confiar en Dios, salvación, refugio y roca fuerte, pues él rescata la dignidad (fama) de la persona; no vale la pena confiar en la gente, pues en una sociedad injusta como la del salmo, las relaciones están marcadas por la opresión y la injusticia.


2. CÓMO ESTÁ ORGANIZADO

Los estudiosos hacen diversas propuestas. El motivo es que parece que en los vv. 2-3 y 6-7 hay un estribillo. La propuesta más interesante parece ser la que, olvidándose del estribillo, señala tres partes: 2-8; 9-11; 12-13.

La primera (2-8) habla de la confianza en medio del conflicto, y está muy bien construida: al principio (2-3) y al final (6-8) tenemos declaraciones de una confianza absoluta en Dios. Entre estas declaraciones (4-5) encontramos el conflicto al que ha tenido que hacer frente el creador de este salmo. El salmista se siente traicionado por un grupo que pretende tirar de la alfombra sobre la que está en pie. Aparecen algunas imágenes interesantes. Se compara a Dios con un alcázar, de modo que el justo se siente firme, no se tambaleará (3. 7); también se parece a una roca fuerte en la que el fiel busca abrigo (8). Pero, a causa de este enfrentamiento con sus enemigos, se siente como una pared inclinada o una tapia que está a punto de venirse abajo (4b). En este caso, los adversarios parecen un ejército que avanza contra un hombre (4a). Imágenes todas tomadas del contexto militar.

En la segunda parte (9-11), el salmista se dirige al pueblo, haciendo una especie de catequesis, para que aprenda a confiar en medio de los conflictos. Hay dos invitaciones en forma de imperativo destinadas al pueblo (9. 11) y, entre ellas, la exposición de un nuevo conflicto (10). Aparece la imagen de la balanza en la que se pesa a las personas. A causa de la mentira, los seres humanos pesan menos que un soplo.

La tercera parte (12-13) funciona como conclusión. Se sirve de un recurso numérico, tan común en la Biblia, como extraño para nosotros («Dios ha hablado una vez, y dos veces le he escuchado»), para reforzar dos cosas. Primera: que Dios es poder y amor; segunda: que paga a cada uno según sus obras. En el conflicto, Dios no es neutral. Todo lo contrario.


3. ¿POR QUÉ SURGIÓ ESTE SALMO?

Este salmo surgió a causa de un conflicto entre un individuo y un grupo de personas importantes (10). El contexto debe ser público, con la presencia de atentos oyentes que escuchan el testimonio de quien ha vivido el conflicto (9. 11). El salmista parece ser una persona de cierta posición social (5). Movidos por la envidia, sus rivales arremetieron contra ella, como un ejército (4a), armados de mentiras y segundas intenciones: complaciéndose en la mentira, elogiando con la boca, pero maldiciendo por dentro (5). El fiel se ha sentido presionado y oprimido, pues todos querían derribarlo (5a), dándole el golpe de gracia (4).

Entonces, buscó protección y refugio en Dios, tomándolo como alcázar en el que descansa su alma (2-3. 6-8). Tal vez podamos encontrar más información sobre los enemigos. En la catequesis que dirige al pueblo, el salmista pide que se confíe siempre en Dios y no en la opresión, en el robo o en las riquezas (11). ¿Está hablando de lo que son y hacen los que pretendían, mediante la mentira, derribarlo de su posición (su altura)? (4-5). Tal vez, pues al final se nos dice que Dios paga a cada uno según sus obras (13). Según esto, sus enemigos serían unos ricos calumniadores que, con elegancia, se dedican a robar, a oprimir y a tratar de suprimir al fiel. Todo hace pensar que el pueblo, engañado por las apariencias, confía en estas personas (11). De ahí que el salmista insista en que la gente ha de confiar en Dios y no en los poderosos (9-11), pues el poder es de Dios (12). Con mucha probabilidad, como hemos visto en otros salmos, estas personas pretenden ocupar el puesto de Dios.


4. EL ROSTRO DE DIOS

El rostro de Dios aparece sobre todo en los versículos 2-3. 6-9. 12-13. Dios es «roca», «salvación» y «alcázar» (3. 7), en quien descansa el alma del fiel (2a. 6a), de donde viene la esperanza de la gente (2b. 6b) a la que vuelve firme, inconmovible (3b. 7b). En dos ocasiones se dice que es refugio (8. 9), capaz de hacer justicia, es decir, de defender la fama (8a) de quien confía en él. El pueblo puede confiar en él en cualquier situación (9a), a diferencia de lo que sucede con los ricos opresores que se dedican a robar (11). Dios tiene poder y amor, y su poder se manifiesta en la justicia; da a cada uno según sus acciones (12-13).

Este rico retrato de Dios tiene sus cimientos en la experiencia fundamental que Israel ha tenido de él, es decir, la experiencia del Dios liberador y aliado. La gran salvación tuvo lugar en el acontecimiento del éxodo y se va manifestando en la historia a través de pequeñas liberaciones. Por eso el salmista deposita en Dios una confianza absoluta, e invita a sus oyentes a que vivan la misma experiencia (9).

En varias ocasiones, Jesús enseña, en los evangelios, a confiar en él y en Dios (Jn 14, 1; 16, 33; Mc 4, 40). No se trata, sin embargo, de una confianza sin consecuencias (confiar sin tener que hacer nada), sino, más bien, de confiar actuando y de caminar confiando. Cuando expresamos nuestra confianza por medio de gestos, entonces actúa Dios y podemos llegar a sorprendernos de lo que hace en nosotros.


5. REZAR EL SALMO 62

Podemos rezar este salmo cuando, en medio de nuestros conflictos, tenemos necesidad de confiar; cuando se atenta contra nuestra fama, integridad y dignidad (o las de otras personas); cuando buscamos una religión de hechos y no de palabras; cuando vacilan nuestra fe y nuestra confianza en Dios; cuando queremos que nuestra alma descanse tranquila en Dios...

Otros salmos de confianza individual: 3; 4; 11; 16; 23; 27; 121; 131.


(Comentarios tomados del libro de BORTOLINI, J., Conocer y rezar los salmos, San Pablo, Madrid, 2011, págs. 303-307). Los subrayados son nuestros.


# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue