#
#

Taller de los Salmos:


Salmo 105 (104) # #
#
#

Salmo 105 (104):
LOS ACTOS DE DIOS EN FAVOR DE ISRAEL


(1) ¡Dad gracias al Señor, invocad su nombre,
anunciad entre los pueblos sus hazañas!

(2) ¡Cantad para él, al son de instrumentos,
recitad todas sus maravillas!

(3) ¡Gloriaos de su nombre santo,
alégrese el corazón de los que buscan al Señor.

(4) Buscad al Señor y su fuerza,
buscad siempre su rostro.

(5) Recordad las maravillas que hizo,
sus prodigios y las sentencias de su boca.

6) ¡Descendencia de Abrahán, su siervo,
hijos de Jacob, su elegido!

(7) Nuestro Dios es el Señor,
él gobierna toda la tierra.


(8) Él se acuerda por siempre de su alianza,
de su palabra que empeñó, por mil generaciones.

(9) De la alianza que selló con Abrahán,
del juramento que hizo a Isaac,

(10) confirmado como ley para Jacob,
como alianza eterna para Israel.

11) «Te daré la tierra de Canaán,
como tu parte en la herencia»
.

(12) Cuando se podían contar,
eran poco numerosos, extranjeros en la tierra:

(13) iban y venían, de nación en nación,
de un reino a un pueblo diferente.

(14) No dejó que nadie los oprimiera,
por su causa castigó incluso a reyes:

(15) «¡No toquéis a mis ungidos,
no maltratéis a mis profetas!»
.


(16) Llamó al hambre sobre la tierra
y cortó el sustento de pan.

(17) Había enviado a un hombre por delante:
a José, vendido como esclavo.

(18) Afligieron sus pies con grilletes,
le pusieron hierros en el cuello,

(19) hasta que se cumplió su predicción,
y la palabra del Señor lo acreditó.

(20) El rey lo mandó soltar,
el señor de los pueblos lo dejó libre.

(21) Y lo nombró señor de su casa,
administrador de todos sus bienes,

(22) para que instruyera a su gusto a los príncipes,
y enseñara sabiduría a los ancianos.


(23) Entonces Israel entró en Egipto,
y Jacob residió en la tierra de Cam.

(24) Dios hizo crecer mucho a su pueblo,
lo volvió más poderoso que sus opresores.

(25) A éstos les cambió el corazón,
para que odiaran a su pueblo,
y obraran astutamente con sus siervos.

(26) Entonces envió a Moisés, su siervo,
y a Aarón, a quien había escogido.

(27) Hicieron contra ellos sus signos,
prodigios en la tierra de Cam.

(28) Les envió tinieblas y todo se oscureció,
pero ellos desafiaron sus órdenes.

(29) Convirtió sus aguas en sangre,
haciendo que perecieran sus peces.

(30) Su tierra pululó de ranas,
hasta en los aposentos reales.

(31) Ordenó que vinieran insectos,
mosquitos por todo el territorio.

(32) En vez de lluvia, les dio granizo,
llamas de fuego en su tierra.

(33) Hirió sus viñas y sus higueras,
y quebró los árboles de su territorio.

(34) Ordenó que vinieran las langostas,
saltamontes innumerables,

(35) que comieran toda la hierba de su tierra,
y devoraran los frutos de sus campos.

(36) Hirió a todos los primogénitos de su tierra,
las primicias de su raza.


(37) Sacó a su pueblo cargado de oro y plata,
y entre sus tribus, nadie tropezaba.

(38) Egipto se alegró cuando salieron,
porque le habían infundido su terror.

(39) Él extendió una nube para cubrirlos,
y un fuego para iluminar la noche.

(40) Lo pidieron, y él hizo venir codornices,
los sació con el pan del cielo.

(41) Hendió la roca y brotaron las aguas,
que corrieron por el desierto como un río.

(42) Porque se acordó de su palabra sagrada,
la que había dado a su siervo Abrahán:

(43) hizo salir a su pueblo con alegría,
a sus elegidos con gritos de júbilo.


(44) Les dio las tierras de las naciones,
y se adueñaron del trabajo de los pueblos:

(45) para que guardaran sus decretos
y cumplieran sus leyes.

¡Aleluya!

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue