#
#

Taller de los Salmos:


Tus comentarios: Salmo 113 (112)
#
#

Salmo 113

Una experiencia de Dios, la que ofrece este Salmo-plegaria, que es necesario tenerla en cuenta. Al menos, así lo siento yo y, por eso mismo, lo expreso abiertamente. De ahí que el “¡Aleluya! Alabad siervos del Señor, alabad el nombre del señor” (v. 1) es una LLAMADA, viva y sugerente, para el corazón creyente que lo quiera escuchar y asumir. ¡Es una invitación abierta y gozosa, porque el Señor da motivos para ello!

De ahí que los SENTIMIENTOS que afloran en mí son de ALABANZA porque, como me muestra el Salmo-plegaria, hay motivos especiales para esa acción de alabanza, y es que Dios es presentado como Señor de los pueblos y de todo el universo. Así me lo ofrece el Salmista-orante: “Bendito el nombre del Señor, desde ahora y por siempre” (v. 2). Ésta es la invitación y, además, hay motivos para ello, y es que el Señor “Levanta del polvo al débil, saca de la basura al indigente, para sentarlo con los príncipes…” (vv. 7-8). Por lo tanto, no es un Dios que aplasta ni nada parecido, sino más bien siente ternura y desea el bien de los más débiles.

Y también ama y busca el bien de las personas más marginadas como son (en aquella cultura) las mujeres estériles (entendida su situación como sinónimo de castigo divino). De ahí que ese Señor que se eleva sobre los pueblos hace algo hermoso y maravilloso: “A la estéril la sienta en casa a la mesa, rodeado de sus hijos. ¡Aleluya!” (v. 9). Y aquí se palpa una transformación radical, porque de ser meramente una sirvienta de los demás, ahora cambia su situación y se sienta en la mesa, rodeada de sus hijos. ¡Un cambio radical a todas luces y éste es el deseo y la propuesta del Señor!

Por lo tanto, este Salmo-plegaria me muestra cómo el nombre del Señor provoca cambios radicales respecto de los indigentes y de las mujeres estériles; esto es, a los más necesitados y frágiles. Y el pueblo de Israel lo ha sentido vivamente a lo largo de los tiempos, especialmente, desde la liberación de la esclavitud de Egipto y, luego, a lo largo de los tiempos. Ésta es la GRAN ENSEÑANZA que me presenta este Salmo-plegaria y que bajo ningún concepto debo olvidar, sino SER CONSCIENTE de esta realidad en cada situación y en cada momento de mi vida, porque el proyecto de Dios sigue siendo el mismo, como me lo mostrará por medio de su Hijo amado.

Y cuando avanzo en ese camino y me encuentro con JESÚS de NAZARET, descubro que Él culminó lo que este Salmo-plegaria me adelantaba y nos planteaba. Él bajó a nuestra realidad y la vivió intensamente, hasta el punto de provocar una transformación radical de tantos aspectos de la vida. De hecho, Jesús se mezcló con los pecadores y marginados (Mt 9, 9-13; Lc 15, 1ss), comió con ellos y les ofreció el DON del Dios de la Vida, de su Padre, brindándoles la liberación plena y total.

¡Qué bueno que el “encuentro” primero con este Salmo-plegaria me lleva a este ENCUENTRO LIBERADOR y SALVADOR que se me da en Jesús y de manera GRATUITA y TOTAL! Me alegro de forma especial por este regalo que se me ofrece y que ilumina en plenitud toda mi vida y en todas sus dimensiones.

Éste es mi RESUMEN al reflexionar en esta plegaria, mientras una música serena llena el ambiente que me rodea. Y de nuevo resuena dentro de mí el versículo 2: “Bendito sea el nombre del Señor, desde ahora y por siempre” (v. 2). ¡Ojalá y así espero que sea cada día de mi vida, imitándole a Jesús, mi Hermano y Maestro, que me lo muestra con su estilo de vida y con sus enseñanzas!

“Dios-Padre, que amas de forma preferencial a los más débiles y marginados, algo que nos enseñó tu Hijo amado con su estilo de vida y con sus enseñanzas. Enséñanos, por medio de tu Espíritu, a que también nosotros lo asumamos como la CLAVE de nuestro caminar y que, de ese modo, sigamos haciendo realidad tu PROYECTO de VIDA. Ayúdanos en la tarea. AMÉN”.
Esteban

Envianos tus comentarios

* Campos requeridos

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue