#
#

Taller de los Salmos:


Tus comentarios: Salmo 093 (92)
#
#

Salmo 93

Me resulta interesante descubrir, una vez más, que el día a día y la historia vivida por el pueblo de Israel es FUENTE de muchos elementos que le definen y, luego, le “acompañan” a lo largo de los tiempos. Y es que, en esa historia, va viviendo unas experiencias que le “marcan” de manera concreta y “toda la vida” entra a formar parte de su ser como pueblo, de su espiritualidad, de su forma de vivir y de manifestarse.

Algo de esto he vivido al profundizar este Salmo y los sentimientos que he experimentado. Esto es: para Israel, la visión que tiene de su Dios es impresionante (aparte de si este Salmo ha surgido en un momento de conflicto, o ha sido antes o después de un determinado acontecimiento): “El Señor es Rey, vestido de majestad… ceñido de poder” (v.1). Y, además, tiene unas connotaciones muy especiales: “Tu trono está firme desde el origen y tú existes desde siempre” (v. 2). ¡Toda una declaración de fe y de vida!

Todo esto me “suena” a una profunda confesión en su Dios, en ese Dios de la ALIANZA que se ha comprometido con un juramento de FIDELIDAD, y que, -como respuesta por parte del pueblo-, se le exige una forma de vida y de unos valores que el mismo Dios le ha enseñado: vivir en concordia, hacer de la Justicia todo un baluarte, defender a los más débiles y los más pobres de la sociedad, como son los niños y la viudas… Pero por desgracia, no siempre será así y el pueblo se alejará de su Dios quien no desistirá en su compromiso de fidelidad.

El versículo 5 me “habla” precisamente des esta “confesión” profunda, que surge desde lo más hondo del corazón del pueblo y que siento que recoge lo que comentaba anteriormente: “Tus testimonios son efectivamente firmes, la santidad es el adorno de tu casa, Señor, sin días sin término” (v. 5). A pesar de las posibles “polémicas” que vive Israel, lo que al final prevalece es esta experiencia de Dios y que el Salmista nos transmite y nos ofrece. Creo y siento que merece la pena tenerlo en cuenta y asumirlo como algo hermoso y positivo.

Y cuando trato de intuir el cómo sintió y vivió Jesús de Nazaret a ese Dios, descubro que refuerza lo ESENCIAL de lo que expresa el Salmo, pero también noto que cambia el lenguaje y lo ENRIQUECE de una forma significativa. Porque ese reinado y poder de Dios, su realeza, se transforma y Jesús lo pone en marcha. Es lo que Él denomina “REINO DE DIOS” y éste es el PROYECTO del Dios-Padre, que siento que no “encaja” demasiado con el lenguaje del Salmo, y que Jesús lo comparte con su grupo-comunidad y con unas connotaciones muy especiales.

Por lo tanto, lo que expresa el Salmo es válido, pero es necesario ILUMINARLO con la LUZ que Jesús de Nazaret aportas para ser fieles al Proyecto de Dios. ¡He aquí una cuestión importante y que es necesario no descuidar algo que es fundamental al MENSAJE que se me quiere ofrecer. ¡Necesario tenerlo muy en cuenta si no se quiere tergiversar LO ESENCIAL!

“Dios y Padre nuestro, que nos ofreces el regalo de la ALIANZA como expresión de tu amor eterno, y que nos ofreces a Jesús, tu Hijo amado, para que nos ayude a entender tu PROYECTO de VIDA. GRACIAS, Dios-Padre bueno, y que sepamos vivir en FIDELIDAD a lo que nos propones y ofreces. ESKERRIK ASKO!”.

Esteban

Envianos tus comentarios

* Campos requeridos

# # #





bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue